Granada

La fuga de siete inmigrantes en cuarentena por el coronavirus en Granada airea las carencias del sistema de acogida

  • Una de las personas dio positivo en las pruebas de Covid-19 y el resto negativo, aunque debían estar aislados y someterse a nuevos test

El pabellón Paquillo Fernández ha servido para ubicar a inmigrantes desde el estado de alarma El pabellón Paquillo Fernández ha servido para ubicar a inmigrantes desde el estado de alarma

El pabellón Paquillo Fernández ha servido para ubicar a inmigrantes desde el estado de alarma / Antonio L. Juárez (Photographerssports)

Como en ocasiones anteriores, un grupo de inmigrantes fue trasladado de noche desde Almería hacia Granada; pero esta vez tenían que estar en cuarentena porque entre ellos viajaba un positivo de coronavirus confirmado con pruebas PCR. El sistema de acogida volvió a hacer aguas y en uno de los traslados improvisados el hombre infectado salió huyendo. El resto de personas, que esperaban el resultado de sus test y tenían que permanecer aisladas, también escapó a lo largo de la noche.

La preocupación ahora es máxima, porque hay un positivo confirmado en paradero desconocido y otras seis personas cuyos resultados por ahora han dado negativo, pero debían seguir en cuarentena a la espera de nuevas pruebas, por el estrecho contacto con el hombre infectado durante el viaje por mar hasta las costas españolas.

El caso ha vuelto a poner de relieve la improvisación, las flaquezas del sistema y la falta de recursos preparados para atender la situación que se plantea con la llegada de inmigrantes desde África. La Junta de Andalucía asegura que desde la noche del martes, cuando recibió a los inmigrantes en Granada, insta a la Subdelegación del Gobierno a buscar fórmulas de ayuda y de protección, pero que no ha recibido respuestas. 

El delegado de Salud en Granada, Indalecio Sánchez-Montesinos, ha enviado una carta a la subdelegada del Gobierno en Granada para pedirle que el Ejecutivo habilite un campamento modular en las instalaciones del Puerto de Motril, una zona alejada de las áreas urbanas que la Junta considera propicia para que los inmigrantes que lleguen a partir de ahora puedan pasar la cuarentena si es necesario por la detección de casos positivos.

Sobre este grupo trasladado desde Almería a Granada el 28 de julio por la tarde, la Junta informa de que ya se sabía que uno de los integrantes había dado positivo en las pruebas de coronavirus y el resto estaban pendientes del resultado. Ante la necesidad de aislarlos, en un primer momento la Junta trató de habilitar el albergue de Inturjoven en Víznar. Pero a la llegada comprobaron que no reunía las mínimas condiciones porque llevaba mucho tiempo cerrado.

La Junta contactó con el Ayuntamiento de Granada, que puso a disposición el pabellón Paquillo Fernández, utilizado en otras ocasiones para alojar a personas sin techo durante el estado de alarma o a inmigrantes llegados desde zonas costeras. En uno de estos traslados, la persona que tenía confirmado el positivo en coronavirus salió huyendo. 

El resto del grupo fue acomodado en el pabellón de la capital bajo la vigilancia de la Policía Autonómica, si bien a la mañana siguiente pudieron comprobar que estas personas habían forzado una salida para escapar, como hizo unas horas antes su compañero de viaje. A partir de ese momento la Policía Nacional se encarga de su búsqueda, pero la Junta insta al Gobierno a poner en marcha otros mecanismos para atender futuras llegadas. 

Durante el día se ha confirmado que el resto del grupo ha dado negativo en las pruebas de coronavirus, aunque todos ellos deberían estar sometidos a una cuarentena y a nuevas pruebas por el contacto con el positivo confirmado.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios