Comedores escolares

“Es imposible avisar con tres días de antelación la falta al comedor escolar”

  • Algunas empresas incluso piden tener conocimiento de las ausencias de los menores una semana antes

Mesa con niños en un comedor escolar.

Mesa con niños en un comedor escolar. / R. G.

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Granada Fampa Alhambra calificó de “imposible” avisar al comedor escolar con tres días de antelación de la falta de menor. “Es algo ridículo”, reconoció Olga Leralta, de la comisión de Comedores de Fampa Alhambra. Algunas concesionarias del servicio de comedor piden que se comuniquen las ausencias de los menores con hasta siete días de adelanto, algo que, explica Leralta, sólo es posible si la falta del escolar se debe a unas vacaciones, nunca si se trata de una enfermedad. Desde la Consejería de Educación se indica, por otra parte, que "el preaviso de tres días en los pliegos nuevos es siempre que no sea por enfermedad o causa de fuerza mayor, en este caso la familia puede en las siguientes 48 horas con un justificante pedir que no le cobren el menú".

“A veces no sabes si va a estar enfermo ni el día de antes”, arguye Leralta, que también incide en que cada colegio y cada empresa concesionaria del servicio solicitan a las familias que den esta información con más o menos antelación y que existe cierta flexibilidad. Así, si la falta no se ha comunicado a la empresa que gestiona los menús pero está justificada en el programa Séneca, el cobro de ese día no se pasa a las familias, explica Leralta.

La Consejería de Educación y Deportes señala, en los pliegos de condiciones, se establece que el usuario debe avisar con diez días de antelación, según recuerda Manuel Chía, responsable de la comisión de Comedores de Fampa Alhambra. Después, cada empresa pide a las familias más o menos tiempo para avisar y no cobrar ese día. “Algunas empresas sólo piden avisar con horas”, señala Chía, que, como Leralta, apunta a que el problema está, en realidad, en la gestión de la comida. Algunas empresas de cátering, explican, sirven las barquetas con la comida una vez a la semana y otras dos. Por eso piden a las familias tanta antelación. “Si se hace la comida a diario, no hay ese problema”, añade Leralta.

En función de lo establecido por la empresa y el colegio, si no se avisa con antelación de la ausencia del menor, ese día se cobra a la familia, aunque no se haga uso del servicio.

Las familias también recuerdan que la Consejería expresó su intención de hacer cambios en la licitación del servicio de comedores para favorecer a las empresas locales en lugar de a las grandes firmas de cátering. Sin embargo, indican que, tras un año desde que Javier Imbroda se hizo cargo de la Consejería, las condiciones apenas han cambiado y los pliegos mantienen unas cláusulas que dificultan el acceso de pequeñas empresas locales a este servicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios