Crisis del covid-19

La crónica del Gobierno de lo que ocurrió en Granada la noche del Viernes Santo en pleno estado de alarma

  • Además de intervenir en la Catedral, la Policía se personó en la iglesia del Santo Ángel Custodio

  • Los agentes recibieron quejas vecinales por la presencia de fieles "en al menos cuatro" templos

  • El arzobispo informó por "mensajería" a los sacerdotes de que oficiaran sin feligreses

La Policía Nacional intervino en la Catedral y el la parroquia del Santo Ángel Custodio. La Policía Nacional intervino en la Catedral y el la parroquia del Santo Ángel Custodio.

La Policía Nacional intervino en la Catedral y el la parroquia del Santo Ángel Custodio. / Antonio L. Juárez / Photographerssports

La Policía Nacional no sólo intervino en la Catedral de Granada el pasado Viernes Santo, en pleno estado de alarma, para desalojar a una veintena de fieles que se congregaron para seguir los Santos Oficios. Según la respuesta del Gobierno a la petición de información por parte del Grupo Parlamentario Vox, los agentes se personaron también en la iglesia del Santo Ángel Custodio, en el barrio del Zaidín, según detalla la réplica del Ejecutivo. Además, alega que se recibieron quejas vecinales por la concurrencia de fieles "en al menos cuatro iglesias" de la capital.

En el documento con la contestación se indica que aquella noche del 10 de abril "la Jefatura Provincial de Policía de Granada recibió varias llamadas, a través del Centro Inteligente de Mando de Comunicación y Control 091 (CIMACC) en las que algunos vecinos denunciaban la acumulación de personas en al menos cuatro iglesias de la capital, en las que se celebraban oficios".

"Conviene mencionar que en ese momento estaba en pleno vigor el estado de alarma decretado", recuerda el Gobierno. "Ante ello, dado el altísimo riesgo de contagio que suponía la asistencia de muchas personas a un acto religioso (muchas de ellas de alto riesgo por su edad), la Comisaría Provincial de Policía de Granada, dispuso que se informara a los sacerdotes del riesgo que suponía e informó a la subdelegada del Gobierno [Inmaculada López Calahorro] solicitándole que contactara con el arzobispo", monseñor Martínez.

"Posteriormente, la subdelegada del Gobierno informó al comisario Provincial que el arzobispo había entendido el riesgo que suponía tal actividad, ordenando por mensajería a los sacerdotes que oficiaran sin feligreses", apunta la respuesta sobre lo ocurrido aquella noche. "En ningún momento se trató de impedir la celebración de ceremonias religiosas, sino de evitar el grave riesgo para la salud pública que se estaba produciendo en muchas iglesias".

"Además, hay constancia de que la Policía Local de Granada realizó idéntica actuación, esa misma tarde, en la Parroquia del Santo Ángel Custodio en el barrio del Zaidín", abunda la réplica dada por el Gobierno, que destaca que la actuación policial "no venía marcada por prejuicio religioso alguno, sino por preocupación por la salud y el interés general de los ciudadanos".

La actuación policial provocó las críticas de grupos parlamentarios como el de Vox, que preguntó al Gobierno por la actuación policial en aquella noche. Además, la Asociación Española de Abogados Cristianos denunció ante el juzgado los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios