Granada

El masái okupa del Parque García Lorca de Granada: daños, detenciones, amenazas e insalubridad

  • La situación ya ha sido puesta en conocimiento de los servicios sociales de la capital

El masái okupa del Parque García Lorca de Granada. El masái okupa del Parque García Lorca de Granada.

El masái okupa del Parque García Lorca de Granada. / Jesús Jiménez/Photographerssports

Si uno se da una vuelta por el Parque Federico García Lorca se encuentra que hace unos meses tiene un inquilino que trae de cabeza a los operarios municipales que se encargan de mantener este espacio de la capital. Se trata de un masái –un miembro de un pueblo que vive en Kenia meridional y en Tanzania septentrional– que ha hecho del entorno de la Huerta de San Vicente su "lugar de residencia" y que ha provocado que muchos de los granadinos que acudían con sus hijos al parque hayan dejado de hacerlo. ¿Los motivos? Que este okupa deja gran suciedad en la zona e incluso llega a amenazar a aquellos que tratan de perturbar o irrumpir en "su zona", como son los trabajadores del parque o incluso los agentes de la Policía Local de Granada contra los que incluso ha llegado a encararse o amenazar en diversas ocasiones.

Tal y como ha podido saber Granada Hoy, este masái, que se encuentra siempre descalzo e incluso con ropajes típicos de su cultura e incluso portando una manta al hombro pese a las extremas temperaturas que lleva sufriendo la ciudad las últimas semanas, llevaría varios meses asentado bajo los soportales de la que fuera casa de verano del poeta Federico García Lorca. Y es que esa zona cuenta con un rincón que se encuentra lleno de cartones, restos de comida y suciedad y que, pese a los intentos de barrenderos y encargados de mantenimientos del entorno, no puede ser limpiada ante la negativa de este particular inquilino que incluso cuenta ya con antecedentes policiales por haberse mostrado en actitud amenazante contra los agentes e incluso haber provocado destrozos en el mobiliario de la zona.

Según confirmaron a este diario fuentes de la Policía Local de Granada, este masái cuenta con documentación que ha permitido que esté identificado, tras haber sido detenido "en un par de ocasiones" hasta el momento.

Suciedad en la zona donde se encuentra asentado el masái. Suciedad en la zona donde se encuentra asentado el masái.

Suciedad en la zona donde se encuentra asentado el masái. / Jesús Jiménez/Photographerssports

Las quejas sobre la presencia de este particular okupa han sido realizadas por vecinos de la zona, usuarios que acuden al parque con sus hijos y, sobre todo, los trabajadores del parque, con quienes ha mantenido varios enfrentamientos en diversas ocasiones.

En concreto, este masái ha provocado en alguna que otra ocasión daños en el mobiliario urbano que incluso llegó a derivar en una de sus detenciones. Así lo confirmaron fuentes policiales, las cuales además indicaron que en este caso, provocó desperfectos en la zona de los aseos que ascendían hasta los 400 euros.

Sin embargo, también ha sido arrestado en otras ocasiones por atentado contra la autoridad. Y es que cuando los policías se han personado en el García Lorca tras ser requeridos, este hombre ha llegado a amenazarlos concurriendo así en un delito de atentado contra la autoridad.

Fuentes del Ayuntamiento de Granada indicaron que se tiene constancia de la situación de la presencia de este okupa en el Parque García Lorca, así como de otros indigentes, algo que "lamentablemente es habitual sobre todo en estas épocas del año".

Si bien, desde el Consistorio confirmaron que, respecto a los incidentes, "se ha dado siempre aviso a la Policía Local para que intervinieran". "Notificamos inmediatamente todas las incidencias que provoca esta persona", aseguraron desde el Ayuntamiento, desde donde también indicaron que se trataría de una persona que tiene mermadas sus facultades mentales.

Por su parte, desde la Policía Local confirmaron que la situación ya ha sido puesta en conocimiento de los Servicios Sociales para que estudien la situación y puedan hacerse cargo de dicha persona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios