Educación

Ustea lleva ante la Inspección de Trabajo el frío en las aulas granadinas

  • El sindicato critica que la Consejería de Educación haya "mirado para otro lado" cuando había aulas a menos de 10 grados

Ventanas abiertas en el IES Zadín-Vergeles de Granada, en plena ola de frío. Ventanas abiertas en el IES Zadín-Vergeles de Granada, en plena ola de frío.

Ventanas abiertas en el IES Zadín-Vergeles de Granada, en plena ola de frío. / Jesús Jiménez / Photographerssports

El sindicato Ustea ha denunciado ante la Inspección de Trabajo a la Consejería de Educación por las bajas temperaturas que se registran en los centros educativos de Granada y la que considera "inacción" por parte de esta administración. Así, de acuerdo a la normativa en materia preventiva, el límite de temperatura mínimo en un puesto de trabajo ha de ser de 17 grados centígrados, algo que está lejos de alcanzarse en gran parte de los centros docentes.

"Hemos llegado a registrar temperaturas inferiores a los 10 grados durante la semana de la borrasca Filomena, o inferiores a los 14 durante esta misma semana", indicó ayer el sindicato en un comunicado.

El origen de este frío en las aulas es que estas, como forma de evitar los contagios de coronavirus, han de estar abiertas de forma permanente o intermitente, para favorecer la ventilación natural.

Sin embargo, según Ustea, esta es una realidad que ya se sabía que iba a ocurrir desde inicio de curso y se avisó de que tendrían que poner remedio para, sin renunciar a un ambiente lo más libre de virus posible, se pudiera trabajar en un entorno con un mínimo de confort térmico.

"Difícilmente se puede asegurar que existe confort térmico en aulas que aún a las 1 del mediodía seguían registrando temperaturas de 13 grados. La Consejería ha decidido mirar hacia otro lado ante los serios problemas", criticaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios