Botellón en Granada

47 denuncias por alcohol y drogas en un maratón de botellones de inicio de curso

  • Septiembre comenzó con una concentración de unas 2.000 personas en la rotonda junto a Neptuno

  • La Policía Local destina una unidad fija en la zona para evitar nuevas concentraciones de jóvenes para beber en la vía pública

Imagen de archivo de una intervención de agentes de la Policía Local de Granada. Imagen de archivo de una intervención de agentes de la Policía Local de Granada.

Imagen de archivo de una intervención de agentes de la Policía Local de Granada. / R. G.

El mes de septiembre se estrenó en Granada capital con tres intensos días de control del botellón en la zona próxima a la rotonda del centro comercial Neptuno por parte de los agentes de la Policía Local.

Fuentes de este cuerpo indicaron que en los tres primeros días laborables del mes –entre la noche del lunes día 2 y la madrugada del miércoles al jueves 8– los agentes tramitaron un total de 47 denuncias tanto por consumo de alcohol en la vía pública como por tenencia de sustancias estupefacientes. Estas mismas fuentes indicaron que el día más complicado fue el martes de la pasada semana. Esa madrugada en concreto y en la citada zona se reunieron unas 2.000 personas, según el cálculo ofrecido por la Policía Local.

La ordenanza prevé sanciones de hasta 300 euros por beber en la vía pública

El repunte de la práctica del botellón la pasada semana dio su primer aviso serio en la madrugada del lunes 2 al martes 3 de septiembre. En esa noche se tramitaron seis denuncias por consumo de alcohol en la calle. La madrugada del martes al miércoles se saldó con otras 20 denuncias por hacer botellón en la vía pública y otras ocho por tenencia de estupefacientes.

La siguiente madrugada –la del miércoles al jueves– también se requirió de la presencia de los agentes en la zona. La noche finalizó con ocho denuncias por botellón y otras cinco por tenencia de estupefacientes. En total, entre las tres noches, se tramitaron 34 denuncias por beber en la calle y otras 13 por tenencia de droga. 47 en total. Entre los denunciados, según fuentes policiales, no hubo ningún menor, aunque no de descarta su presencia en los grupos que se dieron cita en las inmediaciones del centro comercial para hacer botellón.

Dada la situación de la pasada semana y puesto que ya han comenzado las clases en la Universidad de Granada –con lo que la vida estudiantil retoma el pulso con unos 47.000 estudiantes de grado, de los que un 47% procede de fuera de la provincia y un 8% son extranjeros, según los datos de la última memoria de la UGR– la Policía Local destina una unidad de forma “fija” a la zona en la que se han dado los primeros episodios de botellón con el fin de atajar la situación. La concentración de jóvenes propició incluso que los vecinos dieran aviso por teléfono a la Policía Local. Las clases en los institutos comenzarán el próximo día 16.

Los vecinos de la zona dieron aviso de la concentración a los agentes de la Local

Esta unidad permanecerá desde última hora de la tarde hasta bien entrada la noche en las calles aledañas al centro comercial. Desde la Policía se indica que el resto de unidades policiales también prestarán servicio en las inmediaciones pero una unidad sí estará de forma permanente. Las mismas fuentes también apuntan a que desde la madrugada del pasad miércoles al jueves no se han producido más episodios de botellón, ni en la citada zona ni en otros puntos de la ciudad, aunque sí se han detectado “grupúsculos” de personas en algunos puntos del Albaicín. Estas pequeñas reuniones requirieron de la presencia policial tras el aviso de vecinos molestos por la intensidad de las conversaciones.

Según las fuentes de la Policía Local, no se han registrado en estos primeros días de septiembre incidencias relacionadas con fiestas en pisos.

La ordenanza reguladora, de 2017, tipifica como sanción leve “la permanencia y concentración de personas que se encuentren consumiendo bebidas o realizando otras actividades que pongan en peligro la pacífica convivencia ciudadana”. Las infracciones leves son sancionadas “con apercibimiento o multa de hasta 300 euros”. Las sanciones se gradúan en una escala que va de apercibimiento mínimo –con sanción que va de los 100 a los 166 euros– a medio –de 167 a 234 euros– y puede llegar a máximo, con multas que oscilan entre los 235 y los 300 euros.

La rotonda del comercial Neptuno se convirtió en un punto recurrente para el consumo de alcohol tras el cierre del botellódromo, recinto habilitado precisamente para acoger estas concentraciones, sobre todo las noches de los fines de semana, y evitar la dispersión del consumo de alcohol en la capital. Se clausuró en 2016 y su cierre propició que se realizaran concentraciones en distintos puntos de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios