Tribunales

El juzgado de Instrucción 3 de Granada deriva la denuncia de Juana Rivas a Italia

  • Francesco Arcuri anuncia medidas legales contra ella cuando resuelva el Supremo

Juana Rivas a su salida de los Juzgados el 22 de agosto de 2017. Juana Rivas a su salida de los Juzgados el 22 de agosto de 2017.

Juana Rivas a su salida de los Juzgados el 22 de agosto de 2017. / Álex Cámara

El Juzgado de Instrucción número 3 de Granada se ha pronunciado rápidamente sobre la nueva denuncia de Juana Rivas a su expareja, el italiano Francesco Arcuri, por presunto delito de maltrato, lesiones y amenazas de muerte hacia los hijos de ambos de 13 y 5 años. De esta forma, el juzgado granadino ha decidido no adoptar ninguna medida de protección sobre los menores y ha remitido el caso directamente a Italia, donde vive el padre con los niños.

Según el auto emitido a fecha de este viernes 2 de agosto, la jueza del caso declara la "incompetencia de la jurisdicción española para conocer en el orden penal de los hechos", origen de las presentes actuaciones, así como la "improcedencia" de adoptar por su juzgado las medidas cautelares solicitadas.

No obstante, aclara que esto no impide que se remita a la "autoridad judicial legalmente competente en Italia la denuncia interpuesta de conformidad con el Estatuto de la Víctima del Delito.

Para la defensa de Rivas, ejercida por el letrado Carlos Aránguez, este auto "deniega la adopción de medidas sin escuchar a los menores y sin practicar ni una sola diligencia de investigación", por lo que van a recurrirlo frente la Audiencia Provincial.

El abogado ha relatado que Juana Rivas llevó a sus hijos al pediatra cuatro días después de su llegada a España, el 9 de junio. Este advirtió ciertos síntomas en los niños, como insomnio y ansiedad, y por ello los remitió para su valoración a la Unidad de Salud Mental que tras una meticulosa exploración de los menores emite un informe Simia (Sistema de Información sobre Maltrato Infantil en Andalucía) y lo remite a la Fiscalía. "Pero dicho informe no ha llegado todavía al Juzgado, ni ha sido solicitado por la jueza pese a que esta parte se lo pidió expresamente", subraya.

Añade que Rivas interpuso denuncia sólo tres días después de que el Sistema Andaluz de Salud (SAS) finalizara ese informe, pero "el auto le reprocha injustamente que lo hiciera cuando sus hijos llevaban ya 46 días en España".

Así pues, ha reflexionado que esta decisión judicial destaca que solicitan medidas de protección de los menores "inaudita parte", sin escuchar al padre, a lo que le reprocha a la jueza que ella "ni escucha a los menores, ni hace ningún esfuerzo por dar traslado de la petición a Arcuri para que pueda oponerse, ni tiene en cuenta que pueden acordarse provisionalísimamente medidas tendentes a evitar el riesgo para los niños que los profesionales sanitarios han detectado y documentado".

Arcuri anuncia medidas legales contra ella 

Por otra parte, Francesco Arcuri, instará "cuantas acciones legales correspondan contra quien corresponda" cuando el Supremo resuelva acerca de la sentencia que condena a la madre de Maracena a cinco años de prisión por sustracción de menores, sin descartar "medidas inmediatas ante el sinsentido de los últimos días", en el cual "los únicos gravemente perjudicados son los dos niños".

En reacción al auto emitido este viernes por el Juzgado de Instrucción número 3 de Granada, que resuelve no adoptar ninguna medida de protección sobre los menores como pedía Rivas, quien acusa al padre de malos tratos sobre ellos, Arcuri expone que en el entorno de la madre "saben lo que dijeron los médicos en Italia al respecto de esos hechos que vuelven a denunciar aquí" y que los servicios sociales de Carloforte (Italia) "lo tomaron como hechos definitivos para solicitar al tribunal de menores -de Italia- que se restrinjan las visitas a tuteladas de Juana Rivas a sus hijos", o sean en sede de los servicios sociales con psicólogos presentes.

El padre argumenta que los servicios sociales italianos advierten que "cada vez que los niños pasan días con Rivas, retroceden en su estado psicológico debido a la diagnosticada y probada manipulación de la madre y del Centro de la mujer de Maracena".

Así pues, señala como "la prueba más evidente" al actual periodo de vacaciones en España que disfrutan los menores con su madre, que finaliza con el retorno de los niños el 14 de agosto a su padre; al informe de 177 páginas de la perito judicial del procedimiento que otorgó la custodia a Arcuri, "fruto de cuatro meses de decenas de exploraciones científicas a los niños, a los padres, incluso con entrevistas a la directora del Centro de la Mujer de Maracena, Francisca Granados", y a "todos los actores que han estado alrededor de los menores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios