Tribunales

Spiriman denuncia "prácticas mafiosas" de la Fiscalía

  • El Ministerio Público pide un año de cárcel y 9.000 euros de multa contra el médico al final del juicio, que queda visto para sentencia

El doctor Jesús Candel 'Spiriman', en la sala donde ha sido juzgado esta mañana El doctor Jesús Candel 'Spiriman', en la sala donde ha sido juzgado esta mañana

El doctor Jesús Candel 'Spiriman', en la sala donde ha sido juzgado esta mañana / Álex Cámara

El médico granadino Jesús Candel, conocido como Spiriman, mantiene su pulso con la Fiscalía a pesar de haber sido juzgado esta mañana por posibles delitos de injurias y calumnias al fiscal jefe de Granada, Pedro Jiménez Lafuente. Antes de entrar a la vista, ha declarado ante los medios que el Ministerio Público en Andalucía obra con "prácticas mafiosas".

Candel se enfrenta a una petición de un año de prisión y una multa de 9.000 euros por un vídeo publicado en YouTube y Facebook en el que habría criticado e insultado a este cargo público en 2018. Además, la Fiscalía ha pedido la retirada de la grabación, que tuvo 99.000 reproducciones.

El juicio se ha celebrado esta mañana en el Juzgado de lo Penal número 6 de Granada, ha tenido una duración cercana a las dos horas, y ha quedado visto para sentencia, que tendrá que dictar el juez Sergio Romero Cobo

Durante la sesión se reprodujeron los vídeos (uno de 12 minutos y otro de 2:49 con un corte del mismo) en el que Candel profería insultos como "hijo de puta" en repetidas ocasiones o "lameculos de mierda" al fiscal jefe Jiménez Lafuente, del que dijo que tiene "boca de chupar culos", en el contexto de una grabación en la que denunciaba supuestas prácticas ilícitas en farmacias.

El médico admitió ser él quien salía en ese vídeo y que esa era su voz, pero se defendió con que no había colgado él la grabación y que incluso la Guardia Civil le recomendó "no subirlo".

Spiriman defendió en todo momento que él no subió el vídeo a redes sociales y que tanto su teléfono como sus cuentas fueron hackeadas

La estrategia de defensa de Candel ha tratado de desmontar la veracidad del vídeo, en tratar de demostrar que estaba manipulado, que no se puede comprobar la originalidad de la grabación, y que por tanto no había podido colgarlo en internet, lo que ha derivado en una farragosa declaración técnica del inspector encargado del informe por parte de la Policía, y de un experto informático aportado por la defensa de Spiriman.

Una estrategia que Candel ha mantenido dentro del juicio y ante los medios de comunicación antes del mismo, donde ha sostenido que la Fiscalía obra con "prácticas mafiosas".

"Es tremendo que hoy me acuse de oficio la Fiscalía por unas manifestaciones que yo nunca hice en la instrucción de este proceso. Además, el jefe de la Fiscalía no ha querido personarse. Ha sido directamente Ana Tárrago (fiscal superior de Andalucía) quien ha tirado para adelante con este proceso simplemente con una maniobra más de intentar abrumarme psicológicamente con sus prácticas mafiosas, que es lo que son", ha dicho Candel antes del juicio.

Además, otra parte de la defensa se ha basado en desprestigiar a uno de los testigos, impulsor del canal satírico contra el médico 'Spiritrump', de donde la Policía sacó la primera información sobre el caso.

Spiriman estuvo arropado en el juicio por cerca de medio centenar de seguidores Spiriman estuvo arropado en el juicio por cerca de medio centenar de seguidores

Spiriman estuvo arropado en el juicio por cerca de medio centenar de seguidores / Álex Cámara

"El testigo que se presenta es la persona que se ha dedicado a manipular mis vídeos. La Fiscalía lo acusa por eso y por organizar una campaña de desprestigio y difamación contra mi imagen. Me parece lamentable que la Fiscalía actúe de oficio para esta chorrada y que todas las denuncias que estamos presentando no vea delito en ninguna de ellas. Pero, hoy sí, con pruebas manipuladas", ha aseverado Candel.

De otro lado, el fiscal que recibió los supuestos insultos ha declarado que le "sentó bastante mal" la grabación, que vio solo una vez y no al completo, tanto por él como su familia, y que es una ofensa "como persona y a la institución a la que represento porque no actúa así de ninguna manera". También ha revelado que recibió el vídeo a través de un contacto de WhatsApp.

Al final del juicio, visto para sentencia, el Ministerio Fiscal representado por la teniente fiscal de Jaén, Manuela Gaso, considera que "no queda duda de que el contenido vídeo es indubitado" y de que el propio Candel "se ha reconocido" en él.

En el vídeo reproducido durante el juicio, el doctor Candel profiere varias veces el insulto de "hijo de puta" contra el fiscal jefe de Granada

Por su parte, la defensa, representada por la letrada Carmen Castilla, ha afirmado que "del resultado de la prueba se cuestiona su originalidad" y que "no se ha podido constatar que fuera él -Candel- quien la subiera a la web". También sostiene que "no se ha podido demostrar que tuviera colgados los dos vídeos donde insultara al fiscal jefe", por lo que ha pedido la libre absolución.

En las palabras finales de Candel, el médico ha mantenido que él no hizo pública la grabación y se ha preguntado por qué no se ha investigado si su teléfono y sus cuentas han sido hackeadas tras haberlo ofrecido.

Durante este alegato, el juez Romero Cobo ha ordenado desalojar la sala, repleta de seguidores del médico de urgencias, ante el tono empleado por Spiriman.

Previamente, el magistrado había desestimado las peticiones de la defensa por vulneración de la tutela judicial efectiva al considerar que la Fiscalía de Granada habría sido la competente para ver el caso, si bien fue la Superior de Andalucía la que incoó las diligencias. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios