Tribunales

El jefe de la Policía Local de Granada afirma ante el juez que la denuncia por acoso es "una venganza"

  • La causa se abrió a raíz de la querella de una exinspectora que lo acusó de "usar su superioridad" para "adoptar decisiones injustificadas" y "humillarla"

  • La Fiscalía concluye que "no está acreditada la existencia de una animadversión" del jefe contra la denunciante

El jefe de la Policía Local de Granada, José Antonio Moreno, durante su declaración en el juicio. El jefe de la Policía Local de Granada, José Antonio Moreno, durante su declaración en el juicio.

El jefe de la Policía Local de Granada, José Antonio Moreno, durante su declaración en el juicio. / E. P.

La denuncia es "una venganza" y no hubo enfrentamientos previos con esta inspectora que durante quince años dirigió la unidad de policía judicial situada en La Caleta. Esto ha sido lo que ha declarado el jefe de la Policía Local de Granada, José Antonio Moreno, durante el juicio celebrado la mañana de este miércoles a tenor de la denuncia por acoso contra él que interpuso una exinspectora del Cuerpo.

En concreto, la causa se abrió a raíz de la querella interpuesta por esta policía a la que cambió de puesto y que le acusa de "usar su superioridad jerárquica" para "adoptar decisiones injustificadas" con el ánimo de "humillarla".

Sin embargo, durante esta primera vista judicial que se ha celebrado en la Audiencia Provincial, el superintendente ha explicado que un tiempo después de su nombramiento como jefe de la Policía Local en julio de 2016 le trasladó su pretensión de cambiarla a las Patrullas de Barrio por entender que podría hacer una "aportación" necesaria en esta unidad y tras perder su categoría profesional al determinar una sentencia que hubo "un fraude" en sus oposiciones.

Así, Moreno ha defendido que otorgó a la entonces inspectora "un trato de adaptación" al nuevo puesto, en el que contó con un sitio de trabajo, un ordenador compartido con otros compañeros en los distintos turnos, además de disponer de claves de acceso y taquillas propias, extremos todos ellos que niega la denunciante.

Ella le acusa de asignarle un turno más perjudicial y de no proveerle nunca de las condiciones necesarias para poder realizar sus funciones, obligándole a ejercer su trabajo en unas condiciones "degradantes" y sometiéndola a una situación de "humillación".

"Había luchado 36 años por mi carrera profesional y la veía hundida (...) me sentía una carga para mi intendente porque no podía hacer mis funciones y humillada ante los demás", ha relatado la exinspectora, que durante su declaración como testigo ha narrado que esta situación le provocó diferentes trastornos y crisis de ansiedad.

También pide que Moreno sea inhabilitado para empleo o cargo público durante el tiempo de la condena o, subsidiariamente, la suspensión de empleo o cargo público.

Así, durante la primera sesión del juicio, el superintendente ha negado haber tenido un trato vejatorio o "humillante" hacia esta compañera y ha defendido que el cambio de su puesto lo hizo "de acuerdo al reglamento" y en el marco de la modificación de estructura que llevó a cabo en el cuerpo cuando accedió al cargo para darle más "eficacia".

Por su parte, la Fiscalía ha presentado un escrito de conclusiones absolutorias en este caso por entender que "no está acreditada la existencia de una animadversión" del jefe de la Policía contra la denunciante que pudiera ser constitutiva de delito.

La exinspectora, que ejerce la acusación particular, le acusa un delito de acoso laboral y otro de lesiones psíquicas por supuestamente usar su superioridad jerárquica para emprender una serie de acciones reiteradas en el tiempo "de carácter vejatorio y de hostigamiento contra ella que le han ocasionado un trastorno adaptativo, con sintomatología ansioso-depresiva", por el que requirió tratamiento médico, farmacológico y seguimiento psiquiátrico.

En su escrito de acusación provisional pide que sea condenado a un total de 33 meses de prisión y al pago de una indemnización de 25.700 euros.

El juicio, tal y como recoge Europa Press, ha tenido como público a varios compañeros del cuerpo, así como a la concejal de Protección Ciudadana en funciones, Raquel Ruz. La vista oral continuará este jueves con diferentes testigos y periciales.  

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios