Universidad

Un profesor de Enfermería de la UGR diseña un examen inspirado en la película 'Black Mirror Bandersnatch'

  • El test tiene diferentes finales a los que se llega según la elección que vaya tomando el alumno durante la prueba

Imagen de la fachada del Hospital Real, sede de la UGR. Imagen de la fachada del Hospital Real, sede de la UGR.

Imagen de la fachada del Hospital Real, sede de la UGR. / G. H.

Estamos en plena época de exámenes y, entre páginas de apuntes, a los alumnos les surge la duda: ¿cómo será el examen? Sí, bien es cierto que en los criterios de evaluación ya debe venir especificado el modelo, pero ¿y si fuese un examen que no se sabe cómo va a terminar? Algo así es lo que ha diseñado el profesor del Grado de Enfermería de la Universidad de Granada (UGR) José Luis Gómez Urquiza, una prueba al más puro estilo de la película Black Mirror Bandersnatch: las decisiones que van tomando los alumnos a lo largo de la prueba son las que marcan la evolución del test.

"Una de las competencias básicas que suelen incluirse en las guías docentes de las asignaturas sanitarias es la toma de decisiones, porque una decisión u otra marcará el acto clínico y el futuro de un paciente", resaltó Gómez Urquiza en declaraciones a la agencia Efe, en las que explicó que con este tipo de examen busca mejorar la capacidad de tomar decisiones de sus alumnos.

Para alcanzar esa destreza, este docente ha apostado por añadir una variante a los exámenes convencionales sumando una prueba final extra que evoluciona en función de las decisiones que va tomando cada alumno.

La película Black Mirror Bandersnatch, que ofrece distintos finales posibles, fue la inspiración de este profesor de universidad que ha aplicado la misma dinámica del exitoso título a sus pruebas, en las que ha ofrecido situaciones clínicas reales a los estudiantes para que elijan entre pacientes a los que atender.

"La primera decisión del examen, que siempre hace referencia al temario, les hace elegir entre un paciente que llega con problemas respiratorios y otro con problemas cardíacos y cada elección les llevará por un camino diferente", apuntó el docente.

La evolución del examen conlleva que el paciente muera, se estabilice o reciba el alta pero todas las opciones permiten aprobar la prueba y evaluar los conocimientos con un nivel similar de complejidad.

"La toma de decisiones es una competencia muy importante en el entorno sanitario, sobre todo en unidades donde la actuación debe ser más rápida si existe peligro vital para los pacientes", ha recalcado el profesor, que ha apuntado que superado el "susto" inicial, los alumnos han estado encantados con este método.

El nuevo modelo busca concienciar a los alumnos de que sus decisiones en la práctica clínica pueden cambiar la situación y los resultados de salud.

En este primer pilotaje con el modelo nuevo, el docente dice que le han sorprendido alumnos que han optado por decisiones que llevan a situaciones clínicas más complejas para superar ese reto y ha añadido que el formato de prueba les ha despertado la curiosidad, con estudiantes que han querido incluso repetir la prueba para conocer otros finales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios