Covid-19

Un proyecto de Granada aplica realidad virtual para extraer muestras de coronavirus

  • El método va destinado a evitar situaciones de estrés en personas con necesidades especiales durante el proceso de extracción

Una enfermera realiza un ensayo de toma de muestras con realidad virtual con un compañero Una enfermera realiza un ensayo de toma de muestras con realidad virtual con un compañero

Una enfermera realiza un ensayo de toma de muestras con realidad virtual con un compañero / G. H.

¿Unas gafas de realidad virtual para tomar muestras de coronavirus? ¿Qué tienen que ver dos cosas tan antagónicas? En Granada, mucho. Se trata de un proyecto de investigación que está llevando a cabo en el distrito sanitario Metropolitano de Granada en el que se utiliza esta tecnología 3D audiovisual para recoger muestras de coronavirus a personas con necesidades especiales. El equipo que ha diseñado este método está compuesto por Pedro Milla, Pedro Medina, Rocío Muñoz, Ángela Jiménez y Ana Cachinero, y es desarrollado por enfermeras del servicio de atención primaria del área sanitaria que engloba el Cinturón, Los Montes y el Poniente de la provincia.

Esta técnica consiste en aplicar la realidad virtual en personas que presentan diferentes discapacidades psíquicas, física, o con demencias, a las que no se les puede explicar el procedimiento. Para lograr que esta toma de muestras se pueda convertir en un episodio violento, ya que es invasivo, a estas personas, que además forman parte de la llamada población de riesgo para contraer el Covid-19 se les colocan gafas de realidad virtual con unas imágenes y un sonido agradables para ellos, con lo que logran rebajar las situaciones de estrés y ganar en seguridad tanto para las enfermeras que realizan esta labor como para los pacientes. Se trata de un distractor, en términos médicos.

Pedro Milla es enfermero del Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) de Granada y uno de los componentes del equipo que está llevando a cabo este proyecto de investigación, que está dando buenos resultados y que ya se aplicaba sobre todo con niños. "Había evidencias de que funcionaba como forma de reducir el estrés en forma de distractor", explica el enfermero que actualmente trabaja en el viejo Hospital Clínico. La técnica se aplica en estos momentos a personas que presentan estas necesidades especiales y que van a pasar por quirófano en próximas fechas, por lo que forma parte del proceso preoperatorio. "Pensamos que podía ser una buena técnica ya que nosotros tenemos que utilizar una indumentaria de protección muy aparatosa, que impide que se te vea la cara, y que normalmente genera rechazo", explica Milla.

Las imágenes que se usan con esta técnica no son estándar y requiere un proceso de conocimiento previo del paciente, por lo que se recaba información llamando a los familiares. Una vez conocidos los gustos, o los sonidos que les relajan, realizan la programación y se los ponen mientras realizan la toma de muestras. Desde el lunes de la semana pasada ya han aplicado este proyecto a seis pacientes, "todos los que nos han derivado", explica el enfermero Pedro Milla, que indica que su equipo tiene capacidad para realizar más análisis aplicando este método.

La técnica la están llevando a cabo enfermeras del Distrito Sanitario Metropolitano de Granada, que forman parte del equipo de extracción de muestras de coronavirus del servicio de Atención Primaria que no han necesitado una formación previa ya que el proceso ha sido diseñado por este mismo equipo.

Hasta la fecha esta técnica se había utilizado en niños y en personal sanitario en formación, y de momento sólo se realiza en el distrito Metropolitano de Granada, aunque la vocación es exportarlo hacia el resto de la provincia y Andalucía. De momento este experimento es único y no se tiene constancia de otro fuera de Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios