III foro cátedra hidralia+UGR

El problema de definir qué es un río

  • La ETS de Caminos, Canales y Puertos acoge el III Foro Cátedra Hidralia UGR que aborda los retos que plantea el cambio climático, cómo adaptarse al mismo y mitigar sus efectos

Mesa inaugural del Foro contra la emergencia climática Mesa inaugural del Foro contra la emergencia climática

Mesa inaugural del Foro contra la emergencia climática / Carlos Gil

“No tenemos certezas”. Así se puede resumir, en apenas tres palabras, la intervención del director general de Planificación y Recursos Hídricos de la Junta de Andalucía, Fernando Delgado, ante el público que se dio cita en la apertura de la tercera edición del Foro Cátedra Hidralia Universidad de Granada, bautizada como Alianzas contra la emergencia climática y que se celebró en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos. Allí, la intervención de Delgado dejó en el aire la necesidad de planificar de cara a un futuro que aparece velado. Sobre la mesa, el problema del cambio climático, y las dos únicas opciones que esta cuestión deja abiertas: por un lado mitigar y por el otro, “adaptarnos”.

“La estadística del pasado no es representativa y eso nos genera más incertidumbre”, arguyó el responsable de Planificación y Recursos Hídricos de la Administración regional. No sólo no se sabe qué va a pasar sino que no existe un asidero histórico al que recurrir para planificar. El un entorno marcado por fenómenos extremos –tanto de lluvias torrenciales como de sequías pertinaces– los parámetros estudiados y que servían para definir, entre otras cuestiones, dónde se podía urbanizar, y dónde no. Así, quedan pendientes de actualización cuestiones como los estudios de “los caudales máximos asociados a un periodo de retorno de 500 años”, ejemplificó Delgado.Otra cuestión que conlleva estas incertidumbres llega a las propias definiciones que emplea la Administración y que, por fuerza, han de adaptarse. Así, definiciones como qué es un río aparecen difuminadas. Las márgenes ya no cuentan como elemento clave para su delimitación cuando la meteorología dicta episodios en los que los desbordamientos alcanzan cotas nunca vistas.

Estas incertidumbres, indicó Delgado, se unen a la dificultad de la Administración para sacar adelante su propia normativa. “Nuestros jueces deben reflexionar sobre las consecuencias de algunas decisiones”, aseveró en relación a la anulación por defectos formales del Plan Hidrológico y del Plan de Gestión de Riesgo de Inundaciones de la Cuenca Mediterránea.

Ya se conocen las posibles incidencias que puede tener el cambio climático en la comunidad. Ese mapa se completa con el análisis sobre la capacidad de adaptación de la región.Según explicó Delgado, curiosamente es Almería la provincia que mejor va a capear esa situación, por la inversión realizada en los últimos años para hacer frente a un entorno amenazado por la desertificación y atenazado por sequías recurrentes.La jornada se centró, según la información remitida previamente por la organización, en destacar la importancia de las alianzas en la lucha contra el cambio climático, enmarcada dentro del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para la Agenda 2030. “La emergencia ante la que nos encontramos es posiblemente el mayor reto ambiental al que la sociedad actual debe hacer frente, por su dimensión global, y sus profundas implicaciones sociales y económicas”, señalaron fuentes de Hidralia, que en Granada participa en las empresas Emasagra y Aguasvira.

El foro contó con la conferencia ofrecida por Diego Isabel La Moneda, director de NESI Fórum que expuso las nuevas economías como herramientas para conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La primera mesa redonda agrupó a representantes de CIFAL – UNITAR, Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social (DIRSE), la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y la propia Red Andaluza contra el Cambio Climático, que debatieron en torno a los objetivos de desarrollo sostenible. La segunda parte del evento sentó en la mesa a entidades adheridas a la Red Andaluza contra el Cambio Climático. REDAC cuenta en su primer año de trabajo con más de 500 miembros en la plataforma y celebra así su primer encuentro anual, donde entidades como la Federación de Hostelería y Turismo de Granada, la Asociación Andaluza de Empresarias del Sector del Medio Ambiente, On Granada Tech City, Agrosingularity, Asociación Ibérica de Tecnología sin Zanja, Asociación Solidaria Andaluza de Desarrollo, Bioazul, Contazara o Triodos Bank, que, entre otros, tuvieron la oportunidad de mostrar sus prácticas en materia de adaptación y mitigación frente al cambio climático. El sector energético, como base para el cambio, estará representado por la Asociación de Energías Renovables de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios