calor en granada

Esta es la próxima alerta sanitaria que se espera en Granada

  • La temperatura "de disparo" de la mortalidad en Granada se sitúa en los 36 grados

Se espera que las temperaturas asciendan en los próximos días. Se espera que las temperaturas asciendan en los próximos días.

Se espera que las temperaturas asciendan en los próximos días. / R. G.

La llegada del verano conlleva, inevitablemente, la llegada del calor. El ascenso de las temperaturas llega en la provincia a niveles que llegan a comprometer la salud. Así lo refleja el Plan Andaluz para la Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud 2020, recién publicado por la Consejeria de Salud y Familias. Y Granada tiene motivos para estar alerta en las próximas semanas, en las que se espera que las temperaturas asciendan y se registren los primeros días de auténtico calor después de estas últimas y suaves semanas de junio.

El informe del plan indica que la temperatura "de disparo" de la mortalidad en la capital granadina está en los 36 grados. Cada una de las provincias tiene fijado un valor distinto, aunque destacan los 40 de Sevilla, Córdoba y Málaga. La asignación de este valor de 36 se obtiene, según explica el informe del estudio de las series temporales de temperatura máxima y mínima que facilita la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y en series de mortalidad por causas orgánicas en los municipios de más de 10.000 habitantes del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Conocer este umbral es clave, según el documento, para que el plan resulte eficaz. "La eficacia del Plan está basada por un lado en la información de las temperaturas facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología, anticipada en al menos 5 días y con datos por provincia. Esto permite dar información rápida y previa a la población sobre los efectos del calor excesivo y las medidas de prevención", detalla el documento.

Puede decirse que Granada tiene experiencia en la activación de alertas por calor. El pasado año se sumaron 29 días con la alerta activa. En 16 ocasiones el nivel de alerta fue el más elevado, denominado rojo. En toda la comunidad fueron 47 jornadas de alerta, con 27 consideradas como alto riesgo o rojo. Este nivel se alcanza cuando la previsión o la toma de temperaturas muy elevadas se prolonga más de cinco días.

Desde 2015 han sido 167 los días en los que en Granada se han activado las alertas por calor, un dato que sobresale con respecto al resto de capitales de provincia. El informe indica que esto es debido a los 36 grados fijados como umbral. Es más fácil que en verano se alcance este umbral que los 40 que se fijan para otras capitales. "Esta variabilidad en la distribución de alertas por provincia es atribuible a la disparidad en términos de percentiles de estos umbrales", indica el plan. Así, en Sevilla el pasado año no se registró ningún día de alerta, mientras que en Granada fueron 29. En Sevilla es necesario llegar a los 40 grados y en Granada basta con 36.

Una consecuencia del calor es la demanda de atención sanitaria. Según el plan entre el 1 de junio y el 15 de septiembre de 2018, se atendieron en Andalucía un total de 1,2 millones de urgencias, de las que 155.965 corresponden a Granada.

Del total regional, 44 casos fueron diagnosticadas como golpe de calor y 308 se trataron por otras patologías relacionadas con el calor (agotamiento, síncope, calambre...). Granada, por su parte, sumó 155 problemas de salud relacionados con el calor y nueve golpes de calor, un 20% del total andaluz.

En cuanto a atención temprana, en ese mismo periodo se atendió en Granada a 204.934 personas.  En quince casos fueron golpes de calor, y otros 18 fueron problemas sanitarios relacionados con el calor. Otras 1.425 urgencias fueron gestionadas por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), con otras dos patologías relacionadas con el calor.

Los efectos del calor no son iguales en toda la población, de ahí que el documento también recoja que exista una población de riesgo. Para Granada, en el periodo del verano de 2018, se identificó a 1.611 personas especialmente vulnerables a los efectos de las altas temperaturas. Se trata del 13% de la población andaluza considerada de riesgo. Este millar y medio de personas recibió 3.376 llamadas de Salud Responde.

La serie histórica también recoge un dato estremecedor, el número de muertes por calor. Desde 2004 dos personas en Granada han perdido la vida por las altas temperaturas en periodo estival. Desde 1980-1997 se notificaron en Andalucía 172 muertes atribuibles a calor excesivo. La mayoría eran personas mayores. La tendencia demográfica a un envejecimiento de la población también se subraya en el plan, que se marca "como objetivo general el reducir el impacto sobre la salud de la población de las temperaturas de calor extremas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios