Coronavirus

El arzobispado de Granada mantiene bodas y otros actos con aforo reducido y emitirá las misas por TV

  • Invita a "orar por el personal sanitario"

  • Se suprimen todas las visitas turísticas a templos y monasterios

El arzobispado de Granada mantiene bodas y comuniones pero con aforo reducido y emitirá las misas por TV El arzobispado de Granada mantiene bodas y comuniones pero con aforo reducido y emitirá las misas por TV

El arzobispado de Granada mantiene bodas y comuniones pero con aforo reducido y emitirá las misas por TV / Photographerssports

El arzobispo de Granada, Javier Martínez, ha emitido esta tarde un comunicado con medidas a tomar por la Archidiócesis durante la epidemia del coronavirus

Tras invitar a "orar" por las personas afectadas, por los enfermos y los agonizantes, por los difuntos y sus familias, pide también una "oración especial por el personal sanitario, no sólo porque son los más expuestos al virus, sino también porque necesitan ser sostenidos de manera especial en su misión y para que no se vean desbordados por la realidad. Igualmente, hay que pedir por los gobernantes, para que gestionen la situación con sabiduría y en función del bien común".

Así, suprimen todas las actividades no propiamente litúrgicas (catequesis, retiros, convivencias, encuentros, conciertos, etc) que supongan una concentración de fieles de cualquier tipo.

También quedan suprimidas todas las visitas turísticas a templos y monasterios. En el conjunto catedralicio, los días de diario, sólo se celebrarán eucaristías en el Sagrario, de momento a las 9:00, a las 11.00 y a las 19.00. La Iglesia del Sagrario estará abierta a diario, sin embargo, de 08:00 a 21:00 horas, para las personas que deseen orar, guardándose siempre las demás indicaciones sobre las distancias recomendadas y las demás normas que se señalan más abajo sobre el aforo.

Quedan suprimidas las “24 horas con el Señor”, previstas en la catedral para los días 20 y 21 de marzo. 

La misma televisión diocesana transmitirá, desde la Iglesia del Sagrario, y todos los días, la Eucaristía de las 09:00 y la de las 19:00. "Y seguirá retransmitiendo los domingos, si Dios quiere, la de la Santa Iglesia Catedral a las 12:30".

En todas las Iglesias, mientras dure la pandemia, se prohíbe el uso del agua bendita.

"No será necesario, al menos por ahora, y salvo que los párrocos o las familias a quienes esta norma les afecte consideren otra cosa, suprimir bodas, bautizos, confirmaciones, comuniones, entierros. El aforo en la Iglesia no será, en ningún caso, ni en las iglesias más grandes, superior a cincuenta personas, y deberán guardarse siempre las distancias recomendadas".

En todas las Eucaristías, mientras dure la pandemia, se suprime el rito de la paz.

Con respecto a la comunión, se dará a quienes la deseen, y los sacerdotes la depositarán en la mano o en la boca de los fieles según ellos lo expresen con su gesto en el momento de recibirla, ya que las posibilidades de contagio son similares en ambos casos. En todo caso, el sacerdote será cuidadoso de no tener contacto directo con la mano o la boca de quien va a comulgar, y teniendo presente que, tanto el sacerdote como los ministros extraordinarios de la comunión, han de extremar la medidas de higiene, lavándose las manos y usando desinfectantes antes y después de la distribución de la Eucaristía.

Todas las personas mayores de 65 años, así como todas las que crean, en conciencia, que tienen, por cualquier motivo, un riesgo especial, quedan dispensadas de la asistencia a la Misa dominical, así como de la asistencia a la Misa en la solemnidad de San José.

Los sacerdotes celebran diariamente la Eucaristía, aunque sea con un número muy limitado de fieles e incluso sin ellos, ofreciéndola especialmente por los difuntos y los enfermos, y poniendo como intención el fin de esta pandemia.

Se recomienda a los sacerdotes que sigan ofreciendo a los fieles el sacramento de la penitencia, manteniendo la distancia recomendada, y habilitando para ello si fuese preciso algún espacio especial.

Mientras dure la situación de emergencia, la veneración a las imágenes ha de hacerse sin contacto físico con la imagen o con el soporte en que se halla la imagen. "El Señor Jesucristo conoce los entresijos de nuestro corazón y nuestros pensamientos, e igualmente nuestra Madre la Virgen y los santos de la Iglesia triunfante. Ellos ven nuestra intención de venerar y de dar culto, o de bendecir, o de expresar nuestra gratitud, al Amor Infinito que todas las imágenes, de una u otra forma, representan".

En todo caso, debe procurarse que los enfermos puedan recibir con frecuencia la comunión, instituyendo si fuera necesario ministros extraordinarios de la comunión, de modo que nadie que lo desee se vea privado de poder recibir con frecuencia el sacramento. Pudiera ser bueno también que, en aquellas parroquias en las que se vea posible, esté disponible un teléfono al que las personas puedan llamar en busca de paz y de consuelo.

También pido a los sacerdotes y fieles que, si necesitan durante este tiempo de los servicios de la curia diocesana realicen su consulta, en una primera instancia, bien a través del teléfono (958 216 323) o de correo electrónico: arzobispado@archidiocesisgranada.essecretariageneral@archidiocesisgranada.es

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios