Beatriz Carrillo · Presidenta de la Federación de Mujeres Gitanas Universitarias

"El sistema globalizado nos tiene comida nuestra identidad cultural"

  • Para Fakali-Amuradi la educación es una de las bazas principales para vencer las diferencias porque ofrece la "libertad para poder elegir entre los diferentes caminos".

Comentarios 1

La ciudad de la Alhambra acoge durante estos días el I Congreso Mundial de Mujeres Gitanas. Un encuentro en el que Fakali-Amuradi (Federación Andaluza de Mujeres Gitanas) tiene un papel relevante por la lucha que mantienen para conseguir la educación de este colectivo y por su papel vanguardista en el acceso de la mujer gitana a la Universidad. Su presidenta, Beatriz Carrillo, afirma que las mujeres gitanas han perdido mucho tiempo debido al gran retraso social al que les ha condenado la historia, pero defiende que lo importante es luchar para recuperar los años perdidos.

-¿Cuáles son los retos de la mujer gitana en el siglo XXI?

-Muchísimos, aunque es relevante destacar como grandes retos la educación y el empleo que te envuelven en un círculo vicioso muy complicado, porque si no tienes educación te va a costar mucho trabajo incorporarte al mercado laboral. Pero el primer paso es esta reunión de mujeres a nivel mundial. Tenemos que hacer ver que existimos, ser visibles, incorporarnos a todos los ámbitos de la sociedad que podamos y luchar en ese sentido porque se lo debemos a nuestro antepasados. Los gitanos y gitanas queremos gozar también de los mismos derechos. Tenemos que ganarle tiempo al tiempo y trabajar hacia dentro en la educación, la concienciación de las familias, crear expectativas de futuro a los niñas y niños gitanos y, por supuesto de cara al exterior eliminar los prejuicios que son nuestra principal batalla.

-Se suele asociar al colectivo gitano con situaciones de marginalidad y delincuencia. Supongo que es muy difícil acabar así con los prejuicios.

-Estamos hablamos de un colectivo que se encuentra en una situación de vulnerabilidad por lo que desmitificar la mala imagen que tenemos es importante ya que nos condena a los último vagones de la sociedad. Las mujeres gitanas de este congreso internacional estamos aquí para decir basta ya. No nos conformamos ni nos vamos a resignar a seguir con esa revolución silenciosa que nos ha ido marcando a lo largo de la historia. Nos negamos a que nos sigan condenando a una imagen negativa.

-¿Contribuyen los medios de comunicación a afianzar esta visión?

-Sí contribuyen, pero quiero pensar que es por desconocimiento, porque además éste es el caldo de cultivo que fomenta todos los estereotipos y prejuicios. Un periodismo serio y ético no debe de acudir a origen étnico con ciudadanos que vivimos aquí. Para dar una noticia no tienen por qué destacar nuestro origen étnico porque somos españoles. De esta forma, condenan a todo un pueblo entero. Si un joven hace un acto delictivo en un noche de botellón ¿vas a decir que todos los jóvenes son unos borrachos? Quien comete el error es el individuo no su etnia que no determina para nada la conducta de nadie.

-¿Cómo ayuda la educación a las mujeres gitanas en esta lucha?

- La educación hace mas libre a las personas y al menos le dan opción de elegir sus propios caminos. Las mujeres en este país están luchando por acceder a los consejos de administración de las grandes empresas, por la paridad democrática y salarial. Sin embargo, las gitanas, todavía luchamos por ir a las escuelas. Tenemos grandes distancias todavía con respecto a las mujeres no gitanas y ahí está también el gran reto, intentar que los que mas ventaja tienen ayuden a los que no tienen tanta.

-¿Ha sufrido alguna vez el racimo en primera persona?

- En mis carnes no. Seguramente mucha gente te ve de manera distinta. Las criticas y pensamientos racistas existen, pero contra eso hay que luchar. Personalmente, no soy de las personas que intento creerme este tipo de pensamientos porque te hacen la vida muy amarga. Prefiero pensar que la gente, al final, no te mira por tu etnia sino por lo que tú eres, yo quiero quedarme con ese mensaje. También hay que destacar la convivencia de gitanos y no gitanos. Tenemos que luchar para dejar de ser los grandes desconocidos porque ahí es donde se fomenta todo el racismo. Este sistema globalizado e individualista nos tiene comida nuestra identidad como pueblo.

-¿Existe ese doble techo de cristal para la mujer por el hecho de ser mujer y gitana?

- Las mujeres parece que llevamos inherente esa discriminación y por supuesto, al ser gitana se multiplica brutalmente. Sobre todo en aquellas mujeres que viven en situaciones de pobreza.

-¿Cómo afecta la crisis económica a las mujeres gitanas?

-La crisis económica se ceba con los pueblos y sectores mas vulnerables. Además ha producido una crisis de valores comunitarios. Por ejemplo puedo destacar el caso en Bulgaria en una manifestación de radicales de extrema derecha diciendo "no queremos un país de gitanos". Una sociedad no se puede construir con ese tipo de elementos porque el racismo corroe las entrañas de la sociedad, pudre y rompe la convivencia. Contra eso tenemos que luchar con ayuda de los poderes públicos que son los que tienen los medios para acabar con todo esto y no están condenando ningún acto racista. El gesto es mas importante incluso que los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios