Estudiar en la UGR

La Universidad de Granada recibe 161 peticiones de anulación de matrícula por causas derivadas del Covid

  • Desde que se decretó el estado de alarma al 1 de junio, y fuera del proceso extraordinario abierto por el coronavirus, se han recibido 72 peticiones de anulación total mientras que el pasado año en el mismo periodo se contabilizaron tres

Sala de estudio del PTS, en una imagen de archivo. Sala de estudio del PTS, en una imagen de archivo.

Sala de estudio del PTS, en una imagen de archivo. / R. G.

La Universidad de Granada (UGR) ha recibido en el periodo que va del 15 de marzo al 1 de junio un total de 72 solicitudes e anulación total de la matrícula. Este dato es notablemente superior al registrado por la institución en el mismo periodo de tiempo de 2019. Entonces, hace un año, se recibieron tres solicitudes para tramitar el abandono total de los estudios universitarios en Granada, lo que supone que durante el periodo de alarma (decretado el pasado 14 de marzo) se ha multiplicado por 24 este tipo de peticiones.

Por otro lado, la Universidad ha recibido otras 161 solicitudes de anulación parcial de asignaturas del segundo cuatrimestre y asignaturas anuales dentro del periodo extraordinario habilitado por la UGR para este procedimiento, que finalizó el pasado viernes 29 de mayo. Estas peticiones están ahora en periodo de valoración, según especificaron fuentes de la Oficina de Gestión de la Comunicación de la Universidad de Granada.

Este periodo extraordinario de anulación de matrícula se abrió tras la resolución de la rectora del 13 de mayo en el que se indicó que “ante las situaciones excepcionales que puedan derivarse del Covid-19 para la vida académica, siendo causa de fuerza mayor, se considera conveniente ampliar los criterios de anulación con derecho a devolución de precios públicos, aplicable únicamente para el curso 2019/2020”. Dentro de los casos que recogía la resolución y a los que podía acogerse el estudiante figuraban los de índole académica (imposibilidad de cursar las enseñanzas no presenciales por vía electrónica o que no se pudiera seguir la nueva programación de la asignatura) y causas personales. Entre estas estaba “haber sufrido durante el periodo de estado de alarma trastornos psicológicos graves”, hospitalización, enfermedad grave o tener a un familiar dependiente. Estas circunstancias debían ser acreditadas por el estudiante en su solicitud.

Además de abrir el proceso extraordinario de anulación de matrícula, el Vicerrectorado de Estudiantes y Empleabilidad publicó las instrucciones del Ministerio de Educación para la gestión del reintegro de las ayudas al estudio, en las que se indica que “la regla general en el caso de abandono de estudios será la procedencia del reintegro de la beca concedida”. La anulación “de forma voluntaria” sí tiene incidencia en la beca.

Sin embargo, se especifica que “no se considerará reducción del número de créditos matriculados y, por tanto, no afectarán a la beca concedida, los créditos que hubieran sido anulados por no haber podido ser cursados por el estudiante” por el estado de alarma y no hubiera una alternativa o pudiera ser sustituida por otra actividad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios