Contenido patrocinado

¿Tienes un imprevisto en casa?

Cómo desendeudarse Cómo desendeudarse

Cómo desendeudarse

Todos conocemos la famosa Ley de Murphy que dice que en el momento que menos te lo esperas, algo puede salir mal. Justo ese mes cuando vas más justo de dinero, recibes una factura que no esperas o tienes que pagar algún imprevisto que te deja en jaque. Si es un imprevisto doméstico, habrá veces que tendrás suerte y el seguro te lo va a cubrir. Enfrentarse a un gasto inesperado estando en el paro puede afectar gravemente a tu economía y la de tu familia.

Afortunadamente, ahora lo tienes más fácil para conseguir un pequeño préstamo gracias a los comparadores de préstamos online, como por ejemplo, Matchbanker. Esta compañía de origen danés, tras el éxito recibido en su país, se ha expandido en los últimos años hacia sus vecinos Noruega (Matchbanker.no), así como en Finlandia (Matchbanker.fi) y Suecia. Además, hace pocos meses ha entrado en el mercado polaco y, finalmente, ha aterrizado en España. Detrás de su éxito, está la responsabilidad con la que la empresa trata a sus clientes, así como en su política de transparencia, pues te da un informe detallado de cada préstamo, tanto ventajas como inconvenientes, sin letra pequeña y con las tasa de intereses especificadas en cada caso.

Gracias a estos comparadores online, ahora el mercado crediticio es mucho más transparente, además de ofrecer una variedad de préstamos y servicios que los bancos tradicionales no pueden ofrecer. Entre ellos se encuentran los préstamos sin nómina, la ventaja es que puedes conseguir dinero sin necesidad de tener nómina (seguramente en alguna ocasiones tendrás que justificar algún ingreso regular, como la prestación por desempleo o justificantes de pensión) y las desventajas es que tendrás que pagar un tipo de interés más alto ya que la entidad está asumiendo el riesgo de impago.

¿Qué puedes solventar con este tipo de préstamos?

Algunos de los imprevistos domésticos que puedes solventar son:

  • Averías de servicios fundamentales como agua, luz y gas: con ello podrás pagar al técnico para que venga a arreglar la avería, tanto si la aseguradora te lo cubre y tienes que anticipar el pago, como si no tienes seguro.
  • Pagar los importes de tu tarjeta de crédito: estar al descubierto puede a veces salir más caro que pedir un crédito online. Por ello, a veces es mejor pedir un pequeño crédito y pagar la cuota de la tarjeta que debes. Una vez recibas tu ingreso, lo devuelves el préstamo.
  • Incremento en los recibos domésticos: la factura de la luz y del gas se puede ver incrementada dependiendo de las estaciones del año en las que nos encontremos, así en invierno, el gasto de calefacción va a ser significativo si el invierno es especialmente frío ese año, o en verano, si hace mucha calor.

Por todo ello y mucho más, los préstamos online son una alternativa fiable y segura y pueden ayudarte a solicitar cantidades pequeñas para gastos imprevistos en momentos de dificultad.