Bicentenario de la pinacoteca

Las 88 obras del Prado que se pueden ver en Granada

  • Seis instituciones granadinas conservan en depósito 88 obras de la pinacoteca que ahora celebra su bicentenario

  • Una de esas instituciones es el IES Ángel Ganivet de Granada

Salón de actos del IES Ángel Ganivet. Salón de actos del IES Ángel Ganivet.

Salón de actos del IES Ángel Ganivet. / Carlos Gil

Comentarios 0

El Niño duerme en su robusta cuna de madera. A su derecha, la Virgen, que descansa con las manos en el regazo. A su izquierda un coro de ángeles, que velan por su sueño. Enmarcan la escena –plena de simbología religiosa– blancas palomas. La obra, que aparece datada en 1901, es obra de Ramón Pulido y Fernández. Óleo sobre lienzo. Su tamaño, considerable (2,5 metros de alto por 4 de ancho) queda relativizado en la amplia y diáfana pared del salón de actos del IES Ángel Ganivet de Granada en el que está encastrada. El cuadro pertenece al Museo del Prado, pero por avatares del destino no siempre ampliamente documentados, ahora se puede contemplar en el centro educativo público. Se trata de un pequeño tesoro de la pinacoteca, que ahora celebra su bicentenario, y que pone de relieve el importante patrimonio que se conserva el algunos de los institutos de la provincia.

La UGR intentó a principios de siglo que el centro devolviera el óleo

No es la única obra del Prado depositada en Granada. Según la información facilitada por el propio museo, seis instituciones custodian en la actualidad un total de 88 obras que pertenecen al Prado. En toda Andalucía se contabilizan 397. Es la Comunidad con más obras del Prado, sólo por detrás, evidentemente, de Madrid (1.322).

La mayoría se encuentran en el Museo de Bellas Artes (72), donde se muestran obras como un San Jerónimo de Giordano Luca, o un Calvario del taller de Veronés. También destaca en el listado un San Juan Evangelista en Patmos atribuido a Alonso Cano, autor de la Virgen con el Niño o Virgen del Lucero, que en la actualidad está en la exposición temporal de la muestra del bicentenario del Prado. En la Capilla Real de Granada se conserva un Descendimiento de la Cruz, obra anónima copia de Rogier van der Wayden. La Universidad de Granada (11), el Ayuntamiento de la capital (2) y la Casa de los Tiros (con una Esclava de Antonio María Fabrés y Costa) también tienen su pincelada del Prado.

El Prado tiene depositadas 72 obras en el Museo de Bellas Artes

Desde el Servicio de Depósitos del Museo especifican que en Granada “hay algunas obras depositadas desde el siglo XIX, como las del Ayuntamiento y algunas de la Universidad”. También señalan sobre el “numeroso depósito del Museo de Bellas Artes, que se hizo en 1970” que en aquel momento “se consideró, teniendo en cuenta que Granada es una ciudad con Universidad, que hubiera allí una breve historia de la pintura española, comprendida entre los siglos XVI y XIX, complementada con algunos ejemplos de las escuelas flamenca e italiana, ya que el traslado los estudiantes y del público en general a Madrid no era tan fácil como en la actualidad”.

Un capítulo aparte merece la presencia de la Mater Purísima de Pulido en el IES Ángel Ganivet. El director del centro, José María Callejas, recuerda que la profesora más veterana del claustro fue, precisamente, alumna de ese centro en 1959 y la docente recuerda que la obra ya estaba en el instituto cuando ella estudió.

“La obra fue cedida en su día a la Universidad de Granada y, no sabemos cómo, el caso es que la Universidad lo cede”, resume el director, que data el trasvase del cuadro –en base al testimonio de la docente– entre los años 1933, año en el que se crea el Ángel Ganivet, y 1959.

De aquel acto que permitió colgar el cuadro en el salón de actos no queda ningún documento. Así lo indica la misiva que en 2003 remitió al centro la entonces directora del Secretariado de Patrimonio de la UGR, Elena Díez Jorge, en el que retrasa el depósito en la Facultad de Filosofía y Letras a 1905 y en el que indica que “por razones que se desconocen dicho cuadro pasó al Instituto Ángel Ganivet, sin documentación alguna”. En la misma carta insta al centro a devolver el cuadro ya que “la situación del mismo es del todo irregular y debemos solucionarlo”. La respuesta de la directora a Díez Jorge fue tajante. María José Romero le recuerda a la UGR que el Prado “desplaza a intervalos no periódicos personal especializado para vigilar el estado de conservación”. Además, la responsable del Ángel Ganivet asume que “es la dirección de este instituto la que tiene la responsabilidad de mantener el buen estado de la obra, no siendo posible que autorice bajo ningún concepto la remoción del cuadro”. Es más, señala que “embellece” el salón de actos desde la década de los cuarenta, lo que retrasa la cesión a pocos años después de la inauguración del centro. En el instituto sí conservan dos reales órdenes que certifican la cesión de la obra de la pinacoteca a la Universidad. En primer documento es del 12 de noviembre 1881 (lo que es incluso anterior a la data que aparece en el lienzo, 1901) y refiere que el entonces decano de Filosofía y Letras ha recibido la obra y que se colocará en el decanato de la Facultad. La Real Orden es del Ministerio de Fomento.

Se conserva una segunda Real Orden, de 27 de marzo de 1904, en la que se deposita la obra en la Universidad. También se señala que “se observan tres roturas del lienzo hacia el centro” y manchas de esmalte en “todo el reborde debido al repunte defectuoso del marco”. La pintura conserva hoy esos desperfectos.

Una información de el diario El País en el año 2000 sacó de su letargo a la obra. En julio de aquel año se señaló que la Universidad había intentado recuperar la obra, algo a lo que la entonces directora del centro, María José Romero, se negó. Desde ese momento se conserva documentación que certifica el interés por la conservación del lienzo de las tres instituciones implicadas, Prado, Universidad e instituto.

En 2003 la conservadora Mercedes Orihuela pide al centro que se le haga saber “las condiciones técnicas de conservación y seguridad que posee el edificio” datos que requiere “pensando en una futura normalización del depósito de dicha obra”. El actual director recuerda que ese interés se mantiene y que en los últimos años se ha recibido la visita de los conservadores del Prado para que ellos mismos determinaran que la Mater Purísima está en buen estado.

El cuadro fue Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes. Al ser galardonado, pasó a formar parte del Estado. Ahora cuelga de la pared del salón de actos, donde se muestra cada año –como muestra de la historia del centro– a los nuevos docentes que se incorporan al claustro del IES Ángel Ganivet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios