Granada

El 'palio' vegetal de Alhóndiga: una solución natural para bajar la temperatura, el ruido y la contaminación

  • Se naturalizarán 950 metros cuadrados en un proyecto de toldos vegetales que espera el visto bueno de la Junta al estar en entorno BIC

  • Podría bajar hasta 16 grados la temperatura y el ruido en hasta 10 decibelios

Recreación del proyecto Recreación del proyecto

Recreación del proyecto / G. H.

Granada lucha contra la contaminación y el cambio climático y uno de los últimos proyectos en presentarse y que cambiará la configuración y estética de las calles del centro (empezará por Alhóndiga pero se extenderá a más), es el proyecto Palio, un sistema de toldos vegetales que supondrá incrementar la sombra y por un lado reducir la temperatura y por otro, bajar la contaminación acústica y las emisiones. Un toldo que está inspirado en otras soluciones de la ciudad como la del Corral del Carbón o las pérgolas de la Alhambra.

Se trata de un proyecto de la Federación de Comercio y del Ayuntamiento de Granada realizado por Serrano+Baquero Arquitectos, que está pendiente de la aprobación de Urbanismo y Cultura de la Junta de Andalucía al ser un espacio BIC donde se va a instalar. Según el concejal de Comercio, Manuel Olivares, aunque la prueba piloto se va a realizar en Alhóndiga, una calle que nunca ha contado con toldos en verano, se podría extender a más calles. Se han estudiando las alturas (pasos de Semana Santa ya que la calle forma parte de la carrera oficial), la distancia de seguridad con los balcones, la especie (jazmín persa, una planta hipoalergénica), entre otros. Además, ese tipo de jazmín tiene un rápido crecimiento, fácil mantenimiento, no tiene plagas y genera escasos residuos, además de destacar por su floración y olor.

La cobertura vegetal, según el estudio de arquitectura, produciría una sombra que no es fija y opaca sino que oscila con el movimiento de las hojas y cambia según las horas del día y las estaciones, igual que el color y tamaño de las plantas. Una sombra que hará agradable el paseo. 

Para instalarlo se tendrán que poner estructuras metálicas para dar soporte a los troncos con una altura suficiente para ver la planta baja y primera de todos los edificios. En las conexiones con plazas o calles no habrá estructura para facilitar el paso.

La superficie verde total generada será de 950 metros cuadrados, naturalizando una zona urbana con un claro impacto ambiental. Según los estudios, reduciría el nivel acústico de la zona de 5 a 10 decibelios en frecuencias altas y hasta 8,8 en frecuencias bajas; se bajaría hasta 16 grados la temperatura en orientación Sur, 4,5 en orientación Este y hasta 6,5 en Oeste; y alcanzaría absorciones de CO2 de hasta 600 toneladas en 30 años, por lo que tiene una alta capacidad de captación de metales pesados y gases de efecto invernadero.

El jazmín persa seleccionado crece rápido, no genera alergias y tiene una vistosa floración

Y es que las emisiones de gases de efecto invernadero de Granada, a 30 de julio de este año, que es el último informe de la Agenda 21 local, ha evolucionado positivamente. En 2007 Granada emitía 4,4 de toneladas de CO2 por habitante y en 2017 bajó a 3,3. Ese año se redujo un 26% las emisiones, una cifra superior a la propuesta de la Ley de Cambio Climático de Andalucía y de la de España. En 2020 el objetivo es bajarlas un 20% y en 2030, un 40%, de ahí la necesidad de seguir tomando medidas. 

Recreación del proyecto Recreación del proyecto

Recreación del proyecto / G. H.

Con estos datos se contribuiría a alcanzar los objetivos de la ciudad en sostenibilidad y reducción de niveles de contaminación. El análisis del proyecto realizado por el experto Jerónimo Vida, del Departamento de Física Aplicada de la UGR, recoge que contribuye a la reducción de emisiones suscrita en Granada desde 2009 para cumplir los objetivos internacionales, ayuda a conseguir metas incluidas en la Agenda 2030, se ajusta a las recomendaciones sobre los efectos del cambio climático realizadas por la Agenda 21 Local, entre otros beneficios.

En cuanto al cambio climático, los estudios indican que a consecuencia de este, las temperaturas se incrementarán en Granada desde 2020 hasta 20100 entre 1,5 y 5,5 grados en el escenario pesimista y entre 1 y 3 grados en el moderadamente optimista, tomando acciones proactivas por el clima.  Además, se indica el incremento de temperatura en la ciudad debido a la isla de calor urbana. Las olas de calor durarán más de un mes entero y habrá también fuera del verano. Habrá menos lluvia y los días secos aumentarán entre un 3 y un 9%. 

Por eso, también a nivel europeo, se apoyan los proyectos de uso de infraestructuras verdes en entornos urbanos como solución en ámbitos acústicos y térmicos. 

Así, este proyecto también potencia la tranquilidad acústica en fachadas no expuestas directamente como vías peatonales y en patios, es más eficiente en vías con materiales acústicos suaves, reduce el tiempo de reverberación (similar al eco) por su capacidad de absorción acústica, especialmente en frecuencias bajas, y mejora la calidad del aire con un retorno económico medio de la inversión que puede alcanzar hasta los 20 años.

Según el análisis, las paredes verdes llegan a permitir hasta un 4,2% de ahorro en el consumo de energía en verano por la estabilidad térmica que generan en el entorno urbano. 

En cuanto a la planta, el jazmín propuesto puede alcanzar absorciones de hasta 40 kg de CO2 en 20 años y hasta 200 en 30 años por planta. Su máxima expresión la tiene en la captura de C02, NOx, SO y metales pesados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios