Granada

Los científicos alejan la preocupación por el legendario volcán de Sierra Elvira en Granada

  • El origen del enjambre sísmico previo a la erupción en La Palma nada tiene que ver con los terremotos de Granada

  • El imaginario colectivo sigue convencido de que el conjunto montañoso es de origen volcánico

Los científicos alejan la preocupación por el legendario volcán de Sierra Elvira en Granada

Los científicos alejan la preocupación por el legendario volcán de Sierra Elvira en Granada / JESÚS JIMÉNEZ / Photographerssports

La actividad sísmica se ha convertido en algo característico de Granada en los últimos meses debido a las constantes sacudidas del enjambre sísmico que tanto preocupó a los granadinos y que causó daños en los epicentros donde tuvieron origen, como la localidad de Santa Fe. La isla canaria de La Palma sufrió durante el domingo la erupción de un volcán y muchos miraron con preocupación a Sierra Elvira, donde se encuentra un mito volcánico, pero nada más: "En Granada no hay volcanes ni se les espera", explica el catedrático de la Universidad de Granada e investigador del Instituto Interuniversitario Andaluz de Geofísica y Prevención de Desastres Sísmicos Jesús Ibáñez.
"La gente piensa que Sierra Elvira es un volcán porque tiene una forma cónica y tiene además una sima y aguas termales", aunque no es la única razón por la que el magma se ha colado en el imaginario granadino.  Y es que el periódico estadounidense The New York Herald Tribune publicó una información sobre el origen de los terremotos en Granada que ha moldeado el pensamiento sobre la provincia desde entonces. Tan sólo dos días después del enorme terremoto de Albolote el 19 de abril de 1956, este diario publicó un texto en el que se teorizaba con una cueva en Sierra Elvira, de la cual emanaban corrientes de aire, fuego y piedras de la conocida como Raja Santa, esta es la sima a la que hace referencia el profesor Ibáñez. Las sucesivas investigaciones desmintieron esta información.
"Sierra Elvira no es un volcán, la composición de su roca es caliza, es decir, de restos óseos y minerales de hace ya mucho tiempo, por lo que no tiene nada que ver" aunque "el granadino siempre ha pensado en este lugar como una zona de origen volcánico, pero no tiene nada que ver".
Respecto a las aguas termales que emanan de Sierra Elvira, Ibáñez explica que se debe a que "el interior de la tierra va creciendo en temperatura conforme nos acercamos al núcleo, a dos kilómetros de profundidad la temperatura de la tierra puede ser de 250 a 300 grados, un agua que salga a 50 grados, por ejemplo, a 500 metros de profundidad es lo que forma estas aguas. El azufre forma parte de la composición mineral del interior de la tierra, por lo que ese agua toma las sales minerales del interior de la tierra, y por tanto sale a la superficie caliente".
Por tanto, la asociación de aguas termales a la presencia de un volcán es una concepción errónea que se debe al desconocimiento general de la geología por parte de la población: "Pensamos que todas las aguas termales están asociadas al volcanismo y no es así, basta que sean aguas profundas que han encontrado una debilidad como fracturaciones y que salen desde el interior a la superficie"
Muchos granadinos han relacionado el suceso de La Palma con un posible incidente de características similares en Granada debido a que el volcán ahora en erupción comenzó con un enjambre sísmico que hizo temblar la isla durante los días previos, sin embargo, tan sólo encontramos una similitud entre ambos sucesos: "un enjambre sísmico es la ocurrencia simultanea en el espacio y en el tiempo de un número muy elevado de terremotos, ese es el único parecido entre el enjambre sísmico de La Palma y el de Granada", explica Ibáñez.
La diferencia, por tanto, está en la acumulación de energía que provoca los terremotos, "la energía se acumula en nuestro caso por cuestiones tectónicas, es decir, el movimiento diferencial de placas y la dinámica de la corteza terrestre, mientras que en el enjambre sísmico de la palma, la acumulación de energía viene asociada al movimiento y ascenso del magma junto con los gases que se están emitiendo, que de hecho, fueron lo primero en salir", diferencia el catedrático de la Universidad de Granada.
Actualmente, la provincia se encuentra fuera de peligro según Ibáñez porque "tenemos un volcanismo antiguo, extinto hace miles de años, el Cabo de Gata, toda la costa levantina, almeriense y murciana, casi llegando al sur de Alicante, fueron zonas volcánicas, tenemos las playas de Agua amarga, la playa de las Negras, Pulpí, la Manga del Mar Menor, son las zonas más cercanas donde podemos encontrar volcanes, pero ya extintos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios