Entrevista Victoria Eugenia Pineda | Presidenta provincial de CSIF Granada

"Tenemos muchas denuncias para revocar ERTES por no cumplir los requisitos"

  • La líder de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios exige reforzar la administración pública, recuerda el derecho a la desconexión digital y aboga por un cambio de modelo de ciudad

Victoria Eugenia Pineda (Alcaudete, 1974), fotografiada en el interior de la sede de CSIF Granada. Victoria Eugenia Pineda (Alcaudete, 1974), fotografiada en el interior de la sede de CSIF Granada.

Victoria Eugenia Pineda (Alcaudete, 1974), fotografiada en el interior de la sede de CSIF Granada. / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

Se inició en el sindicalismo de "manera casual". Victoria Eugenia Pineda (Alcaudete, 1974), presidenta provincial de CSIF Granada, se afilió a la Central Sindical Independiente y de Funcionarios cuando terminaba la carrera de Magisterio. Alguien le habló de un sindicato independiente donde podía recibir cursos y ser asesorada a nivel laboral. Pineda, una de las primeras profesoras que solicitó jurídicamente el reconocimiento de sexenios como interina, fue elegida para representar a CSIF en el sector de la educación. "Me gustaba el mundo sindical y vi que se podían hacer bastante cosas", recuerda la docente afincada en Granada. El año pasado pasó a ser la representante del CSIF en la provincia. "Soy una persona comprometida, me gusta trabajar con independencia y cuando me lo propusieron, no me lo pensé", reconoce la sindicalista de fondo vinculada a este mundo desde hace más de 15 años (y con energía para otros 15 más como mínimo). Nos atiende de forma cordial en su despacho donde no falta el gel hidroalcohólico, las mascarillas y los dos metros de distancia de seguridad al hacer la entrevista.

-Los sanitarios han trabajado sin protección, expuestos a sobrecarga laboral y estrés durante la crisis. ¿Qué quejas os han llegado?

-Hemos abanderado el movimiento sindical en esta crisis. Nuestro presidente nacional pidió que se decretara el estado alarma dos días antes de que se decidiera porque Madrid ya estaba colapsado. Fuimos los primeros en denunciamos al ministro de Sanidad, Salvador Illa, por la falta de protección que sufrían los trabajadores. También lo hemos hecho a nivel andaluz y a nivel local. La Inspección de Trabajo dio la razón a CSIF Granada en la demanda contra la Delegación Territorial de Salud por no dotar de protección a los profesionales. Hemos mandado a nuestros sanitarios a la guerra sin armas. Ha sido una auténtica locura, muy duro. Nuestros delegados sindicales nos ha transmitido que la gente tenía miedo. Tenemos una sistema sanitario público muy bueno, mermado por muchos años de recortes tanto de unos que de otros. Nuestra sanidad hubiera afrontado con más garantías la crisis si la gente hubiera estado en condiciones. Se negó la evidencia hasta que ya estábamos infectados. La gente ha estado desprotegida y desamparada, con una obligación de trabajar sin medios.

La sindicalista durante un momento de la entrevista. La sindicalista durante un momento de la entrevista.

La sindicalista durante un momento de la entrevista. / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

-¿Han pedido a las administraciones alguna recompensa en forma de retribución o tiempo de descanso para estos profesionales?

-Se ha pedido todo lo que estaba a nuestro alcance. Lo primero que exigimos y que ellos se comprometieron era que iban a dotar de 50.000 sanitarios más para afrontar esta crisis. Faltan 20.000 por colocar. Eso hubiera aliviado mucho. Es una promesa incumplida. Tienen que aumentar las sustituciones de verano. Se sigue manteniendo la misma dotación de personal que otros años. Con 20.000 personas eso es lo de todos los años. No alivia. Si lo que queremos es prever otro brote. Los circuitos limpios no se hacen solos. Necesitas sobredotar. Hemos visto una falta de previsión desde el principio que ha puesto en riesgo a los sanitarios. Es una situación excepcional, pero ya había signos para decir: "Oye, vamos a reforzar". No sólo hablamos de sanitarios. Ha habido trabajadores como los carteros o los funcionarios de Justicia que no han tenido material. Hemos denunciado a varias empresas de seguridad privada por tener a sus trabajadores desprotegidos.

-Esta crisis ha dinamitado la economía española, sostenida en buena medida por el sector servicios. ¿A qué modelo de ciudad y de provincia aspira Granada?

-Tuvimos la oportunidad de reunirnos con el alcalde, Luis Salvador, para hablar de esto. Llevamos años pidiendo entrar en el diálogo social y CSIF no está por cuestiones políticas. Partimos de la base de que hay que reforzar el sector públicos. Y que eso sirva de motor para fomentar la economía. Abogamos por un cambio de modelo. Tenemos un campus de la salud espectacular y admirando a nivel internacional, pero no acabamos de despegar. La cuestión biosanitaria debe despegar. Tenemos el puerto de Motril. Le pedimos que apuesten por otro modelo y que desvinculen Granada de la ciudad turística. Que no hay que abandonarlo, pero tenemos que abrir el campo. Ahora estamos indefensos.

-Sobre todo en el sector turístico y hotelero donde muchas veces se trabaja en condiciones laborales precarios o se paga directamente en negro.

-Estaremos vigilantes. Ahora mismo hay que apoyar a la empresa para que no caiga. No hablamos de empresarios o trabajadores. Aquí vamos al unísono: empresa y trabajadores. La administraciones tendrá que ayudar a las empresas para que pueda con sus cargas fiscales siempre con el compromiso de contratos dignos.

-El otro día leía que la mayoría de empleadas del hogar sigue pendiente de cobrar el subsidio extraordinario de desempleo. ¿Cómo lo está pasando este colectivo?

-Con las empleadas del hogar hemos luchado para que tengan ese reconocimiento porque trabajaban en precario. Yo voy a la defensa de la mujer en este ámbito laboral. Ahí hemos visto una realidad… Han sido perjudicadas directamente. La mayoría estaban en precario y ahora nos veían reconocidos sus derechos. La mayoría de empleadas lo está pasando muy mal. Hay muchísima gente que no ha cobrado. Estaban totalmente desprotegidas. Ahí tenemos que seguir incidiendo. Desde el departamento de privada y de igualdad se está luchando mucho por su integración y que se regularice esta situación.

Un primer plano de la presidenta de CSIF Granada. Un primer plano de la presidenta de CSIF Granada.

Un primer plano de la presidenta de CSIF Granada. / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

-El CSIF reclama "un plan que refuerce los servicios públicos". ¿Se han dado muchos pasos atrás en materia de derechos laborales del funcionarado público estos meses?

-Vamos a luchar porque no se toquen los sueldos de los funcionarios públicos. En la pandemia ha pillado todo esto a contrapie y sin una dotación de recursos de ningún tipo. Nadie estaba preparado para el teletrabajo. En el caso de la docencia, hemos exigido que se evite la burocracia. Si además de estar conectado con los alumnos cada uno con sus medios, imagínate estar hasta arriba de burocracia. ¿Cómo se van a incorporar ahora los profesores? ¿Qué medidas de seguridad hay? ¿Y los alumnos qué? Ya han dicho que no se incorporan este curso.

-¿Cómo va a asegurar la Junta que se cumplan los dos metros de distancia de seguridad si no se baja el ratio de alumnos por aula?

-Seguimos luchando por eso. Es nuestro caballo de batalla desde hace hace tiempo. Consideramos fundamental la bajada de ratio. Ahora y antes. Lo que no nos parece de recibo este globo sonda que se lanza, que si se incorpora la mitad. ¿Cómo se gestiona el profesorado? Vamos a hacer un plan con garantía.

-Los maestros y profesores han tenido que adaptarse al teletrabajo en un tiempo récord y sin formación. ¿Muchos de ellos han padecido estrés y sobrecarga laboral?

-Ayer se desarrolló un seminario online destinado a los docentes andaluces contra el estrés en época del Covid-19. Hay gente que lo ha pasado francamente mal. Hay gente preparada tecnológicamente y otra que le ha pillado fuera de juego. Se han tenido que subir a un carro que no conocían en seguida. Encima con unas garantías de una enseñanza que tienes detrás alumnos, padres y una sociedad que está vigilándote. Ha habido mucho estrés. Otra de las cosas que entendemos debe de acometer la administración o la empresa privada es el tema de la desconexión digital. Conocemos trabajadores que a las nueve de la noche de un viernes recibían instrucciones.

-Pintan el teletrabajo como la panacea, pero a la hora de conciliar estos meses no ha ayudado mucho.

-Lo que hemos tenido no ha sido un teletrabajo bien organizado sino un batiburrillo. Hemos tenido que convivir con los niños. No se ha dado la situación de que estuvieran en el colegio y yo trabajara desde casa, y conciliara determinada aspectos. Hemos salvado los muebles y hemos teletrabajado 24 horas con la familia en casa. Esto ha sido un amago de. Si se regular el teletrabajo seguro que tiene sus aspectos positivos. La filosofía estos meses ha sido: "Trabaja como puedas mientras que tus niños estudian en la habitación de al lado".

La profesora y sindicalista en su mesa de trabajo. La profesora y sindicalista en su mesa de trabajo.

La profesora y sindicalista en su mesa de trabajo. / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

-¿Os han llegado muchas denuncias de trabajadores por ERTES fraudulentos?

-Lo que hemos considerado que no era ERTE lo hemos denunciado. La prueba está en que tenemos muchas denuncias para revocar esos ERTES o para pedir que no se realicen porque no consideramos que cumplan los requisitos. Tenemos que ser conocedores de los casos para denunciar. Denunciamos el ERTE de Rober por ejemplo.

-¿Qué opinan sobre el recién aprobado ingreso vital mínimo?

-En momentos de crisis tan graves debe de haber una garantía para que la gente que lo necesita tenga para sobrevivir y remontar. Entendemos que la administración no debe subvencionar eternamente, sino desarrollar un plan de empleo para que esa gente se vaya integrando en el mercado laboral. Lo entendemos necesario, sí. Pero no es un ministerio de subvenciones, es un ministerio de empleo.

-¿Para qué sirven los sindicatos?

-Hemos tenido el reconocimiento de la sociedad y de los trabajadores. Somos el único sindicato multisectorial profesional e independiente. Hemos denunciado en ámbitos nacionales, regionales y locales. No nos importa el signo político de las administraciones. Hemos tenido una actividad frenética mediante teléfono, correo electrónico, WhatsApp o en físico. Hemos hecho hasta de psicólogos porque ha venido gente que lo estaba pasando muy mal. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios