Granada CF | Resaca en rojiblanco

El Granada CF, ¡qué gustazo de equipo!

  • El conjunto rojiblanco vuelve a demostrar que es un conjunto duro de pelar y que no se amilana ante nadie, ni ante el Real Madrid

El Granada marcó el ritmo al Real Madrid, sobre todo en la segunda parte. El Granada marcó el ritmo al Real Madrid, sobre todo en la segunda parte.

El Granada marcó el ritmo al Real Madrid, sobre todo en la segunda parte. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Si es que va a dar hasta pena que se acabe esta temporada. Sin duda, la 2019/20, la del parón liguero y la marcada por la tremenda crisis sanitaria provocada por el Covid-19, quedará grabada en la retina de los que la hemos tenido la suerte de vivirla y destacará en la historia de un club acostumbrado a más sinsabores que alegrías.

El pasado lunes, el Granada volvió a dar una muestra de lo que ha sido esta memorable campaña. Lo hizo ante un equipo como el Real Madrid que se plantó en Los Cármenes con la aureola de campeón de Liga. Enfrente del todopoderoso cuadro merengue comandado por un ilustre como es Zinedine Zidane se plantó un equipo humilde, cogido por hilos y dirigido por un técnico llamado a hacer muchas cosas importantes en el fútbol español.

El 1-2 final entra dentro de toda lógica. Aunque nada más terminar el partido los medios de comunicación no granadinos en seguida se centraron en la más que próxima consecución del campeonato liguero por parte del Real Madrid pasando casi de refilón por el hecho de que estuvo contra las cuerdas en no pocos momentos, a los de aquí, a los que viven la vida futbolera en rojiblanco, les quedará el regusto de haber visto a los nuestros partirse el pecho y dar la cara en un encuentro en el que hicieron muchos méritos para haber arañado un punto. Pero el fútbol es así y el nombre de algunos clubes dan ese plus de experiencia e inercia contra el que no es fácil competir.

La ilusión

Soñar es gratis y la ilusión, un aliciente. Con Europa a la vista, el Granada afrontó el encuentro ante los blancos una vez más con Diego Martínez con problemas a para confeccionar un once de salida. Las lesiones y las necesarias rotaciones en un final de competición denso y estresante marcan sus leyes.

Los jugadores del Granada volvieron a poner de manifiesto su entrega ante el Real Madrid. Los jugadores del Granada volvieron a poner de manifiesto su entrega ante el Real Madrid.

Los jugadores del Granada volvieron a poner de manifiesto su entrega ante el Real Madrid. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Con estos condicionantes comenzó un partido que prometía mucho y que pronto dio la sensación de que iba a convertirse en un paseo del campeón que quiere serlo cuanto antes. Dos goles encajados cuando apenas se había sobrepasado el primer cuarto de hora del encuentro y ante todo un Madrid que se estaba jugando lo que se jugaba es como para dejarse llevar. Más de un equipo, incluso, hubiera tirado la toalla.

Pero la impronta que le ha dado el técnico gallego al equipo no permite concesiones y, se juegue mejor o peor, está prohibido bajar los brazos. He aquí una de las claves del Granada de esta magnífica campaña. A los rojiblancos les costó rehacerse. El míster movió ficha y poco a poco su equipo se fue metiendo en el partido hasta hacer ver al rival que no todo iba a ser coser y cantar tal como había ocurrido en los primeros 16 minutos.

¡Qué segundo tiempo!

La tortilla se volteó tras la reanudación. Y pronto hubo premio con el gol de Darwin Machís, un tanto que ofreció a las retinas futboleras unas dosis de lucha –la recuperación de Carlos Fernández, que fue a por todas para arrebatar la propiedad del balón a un contrincante–, calidad –el pase de Yangel Herrera, espectacular– y definición.

A partir de ahí, los merengues vieron las orejas al lobo y no se llevaron un bocado en toda regla porque tienen a Courtois en la portería y a Sergio Ramos en todas partes, que cuando no mete goles de la victoria desde el punto de penalti salva bajo los palos un tanto en contra como hizo tras un remate de Azeez cuando apenas quedaba tiempo para la reacción.

Ocasiones a un lado, lo que se vio en toda España es que hubo momentos en los que el Granada tuvo a los once ‘megamaxijugadores’ del Real Madrid metidos en su campo y, en más de una jugada, a casi todos en su área. Los rojiblancos hizo méritos de sobra para haber logrado el empate, pero... “fútbol es fútbol”, Boskov dixit.

El '19' del Granada volvió a lucir sobre el terreno de juego. El '19' del Granada volvió a lucir sobre el terreno de juego.

El '19' del Granada volvió a lucir sobre el terreno de juego. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Montoro

El extraño final de la temporada 2019/20 en no menos extrañas fechas ha permitido que Ángel Montoro se haya recuperado de su lesión muscular. El centrocampista valenciano, una de las piezas principales del engranaje rojiblanco, apenas ha jugado esta campaña. Las lesiones se han cebado con él. Tras siete meses en el dique seco –su última lesión se produjo a primeros de enero en el partido ante el Mallorca–, Montoro volvió a jugar ante el Madrid y su presencia en el césped se hizo notar y fue una de las claves en el gran segundo tiempo de los rojiblancos. Y pensar lo mucho que ha conseguido el Granada esta temporada a pesar de su ausencia.

Las circunstancias

Lo que sí es una pena, insisto una semana más en ello, es que esta gran temporada del Granada haya coincidido con el Covid-19. Muchos seguidores rojiblancos se han visto privados de ver in situ, es decir, en Los Cármenes, las evoluciones de su equipo en un tramo final liguero en el que había permiso para soñar.

Basta cerrar los ojos y pensar en lo que hubiera sido el encuentro ante los merengues con un estadio lleno y con los aficionados empujando de lo lindo cuando, tras un primer tiempo complicado, en la reanudación viera a los suyos sacar fuerzas de flaqueza en pos del empate. Machís metió el primer gol, el que dio esperanzas, y quizá faltó que el jugador número 12 diera la asistencia para un tanto más.

La maldita pandemia también nos va a impedir vivir una fiesta en el recinto del Zaidín el próximo domingo, cuando el Granada eche el telón a su gran campaña ante el Athletic. Porque sin duda lo del próximo domingo merece la mejor de las fiestas y una buena dosis de emociones.

Hay jugadores que no estarán la próxima temporada y se hubieran merecido la mejor de las despedidas. Y toda la plantilla, con Diego Martínez al frente, el más grande de los reconocimientos. Pero la vida es así y nos ha gastado una mala jugada. Habrá que recordarle, a la vida, que nos debe una.

Un poco de sensatez

Un inciso para subrayar que por encima del fútbol está la vida misma. Lo del coronavirus no es ninguna broma y son muchos los españoles los que han muerto aunque en los medios de comunicación no se haya visto la magnitud de la tragedia que ha vivido nuestro país. De hecho, aún sigue muriendo gente.

Algunos aficionados se saltaron las recomendaciones de evitar las aglomeraciones. Algunos aficionados se saltaron las recomendaciones de evitar las aglomeraciones.

Algunos aficionados se saltaron las recomendaciones de evitar las aglomeraciones. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Es por esto que las imágenes de numerosos aficionados en la puerta de Los Cármenes no son gratas de ver, más aún cuando se veía a padres con sus hijos y cuando Granada es una de las provincias con más rebrotes. El fútbol no deja de ser un juego mientras que con la vida, la propia y la de los demás, no se debe jugar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios