Aromas y sabores

Vinos canarios

  • Los viñedos y los vinos del archipiélago son una joya en medio del Atlántico con variedades no ya singulares sino únicas en el mundo

Uva forastera de La Gomera, una reliquia viviente, Uva forastera de La Gomera, una reliquia viviente,

Uva forastera de La Gomera, una reliquia viviente, / M . L.

Cuando hablamos de la inmensa variedad y de las decenas de denominaciones de origen e indicaciones de origen protegidas de vinos que hay en España solemos olvidar que en nuestros dos archipiélagos tenemos vinos excepcionales y únicos. Hoy les hablaré de los vinos canarios.

El origen de los viñedos en Canarias se sitúa entre los siglos XIV y XV con la llegada de los conquistadores, ya que no hay constancia anterior de ello.

Colonos de muy diversas procedencias trajeron de sus respectivos lugares de origen gran cantidad de variedades que han ido evolucionando y adaptándose a las particularidades climáticas y edafológicas del archipiélago, logrando así casi un centenar de variedades, algunas únicas en el mundo.

El prestigio histórico de los vinos de Canarias es un recuerdo para los aficionados y los estudiosos. Me refiero a los que se producían en el siglo XVII y tenían su destino en Inglaterra antes de que los vinos de Jerez, incluso los Oportos y los Madeiras, hicieran su aparición en las mesas de aquellas islas británicas. De esos tiempos, quedan los edificios aduaneros, las referencias históricas, las leyendas y un buen hacer que hoy continúa en todas las islas del archipiélago, ya que en todas ellas se elabora vino en la actualidad.

El patrimonio vitivinícola de Canarias es rico y muy variado. Cabe destacar que las islas estuvieron exentas de la terrible plaga de la filoxera que en la década de 1870 azotó Europa y causó estragos en las principales zonas vitivinícolas de todo el continente, incluyendo España. Esto, unido a las características volcánicas de los suelos y la variedad de paisajes y microclimas, explica que en las islas convivan variedades de vid únicas en el mundo con otras de extraordinario carácter y personalidad. En total existen más de 80 variedades de vides. Se puede considerar una reliquia viviente a la uva forastera de La Gomera, ya que su antigüedad alcanza como mínimo quinientos años, frente a los 150 de las vides de Europa.

Nueve galardones de Oro y catorce de Plata fueron a parar a las islas en los últimos Premios Bacchus

En Canarias existen diez DO, cinco de ellas situadas en Tenerife (Abona, La Orotava, Tacoronte-Acentejo, Valle de Güímar e Ycoden-Daute-Isora) y, con el título de cada isla, una en Gran Canaria, La Gomera, El Hierro, La Palma y Lanzarote. Todas ellas tienen un mismo cometido: poner en valor los vinos isleños.

Y el pasado verano nació la DOP Islas Canarias con la voluntad de servir de referencia en el campo económico, comercial y de servicios, para aquellos operadores que quieran asumir los desafíos a los que obliga la nueva sociedad global, al servicio también de la expresión y cultura del apreciado mundo del vino de Canarias. Es el fruto de la decidida y firme apuesta de la Asociación de Viticultores y Bodegueros de Canarias (AVIBO) por el futuro del sector. Una iniciativa integradora, que nace con la idea de consolidar el mercado regional para poder afrontar la comercialización internacional.

Una marca común que permite proyectar un vino tan singular como el canario en los mercados exteriores. La DOP es un proyecto integrador que mejora claramente las posibilidades económicas y comerciales del sector en su conjunto.

Los mayores beneficiados son los viticultores que encuentran la posibilidad de vender su uva en todo el archipiélago, estabilizando sus niveles de venta en un mercado artificialmente segmentado. La DOP Islas Canarias es de adscripción voluntaria y puede convivir simultáneamente con la Denominaciones de Origen existentes.

La Malvasía es, sin duda, la variedad que más fama ha dado a los vinos del archipiélago, pero otras muchas aportan calidad y originalidad a unos vinos que destacan en un mundo cada vez más globalizado, en el que lo único y exclusivo tiene un valor añadido y que los convierten en un producto exclusivo y competitivo dentro de un sector que reclama sabores diferenciados.

De hecho, en los Premios Bacchus, el XVII Concurso Internacional de Vinos, que promueve la Unión Española de Catadores, ha distinguido con 9 Bacchus de Oro y 14 de Plata a 23 vinos canarios este 2019.

Es de visita obligada el Paisaje Protegido de La Geria, en la isla de Lanzarote, para entender el término viticultura heroica cuando se hace referencia a los viñedos más singulares de España. Un paisaje agreste y salvaje pero cultivable, resultante de las erupciones volcánicas del siglo XVIII. El sistema de cultivo es único en el mundo. Se debe retirar la lava para dejar al descubierto la tierra vegetal y cubrirla de cenizas para compensar la falta de humedad. Los vinos son principalmente blancos, semisecos y mistelas.

Así que si hacen una escapada a Canarias no dejen de visitar sus viñedos y de disfrutar sus vinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios