Caso Nazarí

Torres Hurtado, los áticos y el dinero de Suiza

  • El exalcalde pagó parte del piso en Obispo Hurtado con dinero de un préstamo familiar procedente del extranjero.

  • Descubren un poder notarial con el que podía manejar los fondos a nombre de su hija, incluidos los del país helvético.

Comentarios 2

José Torres Hurtado y su hija, M.T.A., compraron en 2011 los dos áticos del edificio de la calle Obispo Hurtado que promovió la familia del entonces alcalde de Granada. Entre los dos pagaron casi un millón de euros, un dinero cuyo origen y procedencia investiga el Juzgado del caso Nazarí. El último informe policial confirma que el exregidor utilizó fondos procedentes de una cuenta de Suiza a nombre de su hija y que unos años después el préstamo fue devuelto.

La documentación encontrada en 2016, durante el registro de aquel ático donde el alcalde ya tenía su vivienda, desvela, a juicio de los investigadores, algunas conclusiones sobre el recorrido del dinero. Constan pagos acreditados mediante transferencias bancarias de los 500.796 euros que le costaron el ático, los garajes y los trasteros.

Torres Hurtado hizo frente a ese pago fundamentalmente mediante dos préstamos, uno bancario (150.000 euros) y otro de su hija (130.000 euros).

La Policía también rastreó el origen de esos fondos de la familia y encontró una cuenta bancaria en Suiza de la que procedería una parte del dinero, casi 30.000 euros. El yerno del exalcalde es de nacionalidad suiza, aunque la pareja vivía en Qatar.

El Juzgado de Instrucción número 2 de Granada, que lleva esta macrocausa, trató de obtener más información de esa cuenta de Suiza en 2017, cuando la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) localizó el origen del dinero. Pero la comisión rogatoria de la jueza María Ángeles Jiménez fue rechazada por la Fiscalía de aquel país, de modo que esa línea de investigación (que fue secreto de sumario durante meses) no prosperó en ese momento.

Los documentos hallados hasta entonces hacían sospechar a los investigadores y a la jueza que este imputado tenía “control” sobre las cuentas bancarias de sus familiares; entre otras, la de la entidad financiera UBS AG, ubicada en Zurich.

Los documentos analizados ahora por la Policía demostrarían que Torres Hurtado manejaba la economía y las cuentas de su hija. En una carpeta marrón, el padre guardaba en su domicilio todo tipo de documentos a nombre de M.T.A.(información bancaria, recibos, facturas, datos fiscales…). Pero sobre todo llama la atención de los investigadores una escritura de poder especial a favor del exalcalde, con “plenitud de facultades y libertad para establecer, sin limitación ni excepción alguna, pactos y disposiciones” de una larga lista, entre los que se encuentran operar en cajas oficiales, cajas de ahorro y bancos, “haciendo todo lo que la legislación y prácticas bancarias permitan”.

La Policía investiga las cuentas y compras de inmuebles del exalcalde, su hija y el yerno

Los últimos informes policiales remitidos al Juzgado desgranan cada una de las transferencias y pagos con los que Torres Hurtado abonó su vivienda en Obispo Hurtado, los préstamos recibidos para ello y la devolución de los mismos. El dinero utilizado para esos reembolsos vendría de la venta de una vivienda del exalcalde y su esposa en la Plaza Menorca.

Hasta ahí podría parecer todo claro, pero la Policía expone en su informe que “se desconoce la procedencia del dinero prestado por M. T. A. a su padre”, dado que la hija tenía una serie de fondos bancarios cuyo origen no se ha podido rastrear aún. Todo esto unido al poder y el control que Torres Hurtado tenía sobre las cuentas y la economía de su hija (y parcialmente de su yerno), llevan a los investigadores a seguir indagando en estos aspectos. Queda pendiente un análisis de documentación financiera y de compraventa de inmuebles, tanto de Torres Hurtado como de su hija y de su yerno.

Para obtener esta información completa, el Juzgado requirió a Unicaja datos sobre los productos bancarios que tuvieran la hija de Torres Hurtado y su esposo. Es a esta entidad española a la que se ordenaron las transferencias desde Suiza.

El préstamo de su hija fue devuelto unos años después, tras la venta de una casa

Un motivo de sospecha de los investigadores desde el principio fue que Torres Hurtado tratara asuntos relacionados con cuentas bancarias familiares con el director de esa entidad sin que él fuera cliente de Unicaja. Sí lo eran su hija y su esposa. En varios correos electrónicos, un empleado de esta entidad remite información con referencias claras al exregidor.

En una ocasión, el director de una sucursal envía a la secretaria de Alcaldía una información sobre datos personales de la hija y el yerno de Torres Hurtado porque dice que se los “ha pedido Pepe”. Y en otro correo a la secretaria, el mismo empleado aporta los datos para hacer dos transferencias desde Suiza a la cuenta de Unicaja. El asunto del mensaje era: “Carta para José Torres”.

Las sospechas sobre esas operaciones directamente ordenadas por el entonces alcalde han quedado confirmadas con la aparición del documento que aportaba amplios poderes al padre.

Entre la documentación encontrada y la información recibida de los bancos y Hacienda, hay también diferentes escrituras de compraventa de inmuebles en Granada y en Marbella.

La Policía informa al Juzgado de que Torres Hurtado recibió, entre 2006 y 2016, 559.765 euros de “abonos de emolumentos recibidos por ser cargo de alcalde de Granada, así como diferentes puestos en empresas municipales”. Pero además, el informe apunta (aunque no cuantifica) que el regidor recibía “fondos procedentes de alquileres de inmuebles” y que era socio de una comunidad de bienes que gestionaba la explotación agraria de terrenos familiares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios