Granada

La docencia virtual de la Universidad de Granada (UGR), en entredicho tras un fallo durante un examen que se hace viral

  • La caída del servidor en mitad de una prueba, unida a las deficiencias en la docencia online, provocan que la comunidad de estudiantes haga trending topic el hashtag #VergUGRenza para denunciar su situación

Fachada del Hospital Real, sede del Rectorado de la UGR. Fachada del Hospital Real, sede del Rectorado de la UGR.

Fachada del Hospital Real, sede del Rectorado de la UGR. / Carlos Gil

Profesores "que aún no han dado docencia, sino que mandan PDF y Powert Point desde que empezó el estado de alarma", exámenes online "sin igualdad de condiciones y con más perjuicio para los estudiantes" que cuando se hacían de forma presencial, problemas de los docentes para impartir las clases virtuales y una plataforma totalmente colapsada que deja a medias un examen. Todas estas cuestiones han ido derivando en un hartazgo por parte de la comunidad estudiantil de la Universidad de Granada (UGR) que ha llegado hasta el punto de haber convertido en trending topic nacional el hashtag #VergUGRenza, una etiqueta que ha puesto de relieve las contradicciones entre la institución académica y su alumnado. Todo ello tras este hashtag cuyo detonante final ha sido la caída del servidor universitario durante un examen.

Fuentes de la Universidad de Granada han confirmado a este periódico que se ha tratado de un "fallo temporal" en la Plataforma de Recursos de Apoyo a la Docencia (PRADO) que a mediodía ya había sido resuelto: "El sistema que se utiliza para la enseñanza online nos ha dado un fallo esta mañana que se ha resuelto al cabo de unos minutos", según han señalado desde la Universidad de Granada, que enmarcan el error en un pico de usuarios conectados que no ha podido asumir el sistema.

"Al principio de esta crisis del coronavirus se duplicaron los servidores y ahora se están reforzando los que están en funcionamiento", han afirmado desde la UGR, que en todo caso comprenden el revuelo causado entre los alumnos y califican de "normal" su reacción. En este sentido, desde la UGR inciden en que se han dado instrucciones al profesorado para que sean flexibles ante el fallo del sistema en una jornada de exámenes, controles y subida de trabajos.

Sin embargo, desde el colectivo estudiantil consideran que el fallo del sistema solo ha sido una gota más para colmar un vaso que ha hecho que nazca #VergUGRenza. "Hace semanas que muchos estudiantes pedían que se creara la etiqueta y por eso se ha iniciado ese duro hashtag, porque hay profesores que no han hecho bien su trabajo", explican en declaraciones a Granada Hoy, desde la plataforma Unión Granada Enfurecida (@uGREnfurecida_), una cuenta que nació en el año 2012 con el fin de intentar resolver las dudas de los estudiantes, así como de ayudar a los alumnos a realizar, de modo formal, las quejas que consideren oportunas, y que ha servido de altavoz para los miles de estudiantes de la UGR.

"Desde que comenzó el confinamiento, es cierto que desde la UGR han tenido muy buenas palabras con nosotros y que por último se han portado muy bien, pero desde un primer momento la Universidad no se pronunció respecto a evaluación y docencia", explican desde Unión Granada Enfurecida, un hecho que ha propiciado múltiples deficiencias y, por ende, la indignación de prácticamente la totalidad del alumnado.

"Lo que no se entiende es que la UGR lance un plan de contingencia muy tarde. Comprendemos que tuvieran que tratarlo con todos los departamentos y profesorado, entendemos que es difícil y hay muchos profesores que están ayudando al alumnado, pero hay una minoría que lo está perjudicando gravemente", relatan desde la plataforma, algo que ha provocado que "los estudiantes piensen que la Universidad ha sido muy templada y suave  respecto al profesorado con este plan de contingencia, puesto que habla de considerarse, de que las cosas se deben hacer", sin que realmente haya "unas reglas" que hagan que los alumnos se encuentren en igualdad de condiciones respecto a la modalidad presencial.

Un ejemplo de ello se encuentra en los exámenes, lo cual precisamente ha sido uno de los detonantes de que el #VergUGRenza llegue a lo más alto de top nacional de tendencias en Twitter. "El profesorado sigue haciendo exámenes y son muy difíciles e imposibles, no a nivel de contenidos, sino a nivel práctico para su realización", explican desde @uGREnfurecida_.

"Tan solo hay 30 segundos para responder a cada pregunta y en ellos tienes que leer muy bien la pregunta, las opciones, pensarla, razonarla y marcar la respuesta. No hay tiempo para hacerlo y no se puede volver atrás en la mayoría de exámenes, algo que sí puede hacerse en la modalidad presencial en la que, además, hay dos horas para realizar ese mismo examen", destacan desde la plataforma.

Además denuncian que "hay una especie de recelo por parte de profesores que piensan que nos vamos a copiar, como si nosotros hubiéramos propiciado este escenario", cuando entienden que debería, a su entender, de apostarse por un sistema que, al menos, "permita que los exámenes tipo test tengan una duración determinada y que el alumnado pueda avanzar o retroceder en las preguntas al menos en algunas ocasiones, para favorecer que se pueda sentir cómodo en este tipo de pruebas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios