Entrevista | José María Garzón, empresario de la Plaza de Toros de Granada

"Se había hecho un gran esfuerzo y se había preparado una gran feria taurina del Corpus"

  • El empresario José María Garzón suspende también la feria taurina después de que el Ayuntamiento de Granada haya cancelado las fiestas del Corpus

  • El gestor de la Plaza de toros tenía previsto cinco festejos taurinos en el abono y un ciclo de novilladas en el mes de junio

El empresario taurino José María Garzón, gestor de la Plaza de toros de Granada El empresario taurino José María Garzón, gestor de la Plaza de toros de Granada

El empresario taurino José María Garzón, gestor de la Plaza de toros de Granada / Lolo Agredano (Córdoba)

El empresario José María Garzón (Sevilla, 1975) es uno de los nombres propios de la tauromaquia de los últimos años y el responsable de que el nombre de Granada resonara el pasado mes de junio gracias a la comparecencia de José Tomás en el coso de la Avenida del doctor Olóriz. Su éxito empresarial le ha llevado a gestionar plazas por toda la geografía española y apoderar a prometedoras revelaciones del toreo como José Garrido, Joaquín Galdós y, en la actualidad, conduce la carrera del triunfador de la temporada 2019, el murciano Paco Ureña. Desde el confinamiento, Garzón da las claves la temporada taurina, algunos de los platos que no se saborearan en el Corpus y cuál es su balance de la situación actual por la que pasa la tauromaquia.

-Granada se queda sin Corpus, ¿cómo planteaba la feria taurina para este que en principio iba a ser tu último año en la gestión de la plaza?

-Se había hecho un gran esfuerzo y se había preparado una gran feria. No es el momento de decir el nombre de toreros y ganaderías pero se iba a hacer algo grande con El Fandi con motivo del aniversario de su alternativa. Además, estaba la posibilidad de volver a empezar el miércoles y volver a dar cinco festejos, y otras actividades que también estaban programadas. 

-¿Cómo valora su paso por la Plaza de Toros de Granada?

-Hay una cosa clara, cuando yo cojo la plaza de Granada se dieron cuatro festejos el primer año, cinco el segundo y siete el año pasado. Esa es la realidad. Además se ha apostado por hacer cosas distintas y actividades todo el año. Se trajo una orquesta sinfónica la tarde Pepe Luis, Morante y Cayetano, el año pasado vino José Tomás, se ha aumentado el número de abonos, se ha abierto la plaza al turismo y se ha creado un pequeño museo. Además, se ha apostado por el festival del Síndrome de Down y se se han hecho muchas actividades: jornadas de cine, toreo para niños, eventos en Navidad... Es cierto que ha habido momentos complejos, especialmente el primer año, con la situación de los corraleros o la ola de calor que hubo en mitad del Corpus. Hago un balance positivo, estoy contento y tengo muy buenos amigos en Granada. Me gustaría seguir mucho tiempo en Granada pero ahora mismo ha cambiado todo y no sé qué va a pasar el día de mañana. 

-¿Se quedan proyectos en el tintero?

- Tenía pensando hacer algunas novilladas de promoción por la noche después de la feria, durante el verano. Una idea donde estuviera más implicado el público joven y donde se pudiera uno tomar algo en la plaza después del festejo.

- Algeciras y Granada. Dos de las plazas que regenta y donde ha comparecido José Tomás, ¿cuál es la clave de la negociación con el torero de Galapagar?

- Yo no hablo directamente con él, lo hago con su administración. La negociación es como otra cualquiera y para mí no ha sido nada complicado: se cumple lo que se ha acordado y no hay más. Pero trabajar con él ha sido una satisfacción enorme. De hecho me he traído mucha prensa de Granada y estoy aprovechando estos días para releer y revivir todos los momentos de la feria. Un sueño. 

-En ese caso, ¿por qué ha conseguido Lances de Futuro cerrar la negociación con José Tomás y los demás no?

-No sé por qué yo sí y otros no. Yo tengo claro lo que ofrece José María Garzón: seriedad en el trabajo, una responsabilidad absoluta, vocación, mucha dedicación e ilusión por hacer eventos diferentes, y tenerlo todo cosido y bien organizado. Lo que ofrezcan los demás no lo sé, yo intento reinventarme todos los días.

José María Garzón cifra en 14 millones de euros el impacto de la feria taurina de 2019, donde reapareció José Tomás José María Garzón cifra en 14 millones de euros el impacto de la feria taurina de 2019,  donde reapareció José Tomás

José María Garzón cifra en 14 millones de euros el impacto de la feria taurina de 2019, donde reapareció José Tomás / Álex Cámara (Granada)

-Con la perspectiva que empieza a dar el tiempo, ¿qué balance se puede hacer de la tarde de José Tomás en Granada?

-Ahí están los números y los estudios que se han hecho: 14 millones de impacto económico y 4,5 millones en publicidad para la ciudad. Hago una pregunta, ¿cuánto le costó al Ayuntamiento la final de fútbol femenino Atlético de Madrid - Real Sociedad que se celebró en Granada en 2019 y cuánto le costaron los toros? Unos 200.000 euros con un retorno de 800.000 euros. Los toros a la ciudad no le han costado nada. Cero. Lo digo para que lo sepamos todos y dónde nos movemos. 

- En el plano actual, ¿obligará esta nueva crisis a reconsiderar el canon económico de la plaza de Granada?

- No solo en Granada y tampoco únicamente en los recintos taurinos. Esta crisis lo va a cambiar todo. Ni los toreros van a ganar lo que han estado ganando ni se van a dar los conciertos que se daban antes. Hay que pensar que entramos en un nuevo mundo donde hay cosas distintas y hay que partir de un nivel por debajao del que estábamos. Va haber una nueva forma de vida y habrá que buscar el equilibro en los contratos, lo mismo en una plaza de toros que un piso. Esta es la mayor crisis que vamos a vivir en nuestra vida. 

El balance de la Fiesta de los toros en tiempos del Covid-19

José María Garzón recuerda sus inicios en el mundo de la tauromaquia. Era pequeño y pasaba los veranos jugando al toro en el salón de su casa junto a sus tres hermanos. Huérfano de padres a los 14 años, se adentra en la aventura de la ganadería brava al cumplir la mayoría de edad. Desde entonces ha labrado su vida en torno al mundo del toro, haciendo pinitos como aficionado práctico y toreando en compañía de Pepe Luis Vázquez, Roberto Domínguez, los Campuzano, Dávila Miura o El Juli.

-¿Cuándo empieza su aventura por el mundo de los toros?

- Algunos me llaman joven empresario pero llevo ya algunos años en esto. Además de haber estado de ganadero con mis hermanos, cuando lo dejé empecé a organizar corridas en pueblos y en plazas portátiles. Mi primer festejo fue Villanueva del Rosario, en Málaga, y después en Olvera y otros pueblos hasta llegar a Calatayud, Alcázar de San Juan, Tomelloso, Ciudad Real, Mérida, Cáceres, Algeciras y Granada, entre otros muchos sitios. Y ya este año que me han dado Santander y Córdoba, que es plaza de primera. Además, he dado toros en San Miguel de Allende y en Guanajato, en México.

-¿En un mundo con tantas particularidades cómo ha sobrevivido?

-Mi experiencia como empresario la he vivido como algo imposible trabajando mucho hasta llegar a plazas buenas donde hubiera más de una corrida de toros al año. Estaba todo muy cerrado, lo he pasado mal pero lo he conseguido. Tenía el reto de coger plazas que estaban en mal estado y la ambición de triunfar llenándolas y aumentar festejos. Soy un loco de esto y me he rodeado de gente buena y de una estructura de empresa que ha sido clave. Además José Tomás me ha ayudado muchísimo que en cuatro años se haya anunciado dos veces conmigo, en Algeciras y en Granada, ha sido el mejor premio que he podido tener. En 2020 no sé qué pasará.

-¿Estamos en un negocio sin posibilidad de cambiar o hay margen para seguir innovando?

-La sensación de que esto parezca algo anticuado es porque hay muchas cosas aún por hacer y no se han hecho. La taquilla hay que llevarla a casa de los clientes y los carteles son importantes pero no son lo único. Hay otros factores que son importantes, como el que en una ciudad se habla de toros durante todo el año y se vea que hay actividad. Eso es un caldo de cultivo que luego da sus frutos. El ambiente. El empresario es importante pero esto es una labor de todos y más en este tiempo de crisis, lo mismo que a nivel general.¿Quién va a sacar adelante España? Los españoles porque los políticos van a hacer más bien poco. Esto es labor de todos, cada uno en su medida. 

"No somos capaces de decir que nos gustan los toros y que son parte de la cultura española"

-¿Y cómo se consigue que el sector taurino y la afición se pongan en marcha?

- La sociedad taurina es excesivamente pasiva y no defendemos lo nuestros, nos dejamos comer el terreno por diez personas que están en la puerta. No nos reivindicamos siendo una afición brutal que es el segundo espectáculo de masas en este país por detrás del fútbol que ingresa a las arcas estatales millones y millones. En Granada entraron en 2019 alrededor de 60000 personas en la plaza de toros y ha sido el evento más importante de la ciudad en los últimos años a nivel económico y a nivel de publicidad internacional.

-¿Por qué pesan entonces más las diez personas de la puerta que las 60.000 que han entrado?

- Por que no somos capaces de decir que nos gustan los toros y que son parte de la cultura española. Hay que hacerlo con total normalidad y sin miedo. Nos hemos auto-silenciado. No puede ser que cuando yo lleve a mi hijo al colegio no pueda hablar de toros y que allí pueda ir un torero como van mil personas más y el que no quiera que no vaya. Lo que no podemos estar es camino de una dictadura siempre prohibiendo. En eso no hay maldad ni maltrato psicológico a los niños cosa que sí hay en la televisión con las barbaridades que se ven. Vamos a enfrentarnos, que no pasa nada. No estamos hablando de nada malo ni de nada que sea ilegal. Estamos hablando de la fiesta popular más arraigada de España

-En lo más inmediato, ¿la crisis va a cambiar para siempre la Fiesta de los toros?

-Creo que sí y ojalá el cambio se para bueno. Se van a perder muchas cosas y quizá con el tiempo podamos volver a recuperarlas pero ya a partir de 2021. Más que nada por que el 2020 lo doy ya por perdido. Cero. A lo mejor esta situación, a la larga, es para bueno. Pero se nos presenta una situación muy complicada para el mundo de la cultura, ya no solo para los toros también para el cine, el teatro o la música. Ahora estamos con el tema sanitario luego tendremos que ocuparnos del problema económico.

-Saltaba a la palestra la posibilidad de celebrar corridas televisadas pero sin público.

Se está viendo y se está madurando la idea pero lo más importante es preguntarse si es bueno o malo para el futuro de la Fiesta. Está claro que lo que no es bueno es la inactividad total. Ahora mismo estamos en un hospital de campaña y hay que tener voluntad para hacer cosas. No sé si será una corrida de toros sin público o habrá que estudiar otros modelos pero está claro que hay que hacer algo que sea interesante y que mantenga viva la llama de la afición. Además, existen muchas posibilidades, desde reportajes especiales en el campo a tentaderos de machos. O un torero matando a puerta cerrada o un certamen. Si hay cualquier resquicio sobre el que poder trabajar nuestra obligación es estudiarlo. Pero está claro que el público es importantísimo y no solo por la taquilla. En el fútbol se gana más cuando se juega dentro que fuera, imagina qué importante es la afición. 

-Y Ureña, ¿cómo está?

Viniendo de un temporadón como el del año pasado como máximo triunfador, figúrate cómo está. Era su año. Está mal como estamos todos pero él es optimista. Pero al igual que ha pasado por circunstancias duras y el percance que sufrió en Albacete y ha sido capaz de reinventarse seguro que volverá a hacerlo y tirar para adelante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios