Exposición de la Universidad de Granada

El museo del Prado en la Universidad de Granada: una relación que transita por tres siglos

  • El Hospital Real ofrece una exposición con las once obras de la pinacoteca que la Universidad custodia y que dan fe de la "confianza" que existe entre las dos instituciones

La Sala de la Capilla del Hospital Real acoge la muestra. La Sala de la Capilla del Hospital Real acoge la muestra.

La Sala de la Capilla del Hospital Real acoge la muestra. / Carlos Gil

La Sala de la Capilla del Hospital Real, sede del Rectorado de la Universidad de Granada, acoge desde hoy la muestra El Museo del Prado en la Universidad de Granada, una exposición que revela la estrecha, larga y enriquecedora relación entre las dos instituciones. Se exhiben las obras que la UGR tiene en depósito y que pertenecen a la pinacoteca madrileña, que prestó por primera vez a la institución académica una obra de arte en 1881. La relación, que se transita por tres siglos, perdura. Una muestra está en el emblemático Salón Rojo, presidido por la obra de Vicente Poveda y Juan –discípulo de Federico de Madrazo– Muerte del príncipe de Viana. El Hospital Real alberga la mayoría de estas piezas depositadas, pero también se hallan en Medicina, Farmacia y Derecho. Ahora se unen para desvelar nuevas lecturas en una propuesta expositiva que estará abierta hasta el 31 de enero y que se completa con visitas guiadas, para 25 personas como máximo, precisamente para contemplar la Muerte del príncipe de Viana, que por su gran tamaño permanece en el Salón Rojo. Para esta visita es obligatoria la inscripción en el correo patrimoniomueble@ugr.es.

La Universidad ha llegado a contar con 33 obras en depósito desde el año 1881

La relación que hoy queda retratada en esta muestra comenzó cuando el rector López Argüeta escribió a la Dirección General de Instrucción Pública, en Madrid, el 5 de septiembre de 1881 para solicitar cuadros que sirvieran como decoración, además de “como medio de ilustración y enseñanza” en el Colegio de San Pablo, hoy día la Facultad de Derecho. El 12 de noviembre –hace justo 138 años– la Universidad recibió veinte obras procedentes del entonces Museo Nacional de Pintura y Escultura, origen del actual Museo Nacional del Prado.

Elena Díez Jorge, comisaria junto a María Luisa Bellido, explica la muestra, que se inaugura hoy. Elena Díez Jorge, comisaria junto a María Luisa Bellido, explica la muestra, que se inaugura hoy.

Elena Díez Jorge, comisaria junto a María Luisa Bellido, explica la muestra, que se inaugura hoy. / Carlos Gil

La UGR ha llegado a contar con 33 obras en depósito, propiedad de ese museo nacional. María Luisa Bellido y Elena Díez Jorge, comisarias de la muestra, destacan que la relación se basa en la “confianza” que mantienen las dos instituciones. Hay obras que se han requerido de vuelta al Prado, que a su vez ha depositado otras en la UGR.

En la actualidad, la UGR mantiene once obras del Prado en depósito. Cuatro de ellas, parte del primer lote original de 1881. La exposición se inaugura esta tarde con la presencia de la rectora de la universidad de Granada, Pilar Aranda, y por el Andrés Úbeda de los Cobos, director adjunto de Conservación e Investigación del Museo del Prado, junto a Víctor Medina, vicerrector de Extensión Universitaria y Patrimonio.

En esta exposición se pueden ver las once obras en depósito, todas ellas del siglo XVII al XX, y de las que de tres se muestran reproducciones. Se trata de paisajes, obras religiosas o representación de personajes históricos. Se dividen de tal manera que abre la muestra las obras paisajísticas, entre las que destaca el lienzo de Muñoz Degrain Lampecia y Febe, llena de simbolismo. Este cuadro es, además, el que ilustra el catálogo, que está prologado por el director de la pinacoteca, Miguel Falomir.La sección dedicada al retrato muestra, entre otras, la ya mencionada Muerte del príncipe de Viana, óleo del que se destaca los rostros, la intensidad y el valor histórico de la escena. “Queremos que se pare a observar lo que muchas veces pasar de forma inadvertida”, apunta Díez Jorge.

El Crucificado de Bayeu, cuñado de Goya, se muestra imponente en el recogimiento del rostro y el realismo de detalles como el clavo de los pies o cómo está clavada la estaca en la tierra. Las escenas religiosas también están presentes, como la Vida de un santo, posiblemente San Juan de Mata recibido por Inocencio III.

Al hilo de la recuperación del trabajo de las mujeres artistas, la muestra destaca dos obras: Paso de una procesión por el claustro de San Juan de los Reyes de Toledo, de Elena Brockmann y Casa de vecindad, de Adela Ginés y Ortiz, una “alegoría” de las relaciones humanas a partir de un corral de palomas. También se muestran copias de obras del Prado, documentos bibliográficos y se reseña también la investigación que ha tenido como objeto precisamente el propio museo.

La de Granada es la universidad andaluza con un mayor número de obras del Prado, por delante de Sevilla y Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios