Ana Tárrago Ruiz. Fiscal superior de Andalucía.

"No estaría mal evitar excentricidades en los nombramientos de fiscales"

  • Pide a los políticos que tengan más "inteligencia" para obtener votos sin utilizar a la Fiscalía, que necesita refuerzos humanos y materiales, aunque está preparada para pilotar la instrucción penal

Ana Tárrago asumió el cargo de fiscal superior de Andalucía la primavera pasada. Ana Tárrago asumió el cargo de fiscal superior de Andalucía la primavera pasada.

Ana Tárrago asumió el cargo de fiscal superior de Andalucía la primavera pasada. / reportaje gráfico: pedro hidalgo

Comentarios 1

Tárrago fue una de las elegidas por el fiscal general del Estado en la reciente tanda de nombramientos de la cúpula fiscal del país. Ella atribuye su ascendente progresión (era jefa provincial de Granada y antes trabajaba en Menores) al tesón y a su experiencia. Esta granadina, que demuestra habilidad para medir sus palabras, es miembro de la mayoritaria Asociación de Fiscales, de cariz conservador, y vocal del Consejo Fiscal, órgano donde se cuecen los asuntos más importantes del país, aunque no tenga la última palabra.

-¿Qué opina del papel asumido por la Fiscalía respecto a Cataluña en estos días previos al 1-O?

-Me preocupa la situación que se está viviendo allí. Tengo un rechazo absoluto a los que puedan provocar y manipular, y sobre todo, saltarse las reglas de juego. Me encantaría que todo el mundo respetara a los funcionarios públicos, que lo único que hacen es su trabajo. No solo me acuerdo de mis compañeros, a los que apoyo totalmente, si no a los jueces, a todos los funcionarios de la Administración de Justicia y a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, que sirven a la sociedad. Y sin embargo, los están presionando.

-¿Le preocupa el cisma social?

-Me preocupa como ciudadana, pero como fiscal entiendo que tienen que cumplir con su obligación. A muchas personas las están engañando o provocando, pero la Fiscalía y los jueces tienen que estar al margen de ese cisma social, por mucho que les pueda preocupar o sufrir con ello. Tienen que mantenerse en la sujeción a la ley.

-¿Cree que debería haber intervenido más la política?

-No. Los políticos tienen su papel y no me meto a cuestionar ni opinar. No entiendo que se esté judicializando, que se esté politizando la justicia, en absoluto. Hay algunos que quieren decir que se están utilizando los tribunales y las togas para apoyarse. Cuando no se respeta el ordenamiento jurídico o la Constitución, quien tiene la obligación de incoar procedimientos e investigar los hechos es la Justicia, no son los políticos.

-¿Cree que en este momento está garantizada la independencia del Ministerio Fiscal? ¿Hacen falta reformas?

-Sería bueno. Se trabaja en una reforma del estatuto orgánico del Ministerio Fiscal... Pero yo no creo que haya problema en la independencia, en cuanto a garantías legales. Otra cosa es la dependencia jerárquica, que hay que interpretarla de forma positiva. Hay una garantía de que el fiscal de Valladolid va a resolver y va a trabajar con las mismas instrucciones que el fiscal de Granada, y eso es una seguridad jurídica que tiene la sociedad. No tenemos la independencia judicial, evidentemente, pero tenemos una autonomía que está totalmente garantizada. Yo llevo ya muchos años de fiscal y jamás he recibido ninguna indicación o instrucción de que haga algo que no sea ajustarme a la ley. Y lo mismo he hecho yo cuando he tenido alguna responsabilidad. No se me ha ocurrido dar ninguna orden contraria a la legalidad. Sólo se discuten temas jurídicos.

-¿No sufren intentos de injerencias?

-La Fiscalía General del Estado te apoya y te ayuda cuando tienes problemas o situaciones conflictivas o delicadas. Te encuentras respaldada. En absoluto para seguir presionándote. En Cataluña, por ejemplo, es para que puedan trabajar mejor.

-Usted misma tiene un cargo discrecional ¿Cree que es el mejor modo de designación?

-Todas las jefaturas y muchas plazas son discrecionales. Se discuten en el Consejo Fiscal. De 12 personas, 9 son miembros electos por toda la Carrera. Ellos asesoran al fiscal general del Estado. Todos informan, pero no es vinculante el informe y lo que sí le gusta al Consejo Fiscal es que el fiscal general del Estado se deje asesorar. Eso es lo único que yo afinaría un poco más. Que un fiscal general lo tuviera en cuenta, con un mínimo de votos... Yo entiendo que él es el responsable y que si luego ha hecho un nombramiento que no es bueno, no le van a exigir responsabilidad a nadie más que a él; pero siempre nos gustaría que se dejara asesorar, que de verdad le vinculara en algún aspecto.

-¿Pediría que se regulara así?

-No me parecería mal que estuviera regulado, pero tendría que modificarse el estatuto. Si es un fiscal general sensato, lo normal que sucede es que asuma el informe de la mayoría de los vocales del Consejo Fiscal. Pero para evitar excentricidades, no estaría mal esa regulación.

-¿Cree que se han dado esas excentricidades?

-Mientras yo he estado en el Consejo Fiscal, la experiencia ha sido positiva, he coincidido con tres fiscales generales muy dialogantes, que han sido sensatos, nos han pedido opinión, pero cuando no he estado no sé... Seguramente habrá quienes han hecho nombramientos que no eran lo que la mayoría entendía.

-Decía antes que no opina sobre la labor de los políticos en el tema catalán, pero ha manifestado que le preocupa el uso de la Justicia por parte de los políticos...

-Me duele mucho que nos quieran utilizar. Hay gente que intenta utilizar la Justicia para conseguir o tener unos réditos....

-¿Para ganar elecciones?

-Por ejemplo. Sobre todo lo notamos cuando se acercan fechas próximas a procesos electorales. Recibimos más denuncias, aunque sepan que no hay ningún ilícito penal, aunque conozcan perfectamente que la consecuencia de esa denuncia va a ser el archivo, porque no tiene mayor recorrido, pero sí lo utilizan para irse a los medios de comunicación y proclamar la denuncia y desprestigiar a determinadas personas. Deberían ser más inteligentes para valerse de otros mecanismos. Os citan [a los medios de comunicación] a la puerta de la Fiscalía para hacer la foto de la denuncia porque saben que en poco tiempo hay proceso electoral en marcha.

-¿Habría algún modo legal de atajarlo?

-Es muy difícil. Que se eduque a los políticos y que sean más responsables. Lo único que podemos es registrar esas denuncias y hay que incoar procedimientos, aunque se archiven sobre la marcha. Pero no podemos impedir que cualquier ciudadano interponga una denuncia, aunque sepamos que no es un hecho delictivo.

-La corrupción es una de sus principales preocupaciones. ¿Qué hace falta en Andalucía para asumir mejor y con más garantías esa lucha?

-Creo que si se habla tanto de la corrupción es porque se está persiguiendo, porque estamos trabajando. Si no, no saldría. Me da pena que se generalice y se diga que en Andalucía hay mucha corrupción o que el Gobierno andaluz es corrupto... No se puede generalizar en absoluto, puede afectar a una capa determinada de personas que han ejercido una función pública, pero desde el momento en el que las instituciones rechazan la corrupción, ya me parece muy importante, porque se están poniendo medios para que se persiga. Hay fiscales anticorrupción desplegados en varias Fiscalías territoriales de Andalucía y están haciendo un gran trabajo. De una manera inédita hasta ahora están impulsando una serie de procedimientos y trabajando en escritos. Luego saldrán las sentencias que tengan que salir... Absolutorias, condenatorias... ¿Qué se necesitaría? Más medios, como en todo.

-¿Están desbordados?

-En algunas Fiscalías sí, necesitarían más medios personales y materiales, cuanto más tienes mejor consigues tus objetivos y mejor desarrollas tu trabajo.

-¿Qué es más necesario?

-Sobre todo que los fiscales pudieran recurrir a equipos de apoyo en materias que les viene bien, porque seguro que no estamos formados en muchas facetas y podríamos contar con ese asesoramiento. De todos modos se puede pedir informes de oficio...

-Ustedes defienden que para agilizar la Justicia deberían asumir la instrucción de las causas penales. Hay incluso jueces que cuestionan su independencia para dar ese paso...

-Apoyo totalmente que pase a manos del fiscal la investigación de los delitos. Conozco que hay un gran sector, incluso de jueces, que no están de acuerdo con que el fiscal lleve la investigación penal. No comparto los criterios en los que se apoyan. El fiscal está perfectamente preparado para llevar la instrucción. No se trata de discutir quién se puede quedar con esto, si no cómo funcionaría mejor la justicia penal. Sin lugar a dudas, asumiendo el fiscal la investigación de los delitos. Tengo plena confianza en ello. Sería más ágil porque nos iríamos directamente a la apertura de juicio oral, que es lo que realmente vale para la sentencia. Es lo mejor, ya lo veremos antes o después y ya me lo reconocerá mucha gente. Tenemos la experiencia en Menores, además de la de otros países.

-¿Tendría que ir acompañada la reforma de la dotación de medios y refuerzos?

-Con el número de fiscales que hay sería imposible asumir la instrucción. Ya no sé si habría que ofertar a jueces el trasvase a las Fiscalías, o si las convocatorias de oposiciones tendrían que ser diferentes... Porque ahora hay muchas más plazas de jueces que de fiscales.

-Tienen muchas esperanzas en la Oficina Fiscal, pero el proyecto está aparcado. ¿La nueva consejera de Justicia le ha dado nuevas garantías o promesas?

-Lo veo imprescindible porque se le va a dar mayor protagonismo a los funcionarios de gestión. Están muy cualificados y se están infrautilizando. Pueden hacer una labor fundamental. Es una pena que el decreto de 2014 no se haya desarrollado. Solo hay algunas experiencias piloto y hasta que no se ajusten no lo quieren ir trasladando a los demás sitios. Confío en la nueva consejera, que tiene muchas ganas de trabajar en ese tema y todos. He observado en ella una predisposición positiva. Espero que eso se traslade en la práctica. Por ahora no se ha avanzado. Da un poco de impotencia ver que tratamos y hablamos mucho del tema, que hay muchas quejas y expectativas para la Oficina Fiscal, pero no llega.

-Otro reto de la Fiscalía es la modernización. Reclaman medios técnicos, pero ¿haría falta un reciclaje? ¿Están preparados los fiscales?

-La modernización tecnológica de la Justicia no tiene vuelta atrás, tenemos que afrontarla y además como algo necesario. Todos debemos de colaborar en ella. Nos asusta al principio, cuando nos hablan de expediente digital, pero creo que tenemos que comprometernos todos con el proyecto. El Ministerio de Justicia tiene una gran responsabilidad para dotarnos de medios. Es fundamental que haya aplicaciones informáticas iguales para toda España y que sean ágiles, porque si son malas o lentas, la gente se desespera. En los sitios donde hay experiencia piloto hay muchas críticas y quejas. Por supuesto, esto debe venir acompañado de formación, porque los fiscales no hemos trabajado nunca con expediente digital.

-En su discurso de apertura del año judicial subrayó la lucha contra la violencia de género, pero advirtió que no trabajarán sometidos a presiones. ¿El tratamiento social dado al asunto de Juana Rivas les ha preocupado mucho?

-Me alegra que se haya encauzado el tema de Juana Rivas porque es mejor que la gente se someta a las resoluciones judiciales. Haciendo abstracción de su situación personal, lo que no puedo compartir es que una persona decida no respetar la ley. Todas sus denuncias o penas las tenía que haber puesto en conocimiento del juez ordinario predeterminado por la ley, y si era en Italia, tenía que haberse sometido a la jurisdicción italiana. La justicia italiana tiene las mismas garantías que la española y estoy segura de que trabajarán correctamente y se resolverán los problemas.

-¿Cree que se ha puesto a jueces y fiscales en el disparadero?

-Me preocupa que a la gente se le manipule y, sin tener información correcta, alegremente se pueda criticar a la justicia. Han sido criticados por personas que con pleno desconocimiento han querido manipular y presionar para conseguir algo que no se puede conseguir en un estado de derecho, que es coaccionar a profesionales. Los jueces y fiscales han sido impecables.

-¿Cree que hacen falta otras herramientas legislativas para luchar contra la violencia de género?

-Creo que son más necesarias medidas de prevención y de formación. Y más medios. Se puede estar más vigilante a los riesgos, a los maltratadores, a la tramitación de algunos procedimientos... Pero yo entiendo que con la ley que tenemos hay suficiente para luchar contra la violencia de género.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios