Encuesta de Metroscopia

Los socialistas recuperan el voto de Podemos en Granada en las elecciones andaluzas

  • La 'infidelidad' de quienes votaron al PP y al partido morado en 2015 provoca las mayores oscilaciones en Granada.

Comentarios 1

La moderación con que el PSOE afronta su previsible caída en Granada, única provincia donde mantendría el mismo número de representantes electos, se debe sobre todo al retorno de una buena parte de los votantes que en las últimas elecciones dio su apoyo por primera vez a Podemos. La alta tasa de infidelidad entre los que confiaron en la formación morada (un 17%, que es muy superior al 8% de la media andaluza) arrastra a la coalición Adelante Andalucía, que perdería un escaño.

El partido que sufre la mayor fuga de votos es el Partido Popular, que sólo mantiene el 44% de sus apoyos en 2015. Esta transferencia, común en toda Andalucía, es más acusada en esta provincia, donde uno de cada cuatro de sus antiguos votantes daría ahora su confianza a Ciudadanos y un 4% se desplaza más a la derecha, por medio de Vox.

De entre las nuevas opciones políticas surgidas en el arco parlamentario andaluz en 2015, el partido naranja es el que mejor ha conseguido fidelizar a sus primeros votantes: mantiene al 61% y pierde un porcentaje poco significativo de votos en favor del PSOE, PP y Vox (un 5% para cada uno). Podemos, por contra, sólo conservaría al 47% y sufriría esa importante fuga hacia el socialismo antes mencionada.

Aunque sus socios de coalición, Izquierda Unida, sí cuentan con un voto mucho más fiel (el 64% está decidido a mantener su apoyo), el bloque de Adelante Andalucía podría perder representación en esta circunscripción a causa de ese 17% de votantes descontentos de Podemos. La llegada de otro 5% de anteriores votantes del PSOE contribuye algo a amortiguar esa sangría. Hay un intercambio de votos en el que ganan los socialistas, porque consiguen más de los que pierden. 

Pero es en ambas formaciones de izquierdas donde sus antiguos votantes parecen tener más dudas sobre a dónde irá a parar su apoyo el próximo 2 de diciembre. Podrían invertir esta perspectiva negativa si durante los días de campaña consiguen convencer y movilizar al 26% (Podemos) y al 31% (IU) de quienes les apoyaron en 2015 y que ahora están indecisos o no tienen previsto votar, según la encuesta de Metroscopia. 

La ganancia de los socialistas en detrimento de Podemos no se traduce en una mejora de sus resultados porque este partido también sufre fugas de votantes hacia otras formaciones, como la misma Adelante Andalucía (5%) y, en especial, Ciudadanos. En Granada es algo más moderada que en el resto de Andalucía esa transferencia al partido naranja, que captaría el 8% de los antiguos simpatizantes del PSOE. 

Así las cosas, Ciudadanos, que es el partido que más crece en las encuestas, obtendría su ventaja de los nuevos apoyos que llegarían del PP y PSOE, pero también de la fidelidad de sus votantes, que además son los más decididos. Sólo el 12% de quienes apoyaron a los naranjas en 2015 no tenían claro su voto en el momento de hacer la encuesta, lo que representa la tasa más baja de indecisos respecto del resto de formaciones. 

  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios