Municipal

Cinco itinerarios para grabar el sonido ambiente de Granada, conservarlo y diseñar la ciudad del futuro

  • Se contará por primera vez con participación de personas ciegas

  • El proyecto se completará con la ruta de miradores

Cinco itinerarios para grabar el sonido ambiente de Granada, conservarlo y diseñar la ciudad del futuro Cinco itinerarios para grabar el sonido ambiente de Granada, conservarlo y diseñar la ciudad del futuro

Cinco itinerarios para grabar el sonido ambiente de Granada, conservarlo y diseñar la ciudad del futuro / G. H.

El Ayuntamiento de Granada, la Universidad de Granada y la Fundación ONCE han presentado una iniciativa que "marca un antes y un después del turismo en Granada y España". Por la situación de la pandemia, el turismo ha caído a niveles que nunca hubiéramos imaginado y afecta a todo el mundo empresarial, turismo, hostelería y todo el que vive del sector servicios. "Y hay que intentar paliar como se pueda, para lo que hay dos caminos, el fácil, que es llorar y pedir, y el difícil, que es levantarse y reinventarse. Y hemos elegido el segundo camino".

Este proyecto, innovador, inclusivo y pionero, "trata de valorar y entender el clima acústico de Granada, que hay que utilizarlo como un recurso y no como un problema. Estamos trabajando por convertir Granada en un atractivo más en un campo que nunca nadie había explotado", ha dicho el concejal de Turismo, Manuel Olivares.

Así, se van a grabar y medir los sonidos de la ciudad a través de cinco paseos sonoros, en los que se incluirán a personas ciegas o con discapacidad visual. El objetivo será definir los sonidos de esos itinerarios para poder dar las claves para el diseño futuro de la ciudad. "Tenemos que traducir una valoración subjetiva en algo objetivo para que se puedan tomar decisiones urbanísticas y políticas", ha explicado Jerónimo Vida. Se estudiará y se grabará el sonido ambiente de la ciudad para preservarlo.

Jerónimo Vida, del grupo SHH de la UGR, ha explicado que han registrado ya el sonido en todos los miradores de la ciudad con la imagen 3D en 4K y grabado el sonido 3D para recibirlo en función de dónde se mire. Un proyecto que se extiende a la red de miradores y que se enmarca en un proyecto turístico propio que ya se presentó de sonidos y olores. "Son sonidos que hay que presentar y guardar", ha explicado el experto. La grabación se ha hecho en todos los miradores, también en Plaza Nueva, BibRambla, Zenete,...

Y ahora se va a grabar de nuevo pero con otro fin y otro procedimiento. El proyecto cuenta con el apoyo de la Fundación Conama, que organiza el Congreso Internacional del Medio Ambiente, y de la Sociedad Española de Acústica dentro del Año Internacional del Sonido.

Habrá cinco itinerarios. El primero será el 17 de septiembre y se incorporarán al proyecto los miradores, ya con gente (los anteriores se grabaron en el confinamiento), "porque el clima acústico hay que conservarlo porque caracteriza a una ciudad y forma parte de su encanto". Es la primera vez que se harán paseos sonoros con personas con discapacidad y analizamos su percepción. El segundo será el día 22. El tercero se mete en el Albaicín, desde San Nicolás hasta Carvajales. Empiezan a las 10, son menos de 2 kilómetros, con entre 6 y 8 paradas para responder a los cuestionarios. "Lo más importante es que serán datos maravillosos, que no tiene nadie, que complementarán a la base de datos que vamos teniendo para saber qué piensan las personas para convertirlo en índices objetivos para ayudar a las autoridades municipales a diseñar ciudad y tener en cuenta los niveles acústicos que se perciban como los mejores que les dan calidad de vida", ha concluido Vida.

Se va a escuchar todo el entorno de la ruta para definir si el sonido es más o menos molesto. Se va en silencio para percibir el ambiente que rodea y en los puntos definidos grabamos sonido y vídeo en 3D mientras los participantes responden al cuestionario. 

"La gestión del ruido está muy clara desde 2002, diciendo que hay que hacer mapas de ruidos, de conflictos, y eso Granada lo ha hecho de forma pionera, nos ponen como ejemplo en todas partes, pero las soluciones técnicas van encaminadas a reducir el nivel acústico. Y los decibelios no son malos por ser altos. Es malo si las personas así lo interpretan. Esa es la cuestión. Nos hace falta la parte humana, saber cómo interpretan las personas el ámbito acústico que los rodea", informa Vida, que dice que esta investigación del sonido no se ha hecho nunca en España ni en Europa.

Desde la ONCE, la responsable de Servicios Sociales de la entidad, Margarita Martos, asegura que para las personas ciegas o deficientes visuales grabes, "al no ver suplimos mucho eso con otros sentidos, principalmente por el oído". "Si vamos a una ciudad nos gusta disfrutar del sonido ambiente, del agua, pájaros, campanas. A mí como ciega total me dicen, ¿cómo te gusta viajar si no ves? Pues porque no ves pero puedes disfrutar una ciudad a través de sensaciones, olores, sonidos. Y a los ciegos nos gusta viajar y disfrutar de una ciudad. Si es contaminante, muy alto, nos impide disfrutar, de ahí que el ruido de una ciudad sea el adecuado. Esto le pasa a todas las personas. Para nosotros es más importante", ha explicado 

"Es importante que no haya contaminación acústica. Nosotros cuando nos desplazamos por una ciudad, nos basamos en la información de nuestro oído, en lo que se escucha. No es malo que haya ruido, necesitamos escuchar coches, semáforos, fin de calles, si el ruido es excesivo nuestra orientación y desplazamientos seguros son menores", concluye.

El concejal de Turismo, Manuel Olivares, ha explicado que el objetivo del área es "convertir Granada en destino turístico inteligente, con un plan estratégico a desarrollar, con asistencia virtual y oficinas virtuales, de las que comenzaremos en breve la formación. Pero en paralelo hay que trabajar a diario en proyectos serios e innovadores". "Y Granada piensa en mucho más, piensa en todas las personas y no ha sido explotada en su totalidad, y que mejor que hacerlo con la UGR", ha dicho el concejal.

El coste de todo lo presentado hasta ahora es de 1.700 euros porque se compró la cámara para grabar el sonido durante el confinamiento, dentro del proyecto de medición del sonido en los miradores. "La puesta a disposición de la ONCE ha sido altruista y la UGR prácticamente igual con solo el coste de los materiales", ha incidido Olivares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios