Pacto por la Alcaldía de Granada Los próximos acuerdos, mejor ante notario

  • Sebastián Pérez habría pactado un 2+2 con un Luis Salvador cuyo pacto sería de 4 años para Cs

  • Vox asegura que concertó su entrada en el Gobierno municipal pero no en su decálogo

Luis Salvador y Sebastián Pérez se dan la mano tras la investidura. Luis Salvador y Sebastián Pérez se dan la mano tras la investidura.

Luis Salvador y Sebastián Pérez se dan la mano tras la investidura. / Álex Cámara

"No hay un texto en el que Ciudadanos y PP hayan suscrito unas condiciones concretas" para gobernar en Granada, admitió ayer el portavoz del PP-A en el Parlamento andaluz, José Antonio Nieto. Por tanto, tampoco lo hay con Vox. Y, por ende, los cruces de promesas y la polémica están servidos sobre la mesa y a mantel puesto.

2+2 o cuatro años

Sábado 15 de junio, a primera hora de la mañana en el Hotel Meliá de Granada. Luis Salvador y Sebastián Pérez se dan la mano como muestra de un acuerdo para hacerse con la Alcaldía de Granada. Desde el entorno del popular aseguran que se sellaba un 2+2, es decir, la alternancia en una Alcaldía que sería primero para Ciudadanos. Sin embargo, y como ya había informado este diario día y medio antes, la postura de Cs sería que o Luis Salvador es alcalde los próximos cuatro años o no había acuerdo.

Precisamente, desde la mesa de negociación de Madrid, es decir, vía Fran Hervías (Cs) y Teodoro García Egea (PP), el acuerdo habría sido que, ante la presión de Cs, más las claras desavenencias del concejal y portavoz de Vox, Onofre Miralles, con Sebastián Pérez, los populares apoyarían la investidura por cuatro años del líder granadino del partido naranja, con el que formarían gobierno.

Ninguno habla de Vox del que, la noche de antes, se conocía su decálogo de medidas para apoyar a un alcalde que, pese a no estar escrito de forma explícita, podría ser cualquiera de Cs o PP, mientras no fuera Sebastián Pérez. Sin embargo, la negativa del popular a dar un paso al lado y ceder ese puesto a otro de sus compañeros los días anteriores provoca que Cs tome las riendas y, en una jugada de Fran Hervías, logra pactar una Alcaldía de cuatro años para los naranjas. Es más, el portavoz del PP, César Díaz, durante su discurso en el pleno de investidura tras desvelarse que el regidor sería Luis Salvador, habla de un alcalde para toda la legislatura.

Pese a todo ello, Sebastián Pérez mantiene que el pacto que él tenía, independientemente del nacional, era de 2+2 lo que además defiende el pasado martes en una reunión a cuatro en Madrid –Pérez, Salvador, García Egea y Hervías–.

Bipartito o tripartito

Según Vox, el acuerdo era que apoyarían la investidura si formaban parte del Gobierno. O al menos, eso dijo este lunes la diputada nacional por Vox, Macarena Olona, que lanzó el órdago de una moción de censura de no efectuarse la inclusión de su partido. Sin embargo, esto es negado por fuentes del PP y también desde Cs, y además tampoco lo incluyen como exigencia en su famoso decálogo de exigencias.

En la misma línea, Olona manifiesta este miércoles que su formación se acostó el viernes con un acuerdo en que el PP "asumía la Alcaldía", lo cual tampoco quedaría recogido pues pese a las declaraciones de Sebastián Pérez en las que afirmaba que se veía alcalde, se mantenía ese ‘veto’ al popular y Cs seguía ofreciendo como única opción para pactar una Alcaldía naranja.

Andalucía y Madrid

El lunes, la secretaria general del PP-A, Loles López, anuncia que lo pactado es un 2+2, algo que se contradice con las afirmaciones que el líder andaluz de Cs y vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, había asegurado horas antes: la legislatura completa con Luis Salvador como alcalde.

El martes, en la reunión en Madrid, Sebastián Pérez vuelve a defender la alternancia en la Alcaldía en un encuentro del que sólo se consigue acordar la creación de una comisión negociadora a nivel provincial para concretar el pacto, en la que, tal y como desveló anoche este diario en su versión digital, estarían los populares Francisco Fuentes, César Díaz y Luis González.

El miércoles, es decir, ayer, Luis Salvador comparece ante los medios para hablar de la situación. Sólo confirma la comisión y deja en el aire si Vox entra o no en Gobierno o si habrá o no alternancia. Todo ello, tras otro órdago de Vox que insiste en que el pacto es que los deben incluir en el Gobierno. Incluso el líder nacional, Santiago Abascal, se manifiesta sobre este asunto y, aunque no menciona directamente a Granada, asegura que su acuerdo con el PP en los ejecutivos locales incluye la entrada de su partido en concejalías de gobierno.

Por su parte, el PP de Granada se limita a emitir un comunicado en el que confían en que Cs cumpla "sus compromisos para lograr un Gobierno del cambio en Granada".

Sin embargo, ninguno de los compromisos están sobre el papel, como bien indicó ayer el PP-A, que reconoció, pese a lo que había dicho con anterioridad Loles López, que "no hay un texto con Cs donde se hayan suscrito unas condiciones concretas".

Esta es la situación actual que se vive en torno al pacto por la Alcaldía de Granada, que cada uno mantiene su versión y no hay prueba fehaciente de cuál es la verdadera. Así que, los próximos acuerdos, mejor ante notario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios