Granada

La polémica de las mascarillas de Spiriman para las farmacias llega a Cataluña

  • El material comprado con la mediación del médico granadino sigue sin llegar a los farmacéuticos

La polémica de las mascarillas de Spiriman para las farmacias llega a Cataluña La polémica de las mascarillas de Spiriman para las farmacias llega a Cataluña

La polémica de las mascarillas de Spiriman para las farmacias llega a Cataluña

El  Servicio Andaluz de Salud ha ordenado la retirada de las mascarillas Inuan KN95 que, según el Centro Nacional de Medios de Protección, no cumplen como FFP2 y que proceden de una "donación particular" que Facua ha atribuido a la asociación que lidera el doctor granadino Jesús Candel, conocido como Spiriman. Un extremo que ha confirmado el propio Spiriman en sus redes sociales, pero que tiene ahora otra arista: como presidente de Justicia por la Sanidad ha hecho de intermediario para la venta de mascarillas a farmacias y parte de los farmacéuticos que han comprado el material con su mediación están ahora exigiendo la devolución del dinero al estar en cuestión la eficacia y los controles de las mascarillas adquiridas.

Fuentes del sector farmacéutico consultadas por este periódico señalan que estas mascarillas se han vendido, además de en farmacias de Granada, en Huelva, Sevilla o Barcelona.

En el peor momento de la pandemia del coronavirus, cuando conseguir una mascarilla era una misión imposible, el médico granadino puso en marcha la  compra de mascarillas y EPIs para donar a los hospitales y centros de salud de España, precisamente de la marca Inuan K95 cuya utilidad pone ahora en cuestión el SAS. 

A continuación puso su siguiente objetivo en suministrar mascarillas a las farmacias para "reventar el mercado"  porque, según ha explicado, "muchos, no todos, la gran mayoría no, aprovechan la crisis que vivimos para ganar mucho dinero". En sus vídeos, Spiriman explicó que él se las podía vender a las farmacias a un precio de 2.55 euros, con lo que si se le añadía un 30% de beneficio podrían llegar a los ciudadanos por 3,50 euros como precio máximo.

"Abrimos un canal y decimos a las farmacias que  desde Justicia por la Sanidad vamos a conseguir proveedores que van a conseguir mascarillas con todos los certificados que exige la Unión Europea para poder venderlas", según el relato del médico granadino, que aunque subraya que ha ejercido de mero intermediario reconoce que pidió a las farmacias que ingresaran  al dinero a su asociación y que ellos a su vez se lo darían al proveedor "para vigilar que no se hiciera negocio". "Las facturas las hacen los distribuidores farmacéuticos,  yo no facturo porque soy una asociación", recalca.

Sin embargo, la carestía de mascarillas ya ha aflojado y, además, con la perspectiva de que la marca Inuan KN95 no cumple con la certificación oficial, muchos farmacéuticos están exigiendo la devolución del dinero entregado, entren otras cosas porque las mascarillas no han llegado ya que están siendo revisadas por el Gobierno chino, según reconoce el propio Spiriman, que se defiende afirmando que este lote es de otra marca que no tiene los problemas de las Inuan KN95.

"Hay farmacéuticos que dicen  mentiras y dicen que no les hemos suministrado las mascarillas, es que no se las hemos entregado a nadie porque el Gobierno chino está supervisando las mascarillas y no han llegado. Hay farmacéuticos a los que se les ha devuelto  el 50% del dinero del pedido porque yo no tengo que venderlo a quien se crea que soy un distribuidor, es que yo soy un intermediario que no se lleva ningún dinero", concluye Spiriman.

Eso sí, la polémica se retroalimenta porque los farmacéuticos siguen sin las mascarillas 20 días después de hacer el ingreso.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios