Covid-19

El lío de los datos del coronavirus en Granada: ¿por qué no cuadran?

  • El vaivén de cifras se debe a que la Junta notifica los casos en cuanto los recibe y el Ministerio los ordena por su fecha real, y ahora es cuando se están unificando los criterios

  • El pico de la pandemia en contagios y hospitalizaciones se produjo una semana antes y los curados que afloran ahora son de marzo

Comparativa entre los datos de seguimiento de casos de coronavirus en Granada y la línea actualizada Comparativa entre los datos de seguimiento de casos de coronavirus en Granada y la línea actualizada

Comparativa entre los datos de seguimiento de casos de coronavirus en Granada y la línea actualizada / J. J. M. (Flourish Studio)

¿Cuál es la situación real del coronavirus en Granada? Una pregunta con una respuesta que parece clara: se pasa de fase, se desescala, y se puede salir a la calle incluso a tomar una cerveza. Hace un mes la ciudadanía se daba con un canto en los dientes por salir a pasear con los niños. O sea, que parece que va bien. Encima los datos, los famosos datos, parecen corroborarlo, y está siendo ahora, y no durante las primeras semanas de la pandemia, cuando se están conociendo las verdaderas cifras y la magnitud de la tragedia, y sobre todo cuándo se produjo el pico en España y principalmente en Andalucía y Granada.

Todo porque el Ministerio de Sanidad volvió a cambiar los criterios de notificación del Covid-19, y obligó a todas las comunidades a hacerlo, por eso en los últimos prácticamente veinte días, los números han ido descuadrándose sobre los totales y la evolución diaria que hasta ahora se habían ofrecido. Por eso ahora se puede concluir que el momento de mayor crisis del coronavirus en Granada fue una semana antes de lo que se tenía constancia, más a finales de marzo que a comienzos de abril.

Desde mediados de este mes, la Junta de Andalucía empezó a realizar una serie de reajustes en sus estadísticas que rompieron toda tendencia llevada hasta la fecha, donde daba los acumulados totales desde que se detectó el primer caso en la región. En todos los parámetros la teoría decía que debían crecer siempre, al ser una suma, pero en días puntuales se restaba, hasta que el día 13 desaparecieron 36 positivos totales, donde se contaban PCR y test serológicos, en algunos casos por dos veces, ya que el rápido sembraba la sospecha y el de material genético lo corroboraba. Desde ese momento se 'fastidiaron' todas las curvas y todas las tendencias, y a esto se unió que se dejó de informar directamente sobre el dato de contagios total, para ofrecer sólo los PCR.

Made with Flourish

El cambio más sustancial es que la Junta ofrece los datos el día que los recibe, mientras que al Ministerio envía los datos ya ordenados por su fecha de real, y no la de notificación. Esto es, si hay un caso atrasado ya no se notifica en el mismo día, si no que se coloca en el que se diagnosticó. Cada caso, con lo cual se analiza de forma individual: fecha de diagnóstico, de toma de muestra, de ingreso y de alta o defunción, en el en peor de los casos. Por eso sucede que de un día para otro se ofrezca, como el pasado día 26, que hay dos fallecidos más, pero que en realidad se correspondan con otros días, ya que en portal de Estadísticas de la Junta estos datos salen ordenados por fecha de declaración al Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía. Es decir, los datos se están recolocando en el día en el que se detectaron, y no cuando se notificaron. En Andalucía, y en Granada, no hay muertes desde el día 27.

Made with Flourish

Este cambio ha sido para mejor, puesto que ahora los datos coinciden entre la variación diaria de positivos totales que da la Junta en su parte y los que se reportan, tal y como se puede ver en el gráfico, donde las variaciones son prácticamente exactas desde hace una semana. El sistema, pues está funcionando a la hora de contabilizar los nuevos infectados o sospechosos, lo que permite a las autoridades sanitarias poder localizar mejor un rebrote y poner medidas para atajarlo. Sin embargo, esto no sucede así en el resto de parámetros (ingresos, UCI, defunciones y curaciones), donde aún se ofrecen como datos nuevos incrementos que se corresponden a estos días. Y tal y como se observa en las gráficas, sobre todo las de muertes y altas, sigue bailando mucho el dato que se ofrece al que se registra de forma oficial. Y es que los datos de toda la serie van cambiado cada día, aunque la tendencia es que cada vez se haga menos por estar más controlado cualquier foco.

Made with Flourish

Estos diagramas vienen a comparar la realidad del coronavirus que se tenía en los dos primeros meses de la pandemia, con el dato real de cuándo se produjeron los casos. Por ejemplo, basta con mirar cuando se dio a conocer el primer positivo en Granada y cuándo realmente se produjo. Del primer contagio se dio cuenta el viernes 13 de marzo, aunque se tratara de un caso que se detectó el día anterior (jueves 12). Pues buscando en las series estadísticas oficiales de la Junta, resulta que la primer caso de Covid-19 en la provincia se produjo un día antes, el miércoles 11. De la misma forma, el primer fallecido se produjo el domingo 15 de marzo, aunque la Junta no lo hizo oficial hasta dos días después (día 17, cuando ya había 12 decesos), cuando realmente las tres primeras muertes por SARS-Cov-2 en Granada se asignaron al jueves 12 de marzo. No es algo nuevo que la Junta no informase al momento de los positivos y las muertes, que en los primeros días de caos sanitario iba con 24 horas de retraso al menos, pero sí es nuevo, o novedoso, saber que, por ejemplo, las primeras tres muertes por Covid son de tres días antes a lo conocido.

Made with Flourish

Así pues, los contagios indican que el pico de la pandemia se vivió de forma más abrupta que la que los partes diarios ofrecían, y también con días de antelación. Hasta ahora se tenía entendido que el pico se vivió entre la última semana de marzo y la primera de abril, con tres máximos por encima de 100 el 31 de marzo (121), 26 (103), y 23 (106). Pero según el dato real, entre el 23 y el 27 de marzo se vivieron jornadas apocalípticas, con cinco días con más de un centenar de nuevos casos diarios. La secuencia fue de 116, 107, 137, 126 y 159 infectados más cada día. Ya principios de abril hubo dos días alternativos con 100 casos, aunque la variación no era tan sostenida como se tenía conocido. En el último mes también se registraron días con picos por encima de sesenta nuevos contagios diarios aunque realmente sólo una vez se pasó de los cuarenta (47 el 7 de mayo). Esta línea también la corrobora la de PCR.

Made with Flourish

Los cambios se notan mucho más en los demás parámetros, en especial el de curaciones. Hasta el 3 de abril, cuando la cifra empezó a repuntar para bien, con los partes oficiales se sumaban 25 sanaciones, cuando en realidad las asignadas son 1.462. Mientras el tope real es de 146 curaciones el 27 de marzo, la Junta notificó su pico el 30 de abril (190). Además, el primer curado se notificó el 23 de marzo cuando ese día hubo 97. La línea real también se ajusta mejor a la lógica de las cifras de contagios, y ahora mantiene también cierta consonancia con los que se dan en el parte diario. Aun así hay todavía casos de coronavirus que se deben recolocar en su día como curados o altas.

En las muertes se nota una cierta equiparación desde finales de abril, aunque los datos del reporte diario siguen siendo mayores en la variación diaria que los que hay registrados en el IECA: empezaron a darse menos de los que luego se ha ido sabiendo que realmente había de forma oficial, y después fue al revés. Aquí los picos se concentraron de forma más real del 24 de marzo al 3 de abril, mientras que con el anterior conteo de datos fue del 28 de marzo al 6 de abril, con tres repuntes serios durante ese mismo mes que en la realidad no fueron tan abruptos.

Made with Flourish

En el apartado de hospitalizaciones se observa con más crudeza el calvario que se vivió en los complejos sanitarios granadinos. El pico más grave se produjo entre el 19 y el 25 de marzo, cuando cada día ingresaron, en esta secuencia, 30, 35, 38, 33, 54, 65 y 85 personas. En UCI se tradujo en incrementos diarios de entre y y 10 pacientes agudos. Según los datos que se ofrecían cada día, el peor momento en los hospitales se vivió de forma algo más sostenida, alcanzando sus topes máximos entre el 27 de marzo y el 4 de abril. Pero por lo demás, la situación se empezó a calmar hasta la situación actual.

Unos datos que cada vez son más certeros, que muestran que las instituciones han aprendido a tomarlos y tabularlos mejor en estos meses, y que ahora servirán para dar una mejor imagen de la situación de la pandemia. En Granada y en todo el país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios