Tribunales

El autor del crimen machista de Guadahortuna se enfrenta a 28 años de cárcel

  • El acusado mató a la que era su mujer con tres disparos, uno de ellos a bocajarro en la cabeza, en junio del 2018

  • El juicio, que se celebrará con jurado popular, arranca el 25 de noviembre, una fecha señalada en la que se celebra el Día contra la Violencia de Género

Imagen tomada tras el crimen de la fachada de la casa que el matrimonio compartía en Guardahortuna. Imagen tomada tras el crimen de la fachada de la casa que el matrimonio compartía en Guardahortuna.

Imagen tomada tras el crimen de la fachada de la casa que el matrimonio compartía en Guardahortuna. / Pepe Torres/Efe

El año 2018 fue el 'año más negro' hasta la fecha en materia de violencia de género en la provincia de Granada. Cinco mujeres fueron asesinadas a manos de sus parejas o exparejas sentimentales durante doce meses que marcaron a la provincia por estos crímenes machistas. Uno de ellos, concretamente el tercero, fue el de Josefa, una vecina de Guadahortuna, a la que su expareja, en prisión desde entonces, le arrebató la vida en junio con un tiro por la espalda, otro en el abdomen y otro a quemarropa en la cabeza, un asesinato por el que la Fiscalía pide para él 28 años de cárcel y que hará que se siente en el banquillo el próximo 25 de noviembre, precisamente la fecha en la que se celebra el Día contra la Violencia de Género.

Era mediodía del 16 de junio del sábado 16 de junio del 2018 cuando Josefa, de 43 años, caminaba por la calle Ocón de Guadahortuna, muy cerca de su domicilio. Allí, en la calle, se encontraba su expareja, de 53 años, un hombre con el que tenía tres hijos, uno de ellos una hija menor de edad, y cuya "afición" a la bebida había propiciado que abandonase la casa conyugal en la que ella seguía viviendo, según el relato del fiscal. Eso sí, en esa ocasión "no constaba ningún signo de haber ingerido bebidas alcohólicas" ni "ninguna patología neurológica ni psiquiátrica".

Sin mediar palabra, "y de forma sorpresiva", según consta en el relato del Ministerio Público, sacó un revólver para el que no tenía licencia y disparó a Josefa alcanzándola por la espalda. La bala le provocó "una parálisis súbdita de los miembros inferiores" que la hizo caer al suelo, tras lo que se acercó, le disparó de nuevo esta vez en el abdomen y efectuó un tercer disparo, esta vez a bocajarro en la cabeza para así "asegurarse de su muerte". Eran las 13:30 horas pero la vida de Josefa no se apagó en el acto, sino que lo hizo 28 horas después.

Los médicos hicieron todo por salvarla. Fue trasladada hasta el Hospital de Traumatología de Granada e intervenida quirúrgicamente de urgencia, pero los diversos politraumatistos que sufría a consecuencia de los disparos hicieron que, al día siguiente, sobre las 17:30 horas, falleció. Un nombre más, el tercero, que la violencia de género se cobraba en Granada en lo que iba de año.

Tal y como recoge la Fiscalía en su escrito de acusación, el matrimonio llevaba varios meses separado y pese a que no existían denuncias previas por violencia de género, en otras ocasiones se había dirigido a ella "con insultos y admoniciones de muerte", sin que ninguno de los familiares prestase atención. Además de relatar que, según el acusado, "no aceptaba en la creencia de que su esposa pudiera mantener una relación con otra persona".

Ante ello, el fiscal pide por este crimen machista una pena de 25 años de cárcel por un delito de asesinato, otros tres por tenencia ilícita de armas, diez años de prohibición de acercarse a sus hijos a menos de 500 metros, así como la pérdida de la patria potestad de la hija, que sigue siendo menor de edad. Todo ello, será solicitado durante el juicio, que se celebrará durante tres días por la fórmula de jurado popular en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, y que arrancará en una fecha muy señalada: el 25-N, el Día contra la Violencia de Género.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios