GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Granada

Así se ve la reducción de la contaminación en Granada por el confinamiento

  • En Granada la contaminación estas semanas ha bajado casi un 70%, según un informe de Ecologistas en Acción

Así se ve la reducción de la contaminación en Granada por el confinamiento Así  se ve la reducción de la contaminación en Granada por el confinamiento

Así se ve la reducción de la contaminación en Granada por el confinamiento / Ecologistas en Acción

La contaminación en Granada se ha reducido notablemente. La reducción de la movilidad por el confinamiento que ha impuesto el estado de alarma por el coronavirus ha tenido este efecto positivo en la calidad del aire de la capital, que en los últimos años figura como una de las ciudades más contaminadas junto a Madrid y Barcelona.

Ahora, con la reducción de los desplazamientos se ha demostrado que el tráfico es el gran causante de esta contaminación y de dejar una mala calidad del aire. Según un informe de Ecologistas en Acción sobre los Efectos de la crisis de la COVID-19 sobre la calidad del aire urbano en España, la reducción drástica del tráfico se está traduciendo en una mejora sin precedentes de la calidad del aire, muy por debajo de los límites legales y las recomendaciones de la OMS. La inestabilidad atmosférica de marzo también ha contribuido a esta mejoría.

En el periodo comprendido entre el 14 y el 31 de marzo de 2020 se "ha producido una reducción drástica de los niveles de NO2 en las redes de medición de las 24 ciudades consideradas, por comparación con el promedio del mismo periodo de los diez años anteriores. En el conjunto de las 125 estaciones evaluadas, la reducción se cuantifica en un 55% de los niveles normales del periodo".

En Granada capital, la reducción media ha sido el 64% mientras que en las estaciones de medición orientadas al tráfico (la de la zona Norte) ha sido del 68%. De la capital destaca el informe que la reducción del NO2 en las ciudades andaluzas es también importante, siempre superior al 50%, y al 60% en los casos de Cádiz, Córdoba y Granada. En Granada, "la única que junto a Barcelona y Madrid incumple año tras año el valor límite anual establecido por la normativa, ha rebajado los niveles de este contaminante en la estación de tráfico Granada Norte el 68% respecto al promedio del periodo 2014-2019".

valores diarios en Granada valores diarios en Granada

valores diarios en Granada / Ecologistas en Acción

Y hay mapas que demuestran visualmente esta reducción. El Instituto Meteorológico de los Países Bajos (KNMI) ha comparado la concentración promedio de dióxido de nitrógeno (NO2) del 14 al 25 de marzo de 2020 con la media mensual de marzo de 2019, combinando los datos obtenidos del satélite CopernicusSentinel-5P con modelos de química atmosférica, obteniendo para España y en particular paraMadrid (al igual que para Milán y París) un descenso muy significativo de los niveles estimados.

Mapa con la reducción del dióxido de nitrógeno Mapa con la reducción del dióxido de nitrógeno

Mapa con la reducción del dióxido de nitrógeno

Utilizando la misma fuente de la Agencia Espacial Europea, el Centro de Tecnologías Físicas de la Universidad Politécnica de València ha estimado que los niveles de concentración de NO2 handisminuido una media del 64% en las principales ciudades españolas tras las medidas decretadaspara la lucha contra la COVID-19, en relación a la semana inmediatamente anterior, destacandoBarcelona como la más beneficiada por este descenso (con un 83% de reducción) y Sevilla comola ciudad que presenta una disminución menos acusada (un 36%).

Reducción de las concentraciones de dióxido de nitrógeno Reducción de las concentraciones de dióxido de nitrógeno

Reducción de las concentraciones de dióxido de nitrógeno

El informe elaborado por Ecologistas en Acción analiza los datos oficiales de dióxido de nitrógeno (NO2) recogidos en 125 estaciones de medición, repartidas entre 24 ciudades del Estado español durante el mes de marzo de 2020 y de los diez años anteriores. Presenta, por lo tanto, una foto fija de la calidad del aire urbano en el último mes, antes y después de la declaración del estado de alarma y las medidas de confinamiento.

El dióxido de nitrógeno (NO2) es el contaminante típico emitido por los tubos de escape de los automóviles (además de por las calderas industriales y domésticas) por lo que su evolución está directamente ligada a las emisiones del tráfico motorizado, siendo ésta su principal fuente en las ciudades y el principal factor que influye en la calidad del aire urbano.

Entre sus conclusiones destacan que desde la declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo se ha producido una reducción drástica de los niveles de contaminación atmosférica por dióxido de nitrógeno (NO2) en las principales ciudades españolas, reducción que se ha cuantificado en un 55 % de los niveles de contaminación habituales en estas fechas, durante la última década.

"La mejora de la calidad del aire está siendo general, tanto en los centros de las ciudades como en las periferias urbanas, al igual que son generales las medidas de limitación de la circulación adoptadas. Si bien persiste una cierta diferencia entre la contaminación registrada, mayor en las estaciones orientadas al tráfico que en las de fondo urbano", señala el informe.

Los niveles de NO2 registrados durante el estado de alarma son los más bajos para la segunda quincena del mes de marzo de la última década en todas las ciudades analizadas. Se mantienen además muy por debajo del valor límite y la guía anual de la OMS, cuando en las estaciones de tráfico dicho umbral se supera frecuentemente, en el mes de marzo.

Las precipitaciones y la inestabilidad atmosférica predominantes durante el mes de marzo también han contribuido de manera importante a mejorar la calidad general del aire.

Aunque no son objeto del informe, las partículas en suspensión (PM10 y PM2,5) y el ozono también han disminuido de forma notable en la segunda quincena de marzo. La drástica reducción de las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx), principal contaminante precursor del ozono, puede haber contribuido a esta circunstancia, junto al tiempo inestable y lluvioso.

"La crisis de la enfermedad COVID-19 demuestra que la reducción estructural del tráfico motorizado y los cambios en las pautas de movilidad son la mejor herramienta para rebajar la contaminación del aire en las ciudades. Sin olvidar que esto se ha producido en el marco de una situación extrema, en absoluto deseable, que está originando muertes y graves problemas a muchísimas personas", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios