Granada

El juez no autoriza obras de seguridad en el Nevada por si hay que demolerlo en el futuro

  • Del Arco cree que los trabajos de aseguramiento solicitados por el promotor dificultarían y harían más costosa esa medida

Comentarios 2

El juez que instruye las presuntas irregularidades en la tramitación y ejecución del centro comercial Nevada de Armilla ha desestimado la petición del promotor, Tomás Olivo, de levantar temporalmente la paralización judicial de las obras para acometer obras de aseguramiento en las instalaciones.

El auto llega después de que la Fiscalía se opusiera a la petición de Olivo, en representación de General de Galerías Comerciales, promotora del centro, al entender que la paralización de las obras ratificada en su día por la Audiencia "no admite modificación alguna".

El titular del Juzgado de Instrucción 6 de Granada, Miguel Ángel del Arco, mantiene en el auto que la paralización de las obras a petición del fiscal y mantenidas por la Audiencia se basan en la existencia de unos "indicios de delito" que determinarían, en caso de sentencia firme, la demolición total o parcial del Parque Nevada.

La continuación de las obras que propone Olivo, "llamadas de aseguramiento", podría "hacer dificultosa la demolición total o parcial", precisa el juez, que recuerda que ya la Audiencia estimó en un auto de 30 de octubre que la demolición del edificio, de decretarse, supondría "un mayor coste para la parte" dado que el valor económico de lo construido aumenta.

"Porque si ciertamente el estado de las obras del Parque Comercial Nevada merecen obras de aseguramiento -los peritos judiciales aún no han recibido de la promotora toda la información requerida para determinar esta cuestión, precisa el juez-, éstas pueden consistir en el propio y estricto aseguramiento, desmonte y demolición de lo que encierre peligro, pero no exclusivamente en obras orientadas a la terminación", esgrime el auto.

Las obras de aseguramiento solicitadas por el promotor, que argumenta la petición en la "progresiva degradación" a la que se ve abocada el edifico y al "riesgo" que podría conllevar esta situación de desprenderse algún elemento, incluyen completar la estructura metálica en su totalidad, las cubiertas y lucernarios acristalados y los cerramientos verticales exteriores, entre otras actuaciones.

El juez, que se pregunta si toda obra de aseguramiento "tiene que avanzar hasta su finalización", mantiene que "el deterioro hipotético, incluso el real, es normal a toda obra paralizada en espera de resolución judicial firme que determine su destino".

"Deterioro que, dada la calidad y modernidad de los materiales empleados" en el Parque Nevada, agrega el juez, "no puede ser mayor que la de monumentos históricos que están en pie".

El juez explica también, por otra parte, que la instrucción está terminada y a la espera de la entrega del informe pericial para la transformación de estas diligencias previas penales en procedimiento abreviado, por lo que "la sentencia final no está lejos".

Entre otras argumentaciones, el juez precisa además que la legislación urbanística ofrece, en el plano administrativo, una serie de medidas a ayuntamientos, organismos competentes, de oficio o a instancia de cualquier interesado para ordenar la ejecución de las obras necesarias "en los supuestos de edificios que no tengan condiciones normales de seguridad".

La resolución del juez de denegar las obras de aseguramiento podrán ser recurridas en reforma y directamente en apelación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios