Municipal

Parking bajo reserva para entrar la futura Zona de Bajas Emisiones de Granada

Estarán afectados más de diez.

Estarán afectados más de diez. / G. H.

La implantación de la Zona de Bajas Emisiones en Granada tiene muchos aspectos a regular. No es sólo fijar las calles en las que no podrán entrar los vehículos privados sino que hay que tener en cuenta un amplio concepto de la movilidad que afecta a aparcamientos en superficie, residentes, carga y descarga, acceso de vehículos autorizados, emergencias,... En todo eso está el área de Movilidad, que tendrá que desarrollar una ordenanza para poner negro sobre blanco cómo será en la práctica la aplicación de la ZBE para el conductor y el peatón. 

Y una cuestión es qué pasa con los parking. Si no podrán entrar los coches al centro, salvo los autorizados y los que tengan la pegatina ambiental que certifique que no contamina, ¿cómo se accederá a los parking? Pues bajo reserva previa, como se hace ahora cuando un cliente va a un hotel y reserva una plaza en su aparcamiento, por ejemplo.

Esa es la idea con la que se trabaja en el área de Movilidad. Y para eso se tendrá que contar con aplicaciones móviles que faciliten esta tarea entre el parking y el usuario. Así, por ejemplo, si desde un municipio del cinturón o desde un barrio se quiere entrar a un parking, tendría que el usuario reservar previamente su plaza en el parking elegido a través de aplicación para que cuando las cámaras que se situarán en todo el borde de la ZBE para controlar los accesos identifique la matrícula que entra en el espacio reservado, no imponga sanción y ya esté en el registro de vehículo autorizado que se controlará desde la sala de movilidad y con la Policía. 

La idea, según ha confirmado la concejal de Movilidad, Raquel Ruz, es que los coches "no estén dando vueltas" por la ZBE buscando aparcamiento porque eso no es lo que se busca con su implantación sino que se tenga ya destino para quitar el máximo de coches de las calzadas. 

Y Movilidad resalta que se ha ido a una aplicación "de mínimos", por lo que las restricciones podrían aumentarse en caso de petición vecinal, por ejemplo. 

El desarrollo de estas aplicaciones y este control se realizará con los proyectos solicitados a los fondos Next Generation, muchos ya en licitación porque la fecha de aplicación máxima de la ZBE será a 31 de diciembre de 2023.

A la espera de un reglamento estatal

Según Ruz, aunque el Ayuntamiento puede desarrollar una ordenanza y fijar los criterios, se está a la espera también de que haya un reglamento que desarrolle la ley y deje más clara su aplicación a la vez que defina ya unos criterios uniformes para seguir por parte de los ayuntamientos en determinados aspectos. Porque si no, al tratarse de cuestiones importantes de movilidad, accesos, restricciones y sanciones, se corre el riesgo de que se recurre y al final echen para atrás los cambios. "Ese reglamento evitaría los problemas que se están viendo en otras ciudades por la inseguridad jurídica", asegura Ruz. Con todo, el área de Movilidad está haciendo los deberes y si ese reglamento no llega antes de implantar la norma, se hará bajo ordenanza municipal directa aunque luego haya que modificarla. 

Más de una decena de parking afectados

En lo que será la ZBE hay al menos una decena de parking que tendrán por tanto que adaptar su forma de trabajar y con los que habrá que gestionar la forma en la que se recibe a los vehículos con esta reserva previa. Entre ellos el de San Agustín, el del Victoria, Puerta Real, Sócrates, Plaza de los Campos o el Rex. Serán todos los que entren en una ZBE que tendrá límite sur por el eje Paseo del Violón, Paseo de los Basilios y Carretera de la Sierra; límite este por Camino de la Silla del Moro, Sacromonte y Albaicín; límite norte por Camino de la Ermita, calle Fajalauza, Pagés y Capitán Moreno y límite oeste por Gran Capitán–Pedro Antonio de Alarcón. En total, una superficie de 3.567.680 metros cuadrados englobando una población estimada de 58.245 habitantes.

Con esta visión, también desde Movilidad se trabaja ya con parking de borde para facilitar que los vehículos se queden en estos enclaves en los barrios o en el borde del Centro para evitar que desde ya entren coches al centro. Es el caso de los recientes convenios con los aparcamientos de Los Cármenes o el del Violón. Y se trabaja también en crear nuevos aparcamientos de borde, ya en superficie, en la zona de Neptuno y en el ferial, para que los vehículos del cinturón se queden ahí y utilicen otros medios para entrar a la ciudad. 

Pero en este caso la diferencia es que unos parking ganarán más clientela, gracias también a abonos de precio reducido por día, y otros, los afectados por las ZBE, podrían perder, por lo que las empresas, con concesión administrativa, podrían incluso pedir compensaciones e indemnizaciones, aspectos que habrá que analizar también en la normativa. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios