Tribunales

¿Quién ordenó matar a Luis Portero? La Audiencia Nacional reabre el caso 19 años después

  • A petición de la viuda del fiscal jefe del TSJA, el Juzgado Central de Instrucción número 2 pide a la Guardia Civil y a la Policía información sobre la posible implicación de varios miembros de la cúpula de ETA

Miles de personas acudieron al funeral en la Catedral de Granada. Miles de personas acudieron al funeral en la Catedral de Granada.

Miles de personas acudieron al funeral en la Catedral de Granada. / efe

El asesinato en el año 2000 del que fue fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía Luis Portero esconde aún bastantes incógnitas que la Audiencia Nacional pretende averiguar mediante la reapertura de la causa, 19 años después, en respuesta a un escrito presentado por la viuda de la víctima, que apunta a la participación de otros dos miembros de la antigua cúpula de ETA como inductores del atentado. 

El Juzgado Central de Instrucción número 2 ha ordenado recabar de la Jefatura de Información de la Guardia Civil y de la Comisaría General de Información de la Policía informes sobre todos los datos "que obren en su poder que permitan relacionar a Ainhoa Múgica Goñi (Olga) o a Francisco Javier García Gazatelu (Txapote) con el asesinato de Luis Portero García". 

Aunque por el momento el juez Ismael Moreno, en la misma línea expuesta por la Fiscalía, no encuentra evidencias que permitan nuevas imputaciones en esta reapertura de la investigación, sí considera que es procedente la práctica de algunas de las diligencias propuestas por la acusación particular para determinar la posible implicación de esos dos dirigentes de la banda terrorista en el tiempo en el que ETA asesinó a Portero en Granada.

La Audiencia Nacional ha condenado ya por aquel crimen a los dos autores materiales de los hechos y a un inductor. Harriet Iragui Gurruchaga y Jon Igor Solana Matarran (Comando Erraia) son los dos pistoleros que aquel 9 de octubre de 2000 mataron al entonces fiscal jefe andaluz en el portal de su casa y más tarde hicieron detonar un explosivo colocado en un vehículo en la misma calle. Por ello tienen una pena impuesta de 54 años de cárcel. 

Cinco años después, en 2007, Juan Antonio Olarra Guridi, fue condenado también por este crimen a 30 años de prisión, al ser considerado el "inductor" del atentado por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Según quedó probado entonces fue él quien impartió la instrucciones sobre los objetivos y dio al comando datos sobre el domicilio, los horarios de trabajo, fotografías y coche oficial de Luis Portero. 

Pero la viuda de la víctima apunta más alto y sostiene en la Audiencia Nacional que el entonces dirigente del aparato militar de ETA, Txapote, y la responsable de los comandos de la banda, Olga, son las personas que señalaron a esta autoridad judicial en Andalucía, del mismo modo que lo habrían hecho con otras víctimas en aquella época.

Esta acusación recuerda en el escrito que presentó en septiembre del año pasado que en un documento interno de ETA intervenido (Zutabe 87) en octubre de 2000 se hace referencia al atentado de Luis Portero y los propios terroristas apuntan uno de los posibles motivos de su elección como objetivo: "En vista de su trayectoria, podía ser el sucesor de Cardenal, fiscal general de España". 

En un auto de noviembre pasado que ayer desveló El Confidencial, el juez Ismael Moreno accedió a reclamar a la Policía y a la Guardia Civil nuevos datos sobre la posible participación de otros dirigentes de la cúpula de ETA en el atentado perpetrado en Granada. En particular se hace hincapié en una agenda intervenida a Txapote y que ya sirvió antes para demostrar que él fue el inductor del asesinato del periodista José Luis López de la Calle.

La Policía ya ha remitido un informe al juez instructor en el que expone que del análisis de esa agenda no se ha hallado rastro del nombre de Luis Portero, para poder relacionar directamente a Txapote con ese atentado, cuyas instrucciones fueron dadas por Olarra Guridi. No obstante, el inspector jefe agrega que Txapote era el máximo responsable, por encima del único condenado como inductor. Por eso considera que tanto el responsable del aparato militar de ETA, como Múgica Goñi (Olga) podrían conocer "de antemano la planificación y comisión de esta acción terrorista". 

La agenda de Txapote no es el único documento que el Juzgado ha mandado investigar. También ha pedido información sobre otros archivos hallados en otras operaciones y detenciones de miembros de la banda, que según apunta la acusación particular de la viuda, pondrían de relieve que aquel atentado fue directamente ordenado por los máximos dirigentes de la organización terrorista. Algunos de esos documentos han sido aportados recientemente por el Gobierno francés y están siendo analizados en su conjunto. 

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios