Billetes de 500 euros

El rastro de los 'Bin Laden'

  • Los bancos no permiten cambiar estos billetes y obligan a ingresarlos en una cuenta para que quede rastro de la operación y pueda ser investigada llegado el momento

Los bancos extreman la vigilancia sobre los billetes de 500. Los bancos extreman la vigilancia sobre los billetes de 500.

Los bancos extreman la vigilancia sobre los billetes de 500.

Un supermercado de una gran cadena en el área metropolitana a las seis de la tarde. Dos clientes pagan sus compras, no gran cosa, una de ellas apenas unas natillas y algún artículo de limpieza, con sendos billetes de 500 euros. 

A finales de enero, el Banco de España dejó de emitir los billetes a los que la sabiduría popular bautizó como los 'Bin Laden' porque todo el mundo sabía de su existencia, pero nadie los había visto.

Estos billetes siguen siendo de curso legal y podrán seguir circulando y utilizándose como medio de pago y como depósito de valor, es decir para comprar y ahorrar.

Sin embargo, los billetes de 500 euros han arrastrado siempre una leyenda negra porque se les ha relacionado como el billete perfecto en las actividades de narcotráfico y blanqueo.

Y en la provincia de Granada, considerada como la capital de la marihuana, cambiar los 'Bin Laden' en los bancos tiene sus limitaciones. Según fuentes bancarias consultadas por este periódico, ir a cambiar a un banco un billete de 500 euros no es sencillo "porque la entidad obliga a ingresar el dinero en una cuenta".

También se pueden ingresar los billetes en un cajero, pero del mismo modo van a una cuenta bancaria, con lo que se "elimina la posibilidad de no dejar rastro de la operación". 

"Si se hace un día y se ingresan 500 euros en una cuenta no pasa nada, pero si se hace de manera recurrente ya se deja un rastro, con lo que se abre un proceso informativo interno en la entidad", explican.

Ahora mismo, en entidades bancarias consultadas por este periódico, no se observa una tendencia a que haya aumentado el flujo de 500 euros, aunque indican que precisamente se puede deber a que los que poseen dinero negro, y en concreto los famosos 'Bin Laden', son conscientes de que es difícil blanquear este dinero a través de las entidades bancarias.

El regulador obliga que, por ejemplo, no se puedan realizarse operaciones de más de 1.000 euros en efectivo por lo estricto de la normativa.

La compraventa de viviendas ha sido siempre un nicho de negocio para blanquear en 'b' los billetes, aunque Hacienda ha extremado la vigilancia. Pero este control tan exhaustivo no se da en los comercios. Aquí "no es un cambio puro" y hay que adquirir algo, pero si el comercio tiene la posibilidad de dar ese cambio "no hay mayor problema". 

De hecho, el cliente del supermercado del área metropolitana que paga su compra tras los dos clientes que abonan su cuenta pregunta al cajero si es normal y responde que se trata de uno de los supermercados de la cadena donde se paga con más 'Bin Laden' en todo el territorio nacional.

Y aunque ha habido cíclicas polémicas sobre si un negocio se puede negar a aceptar estos billetes, lo cierto es que se trata de moneda perfectamente legal, lo que está haciendo que muchos de estos billetes estén aflorado en grandes superficies donde pagar una americana con uno de estos billetes no levanta la más mínima sospecha.

Cuando el Banco de España dejó de emitir los billetes morados España tenía unos 31 millones de billetes de 500 euros, lo que la sitúa en los mismos niveles de 2003. En algún momento, los españoles llegaron a acaparar el 26% de los billetes de esta cantidad, con un pico en junio de 2007 de 113,7 millones. Desde entonces, la cifra se ha reducido paulatinamente.

En todo caso, aún queda un largo camino hasta llegar al modelo que pretende implantar Dinamarca, que inició el camino hacia una sociedad sin efectivo en 2016, eliminando el efectivo de tiendas de ropa, restaurantes y gasolineras con el objetivo de que los daneses puedan salir de sus casas en 2030 sin un solo billete en el bolsillo.

El objetivo es la desaparición de la economía sumergida, el ahorro de costes a empresas en la contratación de personal de seguridad e instalación de circuitos de vigilancia, el control del blanqueo de capitales o la disminución del número de robos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios