Política

A expensas de una réplica que apacigüe la crisis del 2+2 en el Ayuntamiento

  • Luis Salvador hace frente hoy al órdago de Sebastián Pérez sobre la alternancia en la Alcaldía

Sebastián Pérez y Luis Salvador, en uno de los momentos del pleno de organización. Sebastián Pérez y Luis Salvador, en uno de los momentos del pleno de organización.

Sebastián Pérez y Luis Salvador, en uno de los momentos del pleno de organización. / Álex Cámara

El día de la réplica del alcalde de Granada, Luis Salvador (Cs), al órdago lanzado por su socio de gobierno y teniente alcalde, Sebastián Pérez (PP), ha llegado. El regidor retoma hoy su agenda con una comparecencia tras unas vacaciones que, pese a tornarse aparentemente tranquilas después de que el equipo de gobierno hubiera superado su primera prueba de fuego al sacar adelante el pleno de organización, han terminado con el pacto municipal a punto de saltar por los aires. Todo ello a raíz de que el pasado jueves Sebastián Pérez lanzara un órdago directo a Luis Salvador: que reconozca de "forma clara" que el PP tendrá el bastón de mando dentro de dos años pues, de no hacerlo, los populares pasarán a formar parte de la oposición. Es decir, o hay 2+2 o adiós al bipartito de Cs y PP.

Este ultimátum parecía emplazado al 2021, año en que se tendría que dar la alternancia, o al menos así lo dio a entender el líder popular a finales de junio después de dos semanas de contradicciones sobre el pacto de gobierno municipal, incluso a nivel interno en el propio PP.

Mientras que Sebastián Pérez aseguraba que lo firmado era el 2+2, tanto el propio alcalde de Granada –lo dijo durante un almuerzo con los medios el viernes de Corpus, seis días después de su investidura– como fuentes de Génova –las cuales habrían ofrecido a Pérez dar un paso a un lado para que así el investido hubiera sido otro edil del PP y de esa forma contar con el apoyo de Vox a los populares– insistían que lo pactado eran cuatro años con Luis Salvador como alcalde.

"Si dentro de dos años el PP no gobierna en Granada sí podremos hablar de que hay un problema y que se haya incumplido el pacto", aseguró Pérez en su reaparición pública el 24 de junio, en referencia al famoso "pacto de caballeros" que habría sellado con Salvador en el Hotel Meliá la mañana del pleno de investidura.

Así, primero sería alcalde Salvador y a los dos años lo sería él, una decisión con la que se cumpliría el acuerdo entre las direcciones nacionales de Cs y PP –la Alcaldía para Cs–, pero también su "sueño" de ser alcalde de Granada. Y, pese a todo, no fue fácil convencer a unos concejales populares que no veían con buenos ojos dar la Alcaldía a un partido con solo cuatro ediles frente a los siete del PP que ahora han vuelto a ver un giro de 180 grados sembrado de incertidumbre.

Si el 27 de junio, cuando Salvador y Pérez presentaban la composición y distribución del equipo de gobierno, el presidente del PP aparcaba la polémica afirmando que "no iba a empañar un gobierno sólido, fuerte, serio y para cuatro años", apenas dos meses después la crisis se ha reabierto.

"Más vale honra sin barco, que barco sin honra", aseguró Pérez durante la apertura del curso político del PP el pasado jueves, tras lanzar ese órdago a Luis Salvador. Eso sí, dejando por primera vez la incógnita de si él sería el alcalde dentro de dos años o lo sería otro edil, algo que no había ocurrido hasta el momento.

"Que el PP, estoy hablando de siglas, no de mi persona, sea gobierno en dos años", manifestó el popular, un anuncio que sorprendió a más de uno y no sólo en cuanto a lo que a sus socios de gobierno se refiere, sino también dentro del propio PP, según ha podido saber Granada Hoy.

Las diferencias entre Pérez y la dirección nacional del PP vuelven a quedar evidenciadas

Pero además, durante este acto, también se vislumbraron las diferencias que mantiene con la dirección nacional del partido cuando afirmó que ha habido presidentes del PP a nivel nacional que habían "cometido errores con Granada". Y es que durante su etapa al frente del PP provincial, solo ha coincidido con Mariano Rajoy –cuya dirección nacional le obligó a dimitir como concejal tras estallar la operación Nazarí, tal y como exigió el exalcalde del PP José Torres Hurtado para dar también un paso a un lado– y con Pablo Casado.

Precisamente hace un mes, durante los días que se celebraba el fallido pleno de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, Sebastián Pérez trató de mantener una reunión cara a cara con el líder nacional del partido en Madrid. Sin embargo, ese encuentro finalmente no se produjo y Pérez acabó viéndose con Teodoro García Egea, el que había llevado la gestión de los pactos municipales en todo el país.

Toda esta vorágine llega además en mitad de otra incertidumbre que sobrevuela sobre Pérez: cuál será el fallo de la Audiencia sobre el recurso a la sentencia que anulaba el Congreso Provincial por el que salió reelegido presidente provincial del PP. Si bien, pese a que los magistrados de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial se reunieron el 18 de julio, aún no se conoce la decisión.

Así, el lunes en el que llega 'la vuelta política' arranca con estas dos incógnitas para Pérez: si habrá que repetir o no el Congreso Provincial, para lo que aún habrá que esperar algo más, y si la crisis del bipartito terminará por colocar a su partido en los sillones de la oposición. A expensas, ahora, de las declaraciones al respecto de Luis Salvador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios