Granada

La contaminación en Granada baja a los niveles de 1989 por el estado de alarma

  • El Ayuntamiento estudia restricciones de tráfico para cuando acabe el confinamiento

La contaminación en Granada baja a los niveles de 1989 por el estado de alarma

La contaminación en Granada baja a los niveles de 1989 por el estado de alarma

Granada ha experimentado tras la declaración del estado de alarma originado por la pandemia del COVID 19 los valores más bajos de contaminación atmosférica  registrados en la ciudad desde 1989, fecha de la instalación de los primeros medidores de calidad ambiental, con un descenso de hasta el 62 por ciento en N02 (dióxido de nitrógeno) en la Estación Granada Norte, un instrumento destinado especialmente a las mediciones de la incidencia del tráfico en la calidad del aire de la ciudad. 

Así lo ha manifestado  en comparecencia de prensa telemática la concejala de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Granada, Pepa Rubia, quien, durante la presentación de un estudio realizado por el Área de Medio Ambiente sobre la calidad del aire tras la declaración del estado de alarma, ha indicado que las magnitudes reflejan que, “pese a las tristes circunstancias que lo han motivado”-ha puntualizado-  evidencian que existe una vinculación directa entre el tráfico y las emisiones y arrojan resultados “útiles para la toma de decisiones por parte de las áreas de Medio Ambiente y Movilidad que ya estaban estudiando restricciones de tráfico para reducir las emisiones contaminantes y tan dañinas para nuestra salud”. 

En este sentido, ha puntualizado que se ha detectado un “importante” descenso de las emisiones contaminantes producidas por el tráfico, como son los dióxidos de nitrógeno N02 y las partículas PM10, registrándose en el caso de las primeras un descenso del 62 por ciento y de las segundas un 31 por ciento en la citada Estación Granada Norte.

 La concejala, quien ha reiterado que en Granada los dióxidos de nitrógeno N02 y las partículas PM10 constituyen los principales contaminantes que superan los objetivos de calidad, ha indicado que el estudio se convierte en una “herramienta de gran utilidad, en la medida en que nos va a facilitar, el estudio, junto al área de Movilidad, para la adopción de posibles restricciones de tráfico para reducir las emisiones contaminantes, que son tan dañinas para la salud de los granadinos”.

La concejal Pepa Rubia. La concejal Pepa Rubia.

La concejal Pepa Rubia.

 El estudio, realizado con datos registrados en las estaciones de Granada Norte, considerada de tráfico al estar influenciada por los flujos de la circulación se ha realizado en base a tres periodos de tiempo, referidos el primero del 1 de enero al 13 de marzo; el segundo del 14, día en el que se decretó el Estado de Alarma, al 30 de marzo, y el tercero hasta el día que finalizó el decreto de paralización total de la actividad económica”.

 Según ha explicado, el análisis de los datos arroja que en la Estación Granada Norte, en la que la emisión de NO2 a fecha de marzo se redujo un 5 por ciento, ha experimentado tras la declaración del estado de alarma una bajada de esta magnitud de un 62 por ciento, si bien del 14 de marzo al 29 fue del 68 por ciento, mientras que del  30 de marzo al 12 de abril disminuyó al 55 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios