¿Era un espía el kurdo detenido en Granada en el mismo hotel donde dio el mitin Pedro Sánchez? El extraño caso del kurdo Nasir T

  • ¿Había un mensaje del líder del PKK, Abdulá Öcalan para el líder del PSOE y cuyo ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha subido a líder de la UE en su política exterior?

Ola de protestas de los kurdos de Siria para protestar por los ataques turcos en la frontera Ola de protestas de los kurdos de Siria para protestar por los ataques turcos en la frontera

Ola de protestas de los kurdos de Siria para protestar por los ataques turcos en la frontera / Efe

La casualidad en materia de seguridad, espionaje e inteligencia con contrainteligencia da para muchas novelas que –cómo no– hunden sus raíces en la vida real donde como mucho es la casuística la que prende la noticia. El ciudadano turco, pero kurdo por la gracia de Allah, Nasir T. (no ha trascendido su nombre completo) fue detenido en una operación policial al encontrarse hospedado en el mismo hotel donde el presidente en funciones del gobierno de España, Pedro Sánchez, iba a realizar un mitin de reafirmación socialista.

Para el gobierno de Ankara, Nasir T., es un activista del ilegal (en Turquía) Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una fuerza política de resistencia antiturca que aspira a liberar el Kurdistán de la ocupación otomana. El Kurdistán es un territorio mayoritariamente inmerso en el sureste de Turquía (capital en Diyarbakir) pero que también se extiende por el norte de Siria e Irak. La actividad del PKK es histórica y para el presidente turco, Recep Tayipp Erdogán, el PKK y todo cuando se mueva en torno suyo es puro terrorismo y en base a su legislación dictó para Interpol orden de busca y captura internacional contra Nasir T., que como ya saben fue detenido en Granada en mala hora por la seguridad española.

Tras la sorpresa, el ciudadano turco –pero rebelde kurdo– resulta que tiene su residencia en Limassol (Chipre), pero que a su vez está asilado en Austria al concederle el gobierno de Viena un estatus de refugiado político. Y tras ser trasladado a la Audiencia Nacional en Madrid, ha sido puesto en libertad. Las fuentes oficiosas de esta "casualidad" en Granada donde "todo es posible" citan que a sus 60 años, Nasir T, estaba de vacaciones en la ciudad de la Alhambra y añaden la "casualidad" de encontrarse en el mismo hotel donde Pedro Sánchez iba a dar su mitin.

Pero hay flecos que no se terminan de aclarar dado que, mira por donde qué casualidad, la Unión Europea (UE) va camino de nombrar al ministro de Asuntos Exteriores en funciones del Gobierno de España, Josep Borrell, como el responsable máximo de su política exterior. Y por si fuese poca la "casualidad", al mismo tiempo, el presidente de EEUU, Donald Trump, anunciaba la retirada inminente de sus tropas estacionadas ilegalmente en el Kurdistán sirio y turco.

Josep Borrell Josep Borrell

Josep Borrell / EFE

Estas dos noticias unida a la intermediación de Iraq para que Irán y Arabia Saudí acerquen posiciones y cierren la crisis de agresividad mutua (que choca en Yemen, Líbano, Siria e Iraq) dejaba a Turquía las manos libres para, una vez salidas las fuerzas ocupantes norteamericanas del Kurdistán sirio e iraquí, pasar a la ofensiva militar ya que las milicias kurdas han sido muy leales a favor de Washington en su geopolítica permitiéndoles estacionarse con seguridad en sus acciones militares contra algunos grupos yihadistas, pero también impidiéndole a los gobiernos de Damasco y Bagdad reconquistar sus territorios kurdos.

El abandono de Trump, calificado de "traición" por las milicias kurdas, ponía a la resistencia antiiturca en el candelero y al PKK, el partido de Nasir T., en la palestra europea. Pues la UE mantiene con Turquía (aliado OTAN) varias serias divergencias siendo la de la actividad kurda democrática en el exterior una de ellas. Por ello Nasir T., es un refugiado político bajo la protección del gobierno de Austria, que pese a ser señalado por Turquía como "terrorista", la UE no le encuentra esa siniestra actividad y por ello, tras su detención en Granada, ya goza de libertad como "refugiado por razones de persecución política" (por parte de Turquía).

Esta detención de Nasir T., en Granada, no es casualidad y de casuística puede si el objetivo de su detención era llamar la atención de Turquía para que viese la efectividad de la policía española en materia de terrorismo y con ello también cumplimentar oficialmente la orden de detención dictada por los tribunales turcos contra Nasir T., salvando con ello los muebles frente al posible enfado del Estado turco por no extraditarlo al instante tal como marca la ley.

Lo que trajo a Granada al ciudadano turco-kurdo bajo protección de Austria es una clasificación muy confidencial o secreta

Luego, comprobado en la Audiencia Nacional su registro como refugiado político de Austria –país miembro de la UE–, el Gobierno en funciones de España, lo pone en libertad sin cargos por entender que su actividad no constituye peligro alguno. Así lo que en principio aparentó actividad terrorista se ha transformado en actividad política (no estaba en Granada solo par disfrutar de la misma) y el hecho de que haya salido a la luz semejante trueque de los servicios de inteligencia, ya nos dice que lo que trajo a Granada al ciudadano turco-kurdo bajo protección de Austria es una clasificación muy confidencial o secreta para la seguridad del Estado.

¿Había un mensaje personal del líder del PKK, Abdulá Öcalan –preso en Turquía– para el líder del PSOE y cuyo ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha subido nada menos que a líder de la UE en su política exterior? Esa es la cuestión porque el extraño caso de Nasir T., según fuentes periodísticas kurdas, solo se circunscribe como enlace directo del líder preso del PKK que entregaría un mensaje político al líder socialista ante los cambios inquietantes que se suceden en todos los Kurdistanes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios