Municipal

Las claves de la confluencia de la izquierda en Granada: así está la negociación para presentarse a las elecciones

Cabrerizo y Puentedura serán los candidatos por sus respectivas formaciones.

Cabrerizo y Puentedura serán los candidatos por sus respectivas formaciones. / Antonio L. Juárez / Photographerssports

Aunque para las elecciones municipales queden todavía cuatro meses, ese tiempo, que para el votante puede ser largo y tedioso con una campaña que empezará a bombardear al ciudadano en poco tiempo, para los políticos no es nada, por lo que ya urge que todo el escenario esté definido y el tiempo de más que se tarde en aclarar quién, dónde y con quién se concurrirá a las urnas, puede ir ya en contra de los rezagados. 

Y con esa cuenta atrás, todos los ojos se dirigen ya al lado de la izquierda, en concreto al actual Unidas Podemos, que tiene que deshojar ya la margarita y aclarar su proyecto. El grupo municipal de Unidas Podemos e Independientes, que puede ser llave de gobierno para el bloque de la izquierda, es el único que todavía no tiene cabeza de lista de los que en la actualidad tienen representación en el Ayuntamiento de Granada. De hecho, todavía no está cerrada cuál será la forma final con la que se presente a las elecciones y con quién. Y de sus negociaciones y definición no solo dependen los votos que consiga sino que también tiene la mirada clavada del PSOE, conocedor de que seguramente necesitará sus apoyos para mantener la Alcaldía y consciente de que su indefinición resta. 

La confluencia que en las pasadas elecciones unió a IU, Podemos e Independientes está a día de hoy sin ratificar. Los movimientos en la izquierda alternativa para estas municipales están marcados por el panorama nacional, las relaciones de los partidos, los nuevos proyectos como el de Sumar de Yolanda Díaz y las decisiones que después se tomen en cada Comunidad y en cada provincia. 

El primer movimiento de cara a las nueva cita con las urnas fue la suma de IU (a quien dieron libertad para ir con marca propia o en coalición) con Más País, Iniciativa del Pueblo Andaluz, Vamos Granada y Equo. Una operación con la que se buscaba crear una alianza más grande que la actual confluencia y para la que en un primer momento no se contó con Podemos, en un claro choque de partidos que saben que al final tienen que casarse si quieren conseguir y mantener el grupo propio, pero cuyo camino al altar se hace difícil al tener que decidir quién cede más o quién tiene más peso en esa amalgama de partidos, en la que también entrarán los independientes. Aunque un sector de la izquierda reconoce que las imposiciones no son buenas y se trabajará entre igual, la lucha de partidos es clara.

Y eso es en lo que se está ahora, en terminar de cerrar la incorporación de Podemos a este grupo, para lo que hay una mesa de negociación entre miembros de Podemos y de IU para definir el resultado final. Una vez que se decida, lo que no tiene que llevarles ya mucho tiempo, llegará el turno de la designación del candidato o candidata. Y cada partido aquí volverá a querer posicionar a su cabeza de lista. Aunque el debate en este caso parece que no estará tanto en quién liderará la lista sino en los puestos siguientes, el dos, tres y cuatro (los nombres que podrían salir en un grupo que se mantenga como ahora o gane un concejal más) ya que ahí se luchará por la cuota de poder que supondría tener al portavoz de un partido u otro o que en esos puestos de salida haya más nombres de un bloque que de otro, lo que daría no solo más voz para determinadas decisiones políticas sino también más reparto económico y, en definitiva, poder interno. De ahí que no sean unas negociaciones fáciles.

En cuanto a nombres, lo que se conoce hasta ahora es que Elisa Cabrerizo será la candidata por Podemos y Francisco Puentedura lo será de IU. Por independientes, al anunciar Antonio Cambril (actual portavoz), que no se presentará, la sustitución vendrá por Amparo Sánchez (la cantante Amparanoia). El candidato por Vamos Granada Verdes Equo será Cecilio Sánchez. Unos nombres entre los que hay quien da a Cabrerizo más posibilidad de imponerse en las asambleas posteriores que decidirán al candidato oficial, ya que Podemos hará valer lo que consideran más arrastre de votos que el resto de partidos mientras que IU se agarra también a su ideario y a su fortaleza histórica para liderar el grupo y sus políticas. 

Son conscientes en el grupo de que el tiempo pasa y que tienen que acelerar el paso para comenzar la precampaña y sacar rédito de su trabajo estos cuatro años, más con el poder de aprovechar las políticas que se están aplicando del famoso pacto de 55 medidas sellado con el PSOE y que a ambos les interesa vender para ganar votos de aquí a mayo ante una posible alianza de la izquierda que sume votos en caso de que el resultado electoral no de mayorías suficientes a los grandes partidos para gobernar en solitario. Y en ese escenario, ya sí parece que la marca que resulte de esa confluencia de la izquierda exigiría entrar en gobierno y no quedarse solo en apoyo de investidura.

Así, esa relación que tendrán PSOE y UP hasta las elecciones también será motivo de negociación ya que a ambos les interesa dar imagen de unidad y de proyectos (aunque manteniendo las distancias y sus propios programas) frente a una derecha, que aunque ahora tiene menos poder en la capital, va a poner en la campaña toda la carne en el asador con la candidatura de Marifrán Carazo, la renovación anunciada de listas y un Vox que se agarrará a la moderación de su candidata, Beatriz Sánchez, con quien parece que sería más fácil acordar un posible apoyo de derechas frente a otros nombres del pasado como Onofre Miralles.

El escenario está por tanto aún abierto aunque ya en tiempo de descuento para tener fijos a los candidatos, los partidos y los posibles bloques de cara al 28 de mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios