En el Realejo

Una talla del convento de los Ángeles de Granada se vende en Nueva York

  • Granada Histórica denunciará los hechos al juzgado y pedirá información al Ministerio de Cultura

  • SOS Alhambra pide la intervención de las autoridades para comprar esta pieza del patrimonio

Una talla del convento de los Ángeles de Granada atribuida a Diego de Mora se vende en Nueva York Una talla del convento de los Ángeles de Granada atribuida a Diego de Mora se vende en Nueva York

Una talla del convento de los Ángeles de Granada atribuida a Diego de Mora se vende en Nueva York

SOS Alhambra ha denunciado que una talla de santa Margarita de Cortona atribuida a José de Mora ha salido del convento de Los Ángeles en el barrio del Realejo para salir a subasta en Nueva York a través de la galería Nicolás Cortés, especializada en antigüedades y, en especial, de tallas barrocas desde hace 30 años. La escultura, según reza en el catálogo, representa a una santa de pie meditando en una pequeña cruz.

Además, la Asociación Granada Histórica y Cultural denunciará ante la justicia y pedirá información al Ministerio de Cultura sobre el modo de "exportar" obras del antiguo convento de los Ángeles de Granada y ha advertido sobre la clandestinidad de la venta de alguna pieza.

Según han informado, la asociación ha tomado esta determinación al conocer que una de las piezas más importantes del rico patrimonio del convento apareció en una colección de Nueva York vendida por la firma española Nicolás Cortés. 

Así, consideran que la venta en el mercado de obras es “clandestina” y que el trabajo Santa Margarita de Crotona ha sido vendida en una colección norteamericana “sin consentimiento” del Ministerio de Cultura.

Es por ello que se denunciará este movimiento ante la Justicia y el propio Ministerio para que se retrotraiga la venta y la pieza sea devuelta al lugar del que “nunca debió salir”.

“Sus prendas la identifican como una monja de la Tercera Orden Franciscana, ya que usa su velo tradicional y un cinturón de cuerda anudado y un hábito hecho de lana gris áspera”, según explica José Luis Romero. Esta iconografía corresponde a la de Santa Margarita de Cortona, una mujer italiana del siglo XIII conocida como la Magdalena de la Orden Seráfica y los rasgos formales y la técnica de la escultura hacen que se atribuya al escultor granadino José de Mora, que nació en 1642 en el pueblo de Baza y vivió y trabajó la mayor parte de su vida en Granada, aunque también pasó varios períodos en Madrid como escultor de la corte de Carlos II.

En el convento del Ralejo, a la derecha. En el convento del Ralejo, a la derecha.

En el convento del Ralejo, a la derecha.

Mora se vio obligado a abandonar la corte debido a problemas de salud y se instaló permanentemente en Granada, donde murió en 1724, sufriendo una enfermedad mental durante muchos años. Era hijo del escultor Bernardo de Mora, artista asociado al estudio del escultor Alonso de Mena y Escalante.

El museo de arte de Birminghan compró en 2016 una pequeña escultura de 46 centímetros de la santa Margarita de Cortona y aparece sosteniendo un crucifijo mostrando su penitencia. Labrada en torno a 1700-170, la obra también fue atribuida a José y Diego de Mora, que al igual que la mayoría de los imagineros de la época destacaban por el realismo con el que impregnaban sus obras. También es el caso de estas dos tallas, tanto la que se subasta en Nueva York como la que adquirió el centro de arte de Birminghan, donde resaltan los elementos postizos que utilizaban.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios