Educación

Los profes podrán quitar el móvil a los alumnos en Granada: este es el protocolo a seguir

  • La Junta remite una instrucción a los centros educativos, muchos de los cuales ya aplicaban sus propias políticas de restricción del teléfono

Una menor utiliza un móvil.

Una menor utiliza un móvil. / Ferrán Martí (Save the Children)

Los movimientos de padres y docentes en contra del uso del teléfono móvil por parte de los alumnos de los centros educativos han dado ya su primer fruto. Algunos colegios e institutos ya tenían normas particulares en este sentido, pero ahora han conseguido que la Junta les avale con una instrucción general para toda Andalucía. Los profesores podrán retirar el teléfono móvil a un alumno si está causando molestias. El aparato tendrá que ser entregado a, al menos, dos miembros de la dirección del centro, se quedará en las dependencias administrativas del mismo hasta que se devuelva a un adulto responsable y se le pedirá al alumno que lo apague. Así consta en la instrucción enviada este lunes, 4 de diciembre, a los centros educativos de Granada, como en toda la Comunidad.

"Están más tranquilos, que respiren". Así resume el director del IES Los Neveros, Juan de Dios Rodríguez, los efectos de la política 'móviles cero' que aplica el instituto de Huétor Vega desde que comenzó el curso. "Nos propusimos prohibir los móviles en el instituto". El motivo de esta restricción, añade Rodríguez, está en la necesidad de poner coto a ciertos comportamientos que no sólo se dan en este centro educativo y que, vistos con perspectiva, revelan la necesidad de regular la presencia de terminales en las aulas.

Los móviles sirven para casi todo. Son reloj despertador, diccionarios, agendas, ventanas al mundo. Pero su uso implica también cuestiones menos amables. La experiencia vivida en los últimos años propició que el el IES Los Neveros, con 380 alumnos de ESO y primero de Bachillerato, se decidiera parar un momento y pensar. Qué está pasando y qué se puede hacer.

Ahora cuentan también con la nueva instrucción de la Junta, según la cual cada centro debe regular ahora cómo se limita el uso de los móviles, y entre las "medidas correctores" que se contemplan está la retirada del aparato en caso de que el alumno esté provocando molestias.  "La retirada del dispositivo -indica el texto- se deberá efectuar en las dependencias administrativas del centro o en alguna otra de cualquier miembro del equipo directivo en presencia de, al menos, dos miembros del mismo y solicitando al alumnado que proceda a apagar el teléfono móvil. El teléfono móvil retirado será depositado en el despacho de la dirección del centro que procederá a su custodia hasta que sea devuelto a los representantes legales del alumnado afectado".

A efectos prácticos, el uso se ceñirá, exclusivamente, al uso pedagógico recogido en el plan de centro. Esta "limitación" se extenderá a todo el horario escolar, incluido los recreos y actividades extraescolares o complementarias, de no ser que se requiera el uso de esta tecnología para desarrollarla. Los alumnos con algún tipo de necesidad podrán usarlo, pero deben acreditar antes cuáles son los motivos.

El texto indica que los teléfonos se limitarán "durante la jornada escolar, entendida ésta como el espacio de tiempo que incluye el horario lectivo, tiempo de recreo y los períodos dedicados al desarrollo de las actividades complementarias y extraescolares, salvo que esté expresamente previsto en el proyecto educativo del centro para determinados momentos con fines exclusivamente didácticos y criteriospedagógicos debidamente justificados, teniendo en cuenta en todo caso la edad del alumnado, su maduración y sus características psicoevolutivas".

Quedan exentos los alumnos que "lo requieran atendiendo a sus circunstancias personales que tendrán que ser debidamente acreditadas ante la dirección del centro por los representantes legales del alumnado".

La instrucción va firmada por la viceconsejera de Educación, Macarena O´Neill, y servirá a muchos centros a tener un agarre normativo, aunque muchos de ellos ya venían restringiendo el uso de estos aparatos. En el texto, la Consejería argumenta que las "conductas no cívicas ni ejemplarizantes" consiguen una ampliación inmediata con la telefonía. 

Educación también ofrecerá a los profesores cursos para formarse en los peligros que acarrea el uso de esta tecnología entre el alumnado. Los centros privados también están obligados a recoger esta limitación entre sus normas.

Movimiento 'antimóvil' de las familias que llega a Granada

Desde hace un tiempo se extiende ya en Granada (paradójicamente a través de los móviles) el movimiento que pide una niñez y adolescencia libre de móviles nacida a partir de la inquietud de un grupo de familias desde Poble Nou, en Cataluña. Hace una semana la iniciativa comenzó a expandirse y ya son numerosos los grupos de familias en los que ha aparecido el enlace para unirse a este grupo, que ya cuenta con más de 200 personas. Su objetivo, explican, es compartir información y "proponer acciones para retrasar al máximo la edad de acceso" a terminales con acceso a internet.

Informaciones como la del instituto de Granada que ha decidido erradicar el uso del móvil en las aulas ya son realidad. En el IES de Huétor Vega es obligatorio dejar el terminal en casa antes de ir a clase. El motivo de esta decisión radical es los problemas de convivencia que se asocian al mal uso de los dispositivos. El director del centro, Juan de Dios Rodríguez, reconocía que la comunidad educativa es consciente de casos de adicción al móvil, que se asocia a problemas de indisciplina y que falta información y formación. "No es imprescindible" en las clases y por eso se decidió cortar su uso. Ser 'cazado' con el teléfono en el instituto Los Neveros implica un día de suspensión. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios