Navidad

Gambas, jamón, todo tipo de manjares y brindis... Pero con mascarillas: así celebró Granada la Nochebuena del coronavirus

  • La celebración de la Tardebuena se mantiene, aunque con menos afluencia, en la provincia

Amanece el día 24 de diciembre y el whatsapp de los más jóvenes empieza a sonar. "Vamos entonces de Tardebuena, ¿no?", reza uno de los mensajes en un grupo. "Sí, pero lo que hemos hablado: vamos nosotros cinco, a una terraza, sin movernos de allí y sin juntarnos con nadie más, que ceno con mis padres y mi abuela y no me fío", responde otro. Y es que la tradición de muchos granadinos de celebrar la previa a la Navidad persistió, aunque con sus limitaciones -mayoritariamente, porque, como siempre, luego hubo de todo-, pese al coronavirus. Así se vio en terrazas de la capital, pero también de otros puntos de la provincia como la Costa, eso sí, con menos afluencia y más control que en años anteriores.

El 24 de diciembre tuvo espíritu navideño, pero faltaron muchas cosas en las familias granadinas, en las casas... Y también en la calle. Esta vez, no hubo grandes mesas en las que numerosos grupos de amigos brindaban entre sí pocas horas antes de hacerlo con sus familias, ni tampoco mucho trajín de personas que se cruzan sobre las ocho para ya acercarse a casa a empezar la Nochebuena. La restauración tuvo su toque de queda a las seis de la tarde y, salvo aquellos que sí ofrecían cenas y que volvían a abrir sus puertas dos horas después, la mayoría de los negocios de hostelería echaron la persiana con puntualidad.

"Qué pena que este año sea así la cosa, pero bueno, ojalá el que viene pueda celebrarse todo de verdad", se escuchó con asiduidad durante gran parte de una jornada que luego se trasladó, como siempre, al ámbito familiar.

La familia del granadino Jesús Jiménez celebra la Nochebuena con mascarilla. La familia del granadino Jesús Jiménez celebra la Nochebuena con mascarilla.

La familia del granadino Jesús Jiménez celebra la Nochebuena con mascarilla. / Jesús Jiménez/Photographerssports

En esta ocasión, ante las circunstancias del coronavirus, hubo muchas familias que no pudieron reunirse como es tradición, mientras que otras, como la de Jesús, se juntaron tratando de mantener toda la precaución posible. Algo que ya se había advertido en prensa durante estos días, que recordó el rey Felipe VI durante su discurso anual que, como cada Nochebuena, inauguró la celebración recapitulando algunos temas de actualidad y dejando mensajes explícitos e implícitos -como la breve alusión al proceso judicial de su padre, el rey emérito, al que no nombró-, que luego fueron comentados por las redes sociales.

"Las gambas se pelan con la mascarilla puesta, se la baja uno para metérsela en la boca y se la vuelve a subir después, que hoy nos hemos juntado con la abuela", explica Carmen, junto a una foto publicada en redes sociales de la cena con su familia, algo que también se repitió en muchas casas granadinas.

Las mascarillas fueron un invitado más a esta Nochebuena atípica en la que, pese a todo, los granadinos trataron de mantener vivo su espíritu de la Navidad, con la fe de tener un 2021 "sin virus, como los de antes", ni más ni menos. Y tras el tradicional brindis, sin llegar a juntar las copas en muchos casos y con boca y nariz tapados, los granadinos volvieron a sus casas cumpliendo en su mayoría el toque de queda de la una y media de la madrugada, hora a la que las calles volvieron a recuperar esa imagen de total soledad a la que, por culpa del famoso Covid-19, ya nos hemos acostumbrado.

La calle Recogidas, esta Nochebuena, a diez minutos del toque de queda. La calle Recogidas, esta Nochebuena, a diez minutos del toque de queda.

La calle Recogidas, esta Nochebuena, a diez minutos del toque de queda. / J. J. Medina

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios