Copa del Rey | Elche-Granada CF

Una expulsión lleva a la eliminación (2-1)

  • La roja a Adri Castellano y un penalti en contra justo después, aún en el primer tiempo, condicionan un choque que los rojiblancos tenían bien encauzado y que estuvieron a punto de igualar en los últimos minutos

Comentarios 1

Tercera temporada consecutiva diciendo adiós en la Copa a las primeras de cambio. El Granada perdió el Elche por 2-1 en un choque que tuvo controlado hasta que la expulsión de Adri Castellano por doble amarilla y un penalti que acabó en gol en contra, ambas acciones en apenas dos minutos en el tramo final del primer acto, pusieron el choque demasiado cuesta arriba.

Pese a que en el segundo tiempo llegó el 2-0, el cuadro rojiblanco se agarró a un cabezazo de Pablo y a su furia y garra para acabar el partido sometiendo al rival y con opciones de llevar el choque a la prórroga. Lo mejor, que no hubo lesionados y que están casi todos los titulares frescos para el partido de Liga del domingo contra el Rayo Majadahonda.

Quini en el lateral diestro y Fede Vico en el enganche fueron los únicos titulares habituales en Liga que formaron de inicio en Elche en un once plagado de suplentes y en el que sorprendió el regreso de Alberto Martín tras faltar por lesión al pasado encuentro. También fue novedad el dibujo usado por el Granada, que en Liga ha iniciado todos los encuentros con un 1-4-2-3-1 y que anoche optó por el 1-4-1-4-1.

El primer tiempo fue igualado, con un Granada más decidido a tocar siempre que podía pese a la presión alta del Elche, que apostó más por la velocidad, sobre todo de Josan, y el juego directo que por el toque. Con todo, las apariciones en ataque de casi todos los rojiblancos de mitad de campo hacia arriba fueron intermitentes.

El equipo de la Copa lo hizo bien. La mayoría de virtudes, sobre todo defensivas, mostradas hasta ahora por el plantel se mantuvieron. Seguridad, ayudas continuas, presencia, buenos apoyos en ataque. Las buenas vibraciones, sin embargo, desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos. Expulsión y gol en contra en menos de dos minutos.

Adri Castellano, que había visto la amarilla por una falta innecesaria en la medular, se fue a la calle por una rigurosa segunda tarjeta cuando el choque enfilaba el descanso. Se arriesgó el lateral, al que le pudieron las ganas de agradar, pero también fue rápido el árbitro para echarse la mano al bolsillo y dejar al Granada con diez en el primer tiempo con una segunda amarilla que perfectamente pudo no sacar.

Como los males casi nunca vienen solos, el lanzamiento de esa infracción acabó con un chut desde fuera del área que acabó en penalti al desviar el esférico la mano de Nico Aguirre. Jony puso el 1-0 en la pena máxima.

Las cosas del fútbol. Antes de la roja había dispuesto Adri Castellano de la mejor ocasión del primer tiempo. Gran jugada colectiva y trallazo al larguero del lateral. También Juancho estuvo cerca del gol en los primeros compases del duelo. Aarón, por su parte, apenas tuvo trabajo antes del descanso.

Se rearmó el Granada tras el intermedio con una defensa de tres. Víctor Díaz reemplazó a Fede Vico para acompañar a Pablo y Martínez en la zaga, con Pozo y Quini en los carriles. La superioridad permitió al Elche tener el balón más que el cuadro nazarí, lo que no impidió que los de Diego Martínez tuvieron sus momentos de posesión y que rondaran el gol.

Fue Nico Aguirre quien estuvo a punto de empatar con un gran zurdazo desde más allá de la esquina del área que hizo lucirse a un Francis que se mostró tan ágil para parar como inseguro en el juego aéreo.

Desafortunadamente, fue un espejismo. Al Granada le costaba mucho llegar con el balón controlado al área rival y el Elche sentenció el duelo con un cuarto del mismo aún por delante. En una jugada en la que Aarón ya se lució para evitar el gol, un segundo centro desde la izquierda acabó con el trallazo libre de marca de Provencio para hacer el 2-0.

Parecía el choque sentenciado, pero si algo tiene el Granada este curso es capacidad para luchar hasta la extenuación y pelear como si no hubiera mañana. Rodri reactivó algo el ataque visitante y una acción aislada permitió volver a creer.

Pozo se recorrió el campo en un saque de largo de Aarón y forzó el córner. El mismo jugador sacó y Pablo voló por encima de todos y cabeceó a la perfección. 2-1 y emoción.

Al Elche le entró el miedo y el Granada se lo creyó. Por eso los rojiblancos, ya con Antonio Puertas en el campo, fueron los que achucharon en el epílogo.

Pozo, demasiado desaprovechado en tareas defensivas y poco acertado en ataque, se enganchó al choque tras la acción del 2-1 y firmó una buena jugada individual que nadie remató.

Poco después, tras otro saque de esquina botado por él, pudieron marcar Pablo, Juancho y el propio extremo, pero entre Francis y la zaga lo evitaron. Adiós a la Copa. Todo a la Liga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios