Ayuntamiento

Salvador niega un pacto 'entre caballeros' con Sebastián Pérez para repartirse la Alcaldía

  • Cs hizo valer en la negociación que eran los únicos que sumaban los 14 concejales ya que Vox no apoyaría a Sebastián Pérez ni a otro candidato popular

  • El alcalde dice que los partidos nacionales lo han tenido claro desde el primer día

Salvador niega que hubiera un pacto local para repartirse la Alcaldía con el PP Salvador niega que hubiera un pacto local para repartirse la Alcaldía con el PP

Salvador niega que hubiera un pacto local para repartirse la Alcaldía con el PP / Álex Cámara

Una de las cuestiones sobre la que más incógnitas ha habido dentro del hermético acuerdo entre Cs y PP para dar la Alcaldía de Granada a Luis Salvador, es la fórmula de gobierno. El grupo popular y su candidato, Sebastián Pérez, lucharon hasta última hora para que el acuerdo fuera un 2+2, mientras que Cs ofrecía la seguridad de ser los únicos capaces de contar con el apoyo de Vox y por tanto sumar los 14 votos para obtener la Alcaldía, que sería para el mandato completo por acuerdo de las direcciones nacionales de PP y Cs.

Pero sobre esta cuestión ha seguido sobrevolando la sombra de la duda desde el pleno de investidura al reiterar esta opción miembros del PP regional y local, así como Vox, el tercer socio de este tripartito. Aunque quedan muchas cosas por aclarar,el alcalde de Granada, Luis Salvador, que hasta ahora siempre remitía al pacto pero sin contar su contenido, habló ayer por primera vez de que fue un acuerdo a 4 años amparado por el secretario general del PP, Teodoro García Egea, junto al secretario de Organización de Cs, Fran Hervías, los dos líderes nacionales que cerraron el acuerdo dentro de la comisión de negociación de pactos, que ha tenido en Granada un gran escollo.

En las últimas 24 horas de negociación en Madrid y reuniones en Granada, Salvador comunicó a Pérez la tarde del viernes que iba a presentarse al ser el único que conseguía esos 14 votos ya que consultadas hasta tres fuentes de Vox, uno local y dos nacionales, entre ellas la diputada Macarena Olona, el partido de Santiago Abascal mantenía que apoyaría al candidato de Cs y no al PP, pero ni a Sebastián Pérez ni a otro candidato, como se deslizó en las negociaciones. Esa opción de cambio de candidato ni habría estado sobre la mesa, según mantiene Cs.

De hecho, cuando a última hora de la noche Pérez dijo que al día siguiente previsiblemente sería alcalde, lo habría hecho fuera del acuerdo alcanzado a nivel nacional entre PP y Cs y sabiendo que la formación naranja no estaba de acuerdo como él aseguró y que no sumaba a Vox, por lo que optó unilateralmente por los hechos consumados, de ahí que fuera obligado por su partido a votar a Salvador.

Así, desde Cs defienden que la Alcaldía no ha sido un intercambio o un regalo, sino que si no gobernaban ellos no habría cambio en Granada. A partir de esas cuentas llegó el acuedo nacional y la petición de Madrid a Sebastián Pérez a través del propio García Egea en una llamada telefónica in extremis para que apoyara a Salvador, un pacto que el PP local presionaba para que fuera firmado, extremo que no se contempló por parte de Cs, que se amparaba en la decisión de las direcciones nacionales y el hecho objetivo de ser los que sumaban 14.

Según Salvador, sobre los años de gobierno él dice que lo tiene claro “desde el principio del acuerdo”, es decir, que eran cuatro según lo acordado en Madrid y que no se entendería que a nivel local se hubiera propuesto otra cosa para ceder los dos últimos y provechosos dos años a los populares. Es decir, que no hubo un 'pacto entre caballeros' para repartirse la Alcaldía. Porque su posición era clara: o Cs tenía la Alcaldía al ser los únicos en poder sumar los 14 (sus 4 más siete de PP y 3 de Vox) o sería para Paco Cuenca ya que el PP no sumaba porque Vox no le iba a dar sus votos, según lo desvelado de las negociaciones.

Pero explicó que hasta ahora no ha salido de su boca porque está “teniendo el pudor de no ser el que diga nada a nivel provincial que no digan también el resto, en este caso el PP. Me remito a lo que diga el partido”, dijo. Y Cs confirma que el pacto era para cuatro años. Lo ha hecho desde el primer día. De hecho, en el mismo pleno de constitución Salvador dijo que se había elegido alcalde para todo el mandato y el propio portavoz popular, César Díaz, reconoció que era para los próximos cuatro años. Después llegaron las diferencias.

Desde el partido a nivel provincial también su líder, Juan Marín, dijo el pasado martes, ante las crecientes incógnitas, que Luis Salvador “va a estar cuatro años al frente de la corporación municipal” gracias a un pacto sólido, el mismo día que la secretaria general del PP de Andalucía, Loles López, insistía en la versión del candidato popular granadino de que iban a ser 2+2. “Después hemos escuchado lo de los cuatro años, habrá que aclararlo estos días”, dijo. Y ya está aclarado: Luis Salvador será alcalde cuatro años según el acuerdo de las direcciones nacionales de PP y Cs.

Salvador aclaró ayer más aspectos pero dentro de la cautela. “Yo por pudor estoy queriendo seguir los pasos porque el problema no es decir cuál es la realidad y que la conozcan los granadinos, es que este Ayuntamiento después, con un equipo de gobierno de coalición entre dos partidos, se tiene que gestionar y funcionar y hacer un proyecto ambicioso, y yo como alcalde no voy a ponerle una sola piedra en el camino”, por lo que aseguró que tendrá “toda la paciencia del mundo”.

Porque en estos días se tienen que sentar con el PP para acordar la estructura de gobierno con la creación de ese equipo de trabajo local también acordado el martes en Madrid en una reunión entre García Egea, Hervías, Salvador y Pérez para sellar los pactos del acuerdo y que trasladaba ya al ámbito local la conformación del equipo y el reparto de concejalías. Eso junto a “un acuerdo programático que haga que Granada salga de donde está y pegue un salto de calidad”, dijo Salvador ayer en la comida de su partido en la feria del Corpus.

“Yo estoy haciendo mi papel, que es tener tranquilidad y esperar a que todo el mundo dé los pasos cuando considere que pueda hacerlo”, dando así tiempo al PP a recomponerse ante la división interna que ha aflorado con esta crisis política.

Así, el problema sobre el contenido del pacto no estaría ni en el PP nacional ni en Cs en sus niveles nacional, regional y local, sino en la desvelada crisis del PP local, que se tendrá que resolver para no interferir en el gobienro de la ciudad.

Por otro lado, está la crisis con Vox, que sigue manteniendo una semana después que acordó entrar en Gobienro y cuya diputada por Granada, Macarena Olona, amenazó con moción de censura y ha mantenido tamibién lo del reparto de Alcaldía. Sobre este extremo, Salvador engloba la situación en el marco nacional y el desacuerdo con Madrid, por lo que llama a la paciencia.

El alcalde sigue confirmando que no entrarán en Gobierno ni tampoco en esa comisión que lo conforme, lo que sí confirma es que va a haber diálogo porque sería una falta de respeto no hacerlo después de contar con sus tres votos para la investidura. Y dijo que siempre que lo que planteen sea “sensato, irá adelante”. “Intentaremos hacer el mejor trabajo posible”, tranquilizó, asegurando que nunca se ha hablado de fórmulas para que la formación de Abascal formara parte del equipo de Gobierno, que “nunca ha estado sobre la mesa”, pese a la campaña en Twitter que tanto la diputada nacional Macarena Olona como el concejal Onofre Miralles están realizando desde la semana pasada amenazando con moción de censura si no cumple.

Así, desde Cs se está intentando relajar la crisis con Vox enmarcándola en un contexto nacional en el que todos los partidos no van a dejar sus líneas rojas hasta que no haya un gobierno por si hay que repetir elecciones. Y eso está incidiendo en Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios