Ayuntamiento de Granada

Reclaman la apertura de las piscinas de Arabial y Bola de Oro

  • Concentración contra la Concejalía de Deportes para no tener un plan ante el cierre de estas instalaciones

Protesta en la Plaza del Carmen Protesta en la Plaza del Carmen

Protesta en la Plaza del Carmen / G. H.

El sindicato de Comisiones Obreras reclamó ayer en la Plaza del Carmen la apertura de piscinas municipales de la capital y la puesta en marcha de sus actividades.

Según CCOO, la Concejalía de Deportes y su actual corporación "han decidido dar con el cierre de dos de sus piscinas cubiertas más emblemáticas: la piscina municipal cubierta Arabial y la piscina del Complejo Deportivo Bola de Oro, condenando de esta manera a las personas usuarias en su actividad física y terapéutica, la cual es necesaria para su salud".

El comité de empresa de Ebone denunció con una concentración, frente a Plaza del Carmen, esta situación alegando que se ha optado por el cierre absoluto sin estudio de ningún protocolo ni reducción de aforo ni medidas preventivas y sin fecha posible de apertura. 

"A CCOO también nos preocupa que las otras dos instalaciones con piscina cubierta pertenecientes al Complejo Deportivo Chana y Complejo Deportivo Núñez Blanca permanecerán abiertas con horarios super reducidos, limitándose únicamente a clases de adultos y natación terapéutica, dejando así una merma en los casi 80 monitores y socorristas que se van a ver abocados a un posible ERTE o despidos, sin olvidar aquellos trabajadores eventuales que serán olvidados", señalaron desde el sindacato

Según Comisiones Obreras, el Ayuntamiento de Granada ha optado por la opción fácil, la del cierre y ERTE, sin adaptarse a una nueva normalidad que hubiera requerido la implementación de unos protocolos y medidas preventivas propuestas por la Junta de Andalucía y que se han aplicado en colegios, puestos de trabajo, centros deportivos, gimnasios, y piscinas de nuestro entorno y de otras ciudades que sí han abierto al público.

Además, desde el comité de empresa de Ebone destacan que la práctica de la natación y demás actividades en piscina cubierta han demostrado ser un entorno seguro, creando una atmósfera limpia debido a la cloración del agua y a que los gérmenes no sobreviven en este medio. Y recuerdan que no existen brotes o focos a lo largo de más siete meses que pongan en alerta este sector.

Por último, consideran que sólo se entiende la actitud de dejadez tomada por el Consistorio como la aportación a un deterioro de un servicio que justifique una posterior privatización del mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios