Maltrato animal

Por Patas pide ayuda para localizar al autor del disparo a un gato en Granada

  • El animal, que apareció por la zona del Hotel Abades, ha tenido que ser sacrificado finalmente tras varios días de agonía

Por Patas pide ayuda para localizar al autor del disparo a un gato en Granada Por Patas pide ayuda para localizar al autor del disparo a un gato en Granada

Por Patas pide ayuda para localizar al autor del disparo a un gato en Granada

Cerca de la media noche del domingo José María avisó a su pareja Carmina González, ambos voluntarios de la Asociación Por Patas, de una alerta en redes sociales sobre un gato que parecía atropellado cerca de su casa, en los alrededores del Hotel Abades. Tras una batida por las inmediaciones, se le encontró encajado en un espacio reducido. Después de muchos intentos, pudieron atraparlo y lo llevaron inmediatamente al veterinario, que tras realizar las pruebas oportunas descubrió que las lesiones se debían a un disparo y no al impacto de un coche.

Para sorpresa de todos, las radiografías mostraron que Abad, como lo llamaron los voluntarios, tenía una bala alojada en la columna, en plena médula. Además, por la cantidad de deposiciones que acumulaba en el intestino y lo llena que se encontraba la vejiga, se calcula que el animal llevaba herido entre cinco y seis días. “Además, la herida estaba cicatrizando”, apunta Carmina González.

Aunque este pasado lunes día 13 se plantearon operarlo, la cirugía era muy complicada por la situación en la que se encontraba la bala, que le seccionaba completamente la médula. “Los daños podían ser hasta mayores”, comenta Carmina.

Como el animal se encontraba muy débil, tras pasar la noche en observación y administrarle los perceptivos medicamentos para bajar la inflamación con la esperanza de recuperar sensibilidad en las patas, no se logró mejoría ninguna. Dado que el gato no comía, no bebía, no defecaba y estaba paralizado, el martes se decidió eutanasiar al animal para que no sufriese más.

Radiografía del gato tras el disparo. Radiografía del gato tras el disparo.

Radiografía del gato tras el disparo.

Se trataba de un macho de unos once meses que era bien conocido por otra persona que alimentaba a una colonia felina cercana. “Ella cuidaba a la hermana y también a la madre, que hace unos meses apareció también con un fuete golpe que le impedía mover normalmente las patas traseras, aunque logró recuperarse”, comentaba a este periódico la voluntaria de Por Patas.

La asociación tiene previsto llegar hasta el final con este caso, que han empezado a mover en redes sociales para buscar la colaboración ciudadana y conseguir cualquier pista que pueda apostar información sobre el autor del disparo.

El macho de unos once meses era bien conocido por una voluntaria que alimentaba a una colonia felina cercana

“Necesitamos llegar al máximo número de personas. Por favor, necesitamos testigos. Si sabes algo, ponte en contacto con #porpatas. Vamos a ir hasta el final. Un ser anda con una escopeta. Ayer fue un gato de colonia, mañana puede ser el perro del vecino que le molesta, el niño que grita en la calle. ¡No puede quedar impune!”, publicaba la asociación en su página de Facebook.

“Ha tenido que sufrir mucho durante esos cinco días herido hasta que lo llevamos al veterinario, con el intestino paralizado y sin poder alimentarse”, cuenta la voluntaria sobre la agonía del felino, que tienen previsto denunciar a las autoridades pertinentes en los próximos días aunque la Policía Local de Granada ya se ha interesado en el asunto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios